Foros de Uruguay Militaria

Versión completa: Los soldados de nuestro Ejercito
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
José Luis Mundo: el soldado que es cocinero y evacuado, y prepara el alimento para 300 inundados
25.09.14 | Durazno, por Víctor D. Rodríguez

Es de las historias de vida que surgen en cada situación adversa, como en este caso, la inundación en lares duraznenses.
 Tiene como protagonista al soldado, José Luis Mundo, de 39 años de edad y 19 de profesión en el cuartel duraznense, que evacuado junto a su familia, integra el equipo que prepara la comida para los inundados, como él, del departamento de Durazno.

[Imagen: 1969247_698298783593375_3428035320173751...d01uzs.jpg]

La novedad fue destacada por el propio Jefe del regimiento “Tte. Cnel. Pablo Galarza” de Caballería Blindado número 2, Tte. Cnel. Eduardo Ferreira.
 Mundo, en épocas de batallón y de asistencia social, se desempeña como ranchero, ayudando en la enorme cocina de campaña de dos toneladas capaz de suministrar en sus tres hornallas a combustible, un total de 900 platos de comida, o “raciones”, según la jerga militar.

Ahora prepara la comida que comerán todos los damnificados, incluidos él, su esposa e hijas.

“Un plato de estos que sirva hoy, puede ser el que va a la boca de mis hijas”, dijo graficando el sentimiento el soldado evacuado de apellido, Mundo, que vive con su esposa y sus dos hojas de 6 y 9 años de edad, respectivamente, en el barrio Cementerio, camino de los hornos, afectado por la inundación. Desde el fin de semana está alojado en el estadio de fútbol 14 de Octubre, del regimiento Pablo Galarza.

“El agua está por la mitad de la casa, y ayer anduve sin dormir, porque estuve vigilando hasta las cuatro de la mañana para cuidar las cosas, porque están esperando que tenga una desgracia para actuar. Nosotros hicimos el hogar a trabajo, para tener una ‘casita’, el dolor más grande es que venga el agua y nos saque y otro dolor es que te saquen las pocas cosas que uno tiene; están al ‘golpe del balde’, y hay que estar atentos”, subraya.

LABOR.
 “Orgulloso de estar con los compañeros que están encargados de la tarea, de estar cocinando para tanta gente, en este momento tan especial para Durazno y hacerlo para los mismos como me pasó a mí, que con mi familia estamos fuera de las casas por la creciente”, sostiene, mientras revuelve con el enorme cucharón de madera, el tuco que acompañará la polenta para trescientas personas en horas del mediodía en el local del centro Cobusu. “Estamos a la orden para dar una mano a todos los que se pueda y estoy muy contento, orgulloso de estar cocinando para ellos. De noche tenemos un ‘guisito’ de lentejas”, agrega.

DESTAQUE.
“Es casi tragicómico, de momento en que gente que tiene que ser ayudada, está también está ayudando y eso es buenísimo para demostrar a la población en general de que hay gente que hace mucho sacrificio para desarrollar la tarea que esta emprendiendo”, dijo, Luis Iturria, director de Promoción Social de la Intendencia de Durazno, mientras observa el proceso de cocción de la enorme cocina a combustible del ejercito. Agregó que “estas son las vicisitudes que tiene todo esto, igual que los funcionarios nuestros, municipales, como los funcionarios del Ministerio de Defensa Nacional, siempre colaborando con la gente evacuada y a veces sufriendo en la propia carne lo que son estas inclemencias del tiempo

Big Grin Big Grin Big Grin





Big Grin Big Grin Big Grin
Fue ordenado hace dos años y hoy está a cargo de la pastoral castrense

Dejó el uniforme de coronel para vestir la sotana de cura

En el año 2007 Genaro Lusararian era un coronel y ocupaba un lugar en el comando general del Ejército. Un día se reunió con el comandante Jorge Rosales y le dijo que dejaba la fuerza para tomar los hábitos.

[Imagen: 55e246b1b0c7c.jpg]

PABLO MELGAR30 ago 2015
Con casi 50 años de edad se hizo sacerdote bajo el rito armenio, una rama de la Iglesia Católica que celebra la misa como hace 15 siglos.
La Iglesia Católica lo nombró capellán de la capilla del Hospital Militar, un cargo que lo pone como el único sacerdote vinculado directamente a la vida castrense. Hace dos años que es cura, usa sotana. De lunes a viernes celebra misa en castellano y los domingos en krapar, una variedad litúrgica del idioma armenio.

—¿Cuánto hace que se definió por la vida religiosa?
—Me decidí allá a fines del 2007, hace dos años y poco que soy sacerdote. Pero en 1985 me reencontré con Cristo y me fui enamorando de Dios y su Iglesia. En 2004 comencé a sentir el llamado de Dios. Dije en el Ejército que me mandasen a donde quisieran para alejarme un poco del entorno familiar y las amistades. Y me mandaron a Haití, estuve un año como jefe del estado mayor del Batallón. Hasta ahí era un militar que disfrutaba de su profesión.

—Pasó de mandar sobre cientos de hombres armados a buscar la salvación de las almas.
—En la vida militar hay una disciplina que también hay en la Iglesia, donde hay un orden, Dios todo lo creó jerárquico, ordenado, de lo contrario sería un caos. Me siento dichoso de hacer esto.

—¿Alguna vez pensó en formar una familia?
—Sí, estuve ennoviado, creí que me iba a consagrar al matrimonio pero con el tiempo me di cuenta de que Dios tenía otra cosa preparada.

—¿Se retiró del Ejército cuando ya no tenía posibilidades de ascender?
—No, me retiré con 45 años, podría haber estado hasta los 55. Era un paso importante dejar la vida militar y quería estar seguro. Amo a Dios y a su Iglesia pero también amo la vida militar desde chiquito, mi padre también era militar y esto me maravilló desde niño.

—Por definición, las armas están consagradas a la destrucción y la fe a generar esperanza en las personas. ¿Cómo se conjugan esas cosas?
—Las armas se pueden usar para atacar o para defender. Tengo el derecho y hasta la obligación de defender lo mío. Los ejércitos son la autodefensa de la nación, nación creada por Dios. Perfectamente un militar puede ser cristiano y un cristiano puede ser militar. Me dicen que di un giro de 180 grados y no es así. Yo entré al Ejército para servir, para defender lo mío, mi patria, mis tradiciones, la paz y mi familia, eso es algo muy cristiano. La familia y la patria son una parte importante en el plan de Dios. Hay mucho más en común de lo que parece. Una cosa es buscar la paz y otra cosa es el pacifismo, eso de dejar todo de lado para no chocar con nadie, pero después el mal avanza. La función de las Fuerzas Armadas es poner un freno al mal.

—¿En términos éticos, para un militar, no hay pecado en matar a otra persona?
—No, al contrario. El cristiano tiene hasta la obligación de defender su patria, su familia.

—¿Cómo es ser militar y sacerdote en un país agnóstico?
—Reina el laicismo, pero hay mucha más fe de lo que se supone. La gente vive su fe de manera íntima, a veces hasta fuera de la familia. La gente está convencida de que es eso lo que la Constitución pide, pero en realidad lo que dice es que el Estado no tiene religión alguna, hay libertad. Nos hemos acostumbrado a vivir sin Dios, pero hay necesidad de Dios. No puedo ser capellán del Ejército o del Hospital Militar, soy capellán de la capilla del Hospital.

—¿Ha tenido problemas en el Ejército por su fe?
—No, a veces hay preguntas, alguna cachada, como le pasa a cualquier cristiano. Todos sabían que trataba de vivir mi vida coherentemente con mi fe.

—Que el comandante del Ejército, general Guido Manini Ríos, sea católico, ayuda.
—Sí, es una satisfacción. Además de todas las cualidades que lo adornan, es católico practicante y es un amigo. Es un conocedor de las necesidades espirituales del personal, eso ayuda mucho.

—A su capilla vienen muchos militares.
—Sí, he vivido muchas cosas con ellos, sé lo que pasan, lo que sufren.

—¿Concurre a la cárcel de Domingo Arena?
—Sin dudas, todos los miércoles celebro misa y los jueves voy a Coraceros. También celebro misa en la habitación de algunos de ellos que están en el Hospital Militar. Hay mucha más fe de la que creemos. A mí me ha dado alegría ver el bien que les hace Jesucristo en la Eucaristía, es una gran alegría para ellos. Es un aliciente, con alegría nos reunimos todas las semanas. Ahí uno ve en la práctica el bien que hace la fe.

—¿Lleva alivio a las almas?
—Sin dudas, uno lleva el mensaje de Jesucristo, porta el sentido de amor que Dios tiene. No llevo lo que Genaro piensa, llevo lo que la Iglesia promovió durante 20 siglos.

—¿Cómo se viven las acusaciones por las violaciones a los Derechos Humanos?
—Te digo como lo vivo yo. Hubo de todo, la patria estuvo en peligro de caer en manos de una subversión y las Fuerzas Armadas salieron a defenderla. Hoy solo se habla de los excesos que cometieron las Fuerzas Armadas pero no se habla de todo lo otro, de todo el bien que se hizo y todo el mal que evitó. En todo combate o guerra se cometen errores. La subversión agredió a todos los orientales, salimos a defender al país. Yo lo viví con mi padre, era un hombre alegre, de familia, daba clases de matemáticas. Para el militar integrar las Fuerzas Armadas no es un trabajo, se está al servicio las 24 horas, es una disciplina de Dios.

La fe de los armenios sobrevivió al genocidio.
Tras el genocidio armenio, ocurrido a partir del año 1915, y la guerra turco-armenia en 1920, los bolcheviques invadieron el país y acordaron con Turquía una partición de territorios. Los comunistas transformaron Armenia en una república soviética que se mantuvo bajo ese régimen hasta su independencia, ocurrida en el año 1991.
El padre Genaro Lusararian entiende que el comunismo no pudo frenar la fe cristiana. "Hay mucha fe en Armenia, es uno de los signos de pertenencia del pueblo junto al idioma. Además, Armenia fue la primera nación cristiana en la historia, allá en el año 301 cuando San Gregorio bautizó al rey Tiríades", explicó.

Si bien su apellido es armenio, en la casa de los Lusararian no se vivían las tradiciones del país de sus abuelos.
Fue en 2008 cuando ingresó al seminario que el obispo armenio le consultó si sentía que en el llamado Dios también le pedía servir a sus paisanos.
Finalmente, en agosto de 2009 fue enviado al seminario del rito armenio en Roma para culminar sus estudios.
El rito armenio es uno de los 23 ritos católicos que se manejan en Oriente.
Lusararian sabe que Armenia está "empobrecida" y que se están haciendo esfuerzos para promover el turismo. Si bien no hay datos precisos, se estima que en Uruguay hay entre 10.000 y 14.000 armenios y descendientes directos.

http://www.elpais.com.uy/informacion/dej...otana.html

Big Grin Big Grin Big Grin
Amigos, en tiempos de presupuestos y del "mazazo presupuestal" que el gobierno nos ha propinado y que tendra graves consecuencias a la operativa de las FFAA, lesdejo un comentario de un Caballero Cadete de la Escuela Militar que me llego via FB.

"Y no vamos a hacer paros, ni huelga ni quejarnos con nadie, por el contrario, nos entrenamos con lo que podemos para cumplir con lo que nos ordenen en pro del país sin beneficios personales.
Por esta razón el Ejército Nacional fue, es y será la primera y única Institución en la que sus integrantes no ponemos ni los reconocimientos ni el salario como prioridad".

Piensen que este joven con apenas un año y medio en nuestras filas tiene una inmensa moral. En buenas manos vamos a dejar la bandera!

Big Grin Big Grin Big Grin
Locales  
La gran labor que cumple el ejercito en apoyo a la Intendencia de Salto 
23 septiembre, 2015 Administrador 0 Comentarios 
Cuartel, ejercito, limpieza
 En una entrevista con el Teniente Coronel Luis Abilleira culminado el acto del 165 aniversario de la muerte de nuestro prócer José G Artigas fue consultado por este medio sobre la gran misión u obra social que una vez mas el ejercito fue convocado. Como ya es sabido el ejercito esta colaborando con las tareas de limpieza junto a la Intendencia Municipal. El ejercito trabaja en forma coordinada con la Intendencia con un Sub Oficial al mando y ocho Soldados que responden a su orden. Para efectuar estas tareas la Intendencia proporciona los materiales de seguridad y otros necesarios para dichas tareas mientras que el Ejercito utiliza dos camiones pertenecientes al ente Militar. Hay zonas asignadas para que el Ejercito trabaje teniendo un control estricto de lo que se hace basado en los lugares, kilometros efectuados, tareas realizadas y las veces que se va al vertedero y todo controlado por muestras fotográficas de los procedimientos. Sin lugar a dudas hay que reconocer el empeño y lo serio con que fue tomado el tema por el Ejercito mostrando su voluntad de presentarse siempre ante hechos a los cuales son llamados aportando una gran mano de solidaridad cuando se los necesita. Vea la galeria de imagenes   Related Posts:

Read More at www.saltoinforma.com/2015/09/23/587/ © Salto informa
(09-25-2015, 03:07 AM)el_francotirador escribió: [ -> ] Sin lugar a dudas hay que reconocer el empeño y lo serio con que fue tomado el tema por el Ejercito mostrando su voluntad de presentarse siempre ante hechos a los cuales son llamados aportando una gran mano de solidaridad cuando se los necesita.

Y de que sirve todo eso si lo quieren "liquidar"afixiandolo economicamente? Curiosamente en las intendencias donde se le pide que intervenga es en las del FA, y asi le pagan.
La pasión femenina por las armas
http://www.elpais.com.uy/informacion/pas...armas.html

Son jóvenes, bonitas, tienen una carrera exitosa y mucho fuego en sus manos. Mucho. Silvia Cor (35) es capitán del Ejército y tiene bajo su mando la batería de 105 milímetros, una de las más potentes de la Artillería nacional.

Florencia Martínez (30) es teniente de Navío y es jefe de Armas en la ROU 01 Fragata "Uruguay". María Eugenia Etcheverry (38) es Mayor y comanda una de las unidades de ataque de la Fuerza Aérea.
Juntas concentran una porción importante del poderío bélico del país y un desafío: ser la primera generación de mujeres en alcanzar el mando de la fuerza a la que pertenecen.
Desde 1998 las escuelas de la Armada Nacional y la Fuerza Aérea reciben mujeres. Un año después el Ejército hizo lo propio. Cuatro años después surgió la primera generación de oficiales femeninos con las mismas y los mismos derechos que sus colegas varones.
A esta altura ya están diseminadas en todos los sectores de las Fuerzas Armadas y son candidatas a ocupar los cargos más relevantes, algo que en América Latina ha sucedido únicamente en Venezuela y Bolivia, países que admiten mujeres en las academias militares desde la década de 1970.
Para ver a una mujer general en Uruguay de cualquiera de las fuerzas, todavía falta mucho ya que recién están en las primeras etapas del mando.
Las primeras generaciones demostraron su compromiso alcanzando niveles académicos superiores a los logrados por sus compañeros varones, según confirmó el jefe de Relaciones Públicas de la Armada, Capitán de Navío, Gastón Jaunsolo.

Inclusión.
Mientras que las organizaciones feministas y defensoras de los derechos de las mujeres de todo subrayan que los varones siguen ganando más que las mujeres en los mismos puestos, en las Fuerzas Armadas la igualdad es norma.
"Somos de las instituciones más inclusivas. Si hablamos de las mujeres podemos decir que ganan exactamente lo mismo que los varones y que pueden acceder a los mismos cursos y jerarquías. Además, a nuestras escuelas vienen cadetes de todos los puntos del país y de familias de distinta condición social. Todo el mundo recibe el mismo trato", afirmó el jefe de relaciones públicas del Ejército, coronel Yamandú Lessa.
Las academias de las tres fuerzas tienen un 20% de cadetes femeninos, según datos castrenses. En promedio, alcanzan un alto nivel académico, de hecho la actual abanderada de la Escuela Militar (Ejército) es una mujer. La distinción es para el alumno mejor calificado.
Praxis.
Ahora las mujeres están demostrando su valía en el plano operativo. La Teniente de Navío María Florencia Martínez tiene a su cargo las armas de la Fragata "Uruguay", con más de 20 personas bajo su mando. En su buque hay armas portátiles y dos baterías de cañones de artillería 6 milímetros y de 40 milímetros. "El mando es algo complejo pero se disfruta", indicó.
En caso de enfrentamiento, su responsabilidad es la de dar la orden de disparar, tras recibir las indicaciones del comandante del barco. El cañón principal puede disparar a varios kilómetros de distancia y, dependiendo de las dimensiones, puede hundir un barco.
En su familia no hay militares. Alguna vez pensó en ser veterinaria pero el hijo de un amigo le comentó que iba a inscribirse en la Escuela Naval de la Armada Nacional y comenzó a averiguar las condiciones de ingreso. Estaba en cuarto año de Secundaria, se inscribió en el Liceo Naval, obtuvo buenas calificaciones y después ingresó a la Escuela.
La vida a bordo es "normal" después de 15 años de presencia femenina en la Armada, aseguró. "En mi buque tengo un camarote para mí, el resto de los oficiales duermen en camarotes separados por sexo y de acuerdo a su jerarquía", explicó Martínez.
Se casó hace un año con un contador público, todavía no tiene hijos. Sus amigos ya hace mucho que no le preguntan sobre su trabajo, en los primeros tiempos querían conocer los detalles de su tarea.
Fue seleccionada para realizar el viaje de instrucción en el buque capitán Miranda, allí estuvo siete meses en el mar.
A su regreso fue destinada a prestar servicio en el ROU 04 Artigas donde participó en un viaje a la Antártida y una operación conjunto en el Caribe. Con la fragata Uruguay estuvo en Sudáfrica en el año 2012.
Una de las misiones de la Armada es controlar la seguridad en el mar. "Nos ocupamos de mantener la seguridad de las vías de comercio marítimo; el 85% de la actividad comercial ingresa por el mar. Parte de nuestro desafío es garantizar esa seguridad", aseveró la Teniente de Navío.

Cañones.
Silvia Cor es capitán de Artillería. Fue de las primeras cadetes en ingresar al Liceo Militar. Su padre era parte de la Fuerza Aérea y ella decidió seguir la carrera de las armas.
Cuatro años después de ingresar a la Escuela Militar egresó con el título de Alférez de Artillería. Es comandante de la batería de obuses 155 milímetros, la de mayor poder de fuego del país.
Un disparo de los cañones que dirige puede llegar a unos kilómetros y destruir una estructura de 30 metros cuadrados. Por primera vez una mujer se hace cargo de esa tarea.
"Esta es la batería emblemática de Artillería, la amé desde que ingresé al arma. Es un honor comandarla. Estoy en el mejor momento de mi carrera", afirmó Cor.
Tiene 70 soldados a cargo, cuatro de ellos mujeres, con quienes participó hace dos semanas de las maniobras del arma. Cor asegura que la relación entre hombres y mujeres "no es fácil".
"Física y psicológicamente somos diferentes pero las mujeres deben demostrar determinada conducta para poder continuar y ser respetadas", aseguró la capitán.
Estuvo un año en el Congo en la misión de Paz de ONU que tiene a la ciudad de Goma como base. En ese caso se desempeñó como oficial de transporte, una tarea fundamental para el servicio castrense.
Ahora su expectativa está centrada en seguir ascendiendo en la carrera militar y poder alcanzar nuevas responsabilidades, según explicó.
De hecho, los ascensos implican una novedad. Recientemente una capitán del Ejército llegó al grado de Mayor, dos niveles antes que el de coronel, el máximo del escalafón castrense antes que el de general, un cargo que requiere anuencia del Poder Ejecutivo.

Volar.
La Mayor Etcheverry ingresó a la Escuela Militar de Aeronáutica en 1997 y fue la primera aviadora de combate del cono sur. Además, es madre de un niño.
Pasó nueve años a bordo de un avión de ataque y en 2014 fue la primera mujer de la región en comandar una misión en un ejercicio internacional.
Este año sumó otro hito a su carrera: es la primera mujer en comandar una unidad de vuelo de la Fuerza Aérea Uruguaya.
Los primeros tiempos no fueron fáciles. "Al principio nos cortaron el cabello porque el reglamento (pensado para hombres) decía que no podía rozar el cuello del uniforme, luego nos lo dejaron crecer porque cambió la percepción, y así fue con todo", recordó la piloto a la agencia AFP, que después de reivindicar la melena, la cortó de nuevo este año para no llevarla atada.
En los últimos meses, la Mayor Etcheverry tiene a su cargo la escuadrilla de enlace con sede en el departamento de Durazno. Tiene más de 20 personas bajo su responsabilidad directa.
Lenguaje común y gala diferente.
En las Fuerzas Armadas el llamado "lenguaje de género" o "inclusivo" no existe, ni va a existir. No hay "soldadas", "ni capitanas", ni "mayoras", ni "coronelas". El protocolo y los reglamentos son bien claros al respecto. Más allá del sexo, a los jerarcas o al personal subalterno se los llama de la misma forma.
Cada movimiento en la vida militar está sujeto a reglamento; eso incluye el uniforme que es igual para todos; la excepción es en el de gala, en que las mujeres usan polleras, y hay un uniforme diseñado para embarazadas.
No necesita mucha mas explicacion.....Ah!! hoy los SOLDADOS salieron a repartir agua en Paysandu por la contaminacion con petroleo. No se vieron NI-NI repartiendo nada.
Esta es la justicia social de la izquierda en Uruguay






[Imagen: 0_zpsmemgbi1d.jpg]

Un soldado con un hijo en Primaria tiene un sueldo promedio de $ 11.000 por mes, $ 488 de Asignación Familiar y ningún otro ingreso, es decir en total $ 11.988.
En cambio un ni-ni con un hijo en Primaria recibe $ 7.172 de la Tarjeta Uruguay Social (TAS), más $ 900 por Asignación Familiar, $ 3.370 del Instituto de Alimentación (INDA) y $ 2.000 para medicamentos, lo que suma $ 13.442.

Un soldado con un hijo en Primaria y otro en Secundaria, lo único que mejora es que percibe doble Asignación Familiar, llegando a un total mensual de $ 12.476.
En tanto, un ni-ni con un hijo en Primaria y otro en Secundaria recibe por mes $ 14.642, porque la segunda Asignación Familiar pasa de $ 900 a $ 1.200.

Un soldado con un hijo discapacitado, solamente recibe una mejor Asignación Familiar pasando de $ 488 a $ 900, y su ingreso total mensual es de $ 12.400.
Ahí, la persona que no trabaja ni estudia con un hijo discapacitado le saca más ventaja porque su Asignación Familiar pasa a $ 8.000 por mes, y en total recibe ingresos mensuales por $ 20.542.

Big Grin Big Grin Big Grin
Gabriela Miljkovitj added 2 new photos.
15 mins · Edited · 


El es Elías,un joven padre soltero....miembro de nuestro querido Ejército Nacional,quien se desempeña en el Batallón Asencio Nro 5 de Soriano.
Su hermosa bebé a quien tiene a cargo en su totalidad cumplirá 8 meses el 7 de octubre ,aun duerme en el cochecito... en una primera instancia estamos necesitando una cuna y un andador.
Elías cuenta con el invalorable apoyo de su madre y su familia pero el sueldo del militar no alcanza...sé que entre todos podremos hacer que el y Nahiara salgan adelante.
Desde ya agradezco la inmensa colaboración de todos...
Comunicarse al 094987276 o al 091809881(Elias Ferreyra)
Desde ya MIL GRACIAS!!!!


[Imagen: 12108195_1067687316588218_46883869537553...e=568C621E]

[Imagen: 12107987_1067687393254877_23525994435204...e=569905A7]
Este es un tema que debe solucionar el propio batallon. Se le notificara para que tome cartas en el asunto.

Big Grin Big Grin Big Grin
Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12