• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Efemerides
Para no enojar a los norteños, ya tienen suficiente con el Maracanazo.
 
Reply
jajaja...si...
Pero una cosa es una cosa...y otra cosa es otra cosa.
 
Reply
Grito de Asencio.
28 de febrero de 1811

[Imagen: EvUoqYAWgAMmXwJ?format=jpg&name=small]

José Artigas había sido hasta ese momento capitán de Blandengues en el ejército español, pero el 15 de febrero de 1811 abandonó dicha facción y viajó a Buenos Aires para ofrecer sus servicios a la Junta de Mayo. El caudillo conocía muy bien las necesidades e intereses de los habitantes del pueblo oriental y en su cabalgata hacia la vecina orilla, se ganó el respeto y admiración de los pobladores de esta tierra.
La primera acción revolucionaria fue el “Grito de Asencio”, el 28 de febrero de 1811, realizada por Pedro José Viera y Venancio Benavídez, a orillas del arroyo Asencio (Soriano), episodio que se considera como comienzo de la Revolución Oriental. No faltaba mucho tiempo para que se concretara en mayo el triunfo de las acciones patriotas. Artigas expresaba sus anhelos referentes a la libertad de los pueblos en frases como ésta: "La causa de los pueblos no admite, señores, la menor demora".

[Imagen: EvUnDLqXIAU7KYi?format=jpg&name=medium]
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
19 de abril de 1825
Desembarco de los Treinta y Tres Orientales

No todos eran orientales ni eran 33, pero la Historia poco se detiene en el detalle. Fueron gravitantes –y es lo que colectivamente se elige recordar– en lo que sucedió a partir del 19 de abril de 1825.

Dra. Ana Ribeiro
Subsecretaria del Ministerio de Educación y Cultura


[Imagen: cuadro%20JMBlanes.jpg]


Derrotado Artigas en 1820, las fuerzas luso-brasileñas, bajo el mando de Lecor, extendieron su dominio desde Río Grande hasta el Plata. Los principales jefes artiguistas se habían dispersado: unos estaban presos en Isla das Cobras, otros prófugos, algunos sumados a las luchas y facciones que continuaban enfrentando a las Provincias Unidas y varios incorporados al propio ejército de Lecor. 
La derrota, aparentemente total, no mató el sentimiento localista oriental. En 1823 hubo un primer intento de rebelión. Fue breve y coronado por el fracaso, pero ya era un claro indicio de lo que vendría. 


Los ingleses sentenciaron: desean unirse a las Provincias Unidas porque buscan liberarse de los lusitanos, pero luego se levantarán también contra ellos

El poderoso imperio vio que era mejor que no pertenecieran a nadie, que mediara entre dos grandes bloques territoriales como Brasil y las provincias argentinas, que fuera el algodón entre cristales, la llave de la cuenca del Plata. 
No se opuso cuando un grupo de hombres, a cuya cabeza estaba Juan Antonio Lavalleja, organizó en 1825 un nuevo levantamiento armado contra el gobierno de Lecor.

Al igual que en 1811, el levantamiento de 1825 se preparó en territorio argentino e ingresó por el litoral con el objetivo de dominar la campaña para luego acorralar a Montevideo, sede del gobierno. Cruzaron el río en lanchones, bajo una orden estricta: permanecer callados y remar con fuerza, para sortear la cercanía de los cruceros brasileños, que vigilaban el río. 

Hicieron pie en la playa de la Agraciada. Los lanchones que los habían transportado hasta allí regresaron y ellos quedaron aguardando las caballadas. Sin ellas no podían cabalgar ni convertirse, cada uno de ellos, en cabezas de pueblos en armas que sincronizarían sus ataques contra las fuerzas de ocupación.

Atanasio Sierra, recordando aquel momento, relata: “A nuestra espalda el monte, al frente el caudaloso Uruguay, sobre cuyas aguas batían los remos de las tres lanchas que se alejaban; en la playa yacían recados, frenos, armas de diferentes formas y tamaños; aquí dos o tres tercerolas; allá un sable aquí una espada, más allá un par de pistolas; ponchos, por un lado, sombreros por el otro, todo mezclado aún como se había desembarcado. Este desorden, agregado a nuestros trajes completamente sucios, rotos en varias partes y que naturalmente no guardaban la uniformidad militar, nos daba el aspecto de verdaderos bandidos”.


La espera se hizo interminable. “Continuamente salíamos a la orilla del monte y aplicábamos el oído a la tierra por ver si sentíamos el trote de los caballos que esperábamos. Lavalleja se paseaba tranquilamente al lado de un grupo de sarandíes”, confiado en el vaqueano Cheveste, encargado de traerlos. Cuando finalmente llegaron, muchos se abrazaban al pescuezo de los animales. “Les daban besos como si fuesen sus queridas”, recuerda Sierra. 


La que luego se llamaría “Cruzada Libertadora” inició entonces su marcha, abriéndose en abanico sobre el territorio oriental. Iban presididos por una bandera con los colores artiguistas. La arenga que les dirigió Lavalleja, llamándolos argentinos-orientales, era “mostremos al mundo entero que merecemos ser libres”.


Efectivamente, el desarrollo de los acontecimientos posteriores confirmó la intuición inglesa (tienen vocación de destino propio) y derivó en el reconocimiento a una independencia que nació, discutida y pactada, vigilada por cinco años, pero llamada para quedarse.


[Imagen: EzW1AWXVEAYHxH_?format=jpg&name=4096x4096]

Cuando en 1878 el pintor Juan Manuel Blanes quiso sintetizar en la tela la significación de aquel levantamiento de 1825, eligió el desembarco en la Agraciada y el instante en que Lavalleja arranca de sus seguidores el juramento de libertad o muerte. Reconstruyó minuciosamente el rostro de cada uno, se hizo llevar a su estudio arena del lugar y estudió morosamente los efectos de la luz sobre la blanca superficie salpicada de huellas. 

Congeló un instante, para dotar al Uruguay de una imagen de sus orígenes.

[Imagen: DESEMBARCO%20DE%20LOS%20TREINTA%20Y%20TR...k=3bwZseqg]
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
Hoy se cumplen 34 años desde que Mathias Rust atravesó el telón de acero con una Cessna 172B (D-ECJB) y aterrizó en la Plaza Roja de Moscú, esquivando la defensa aérea soviética.

[Imagen: E2fy-19WYAIKKke?format=jpg&name=large]
[Imagen: E2fzAz7XwAMlMFT?format=jpg&name=medium]
[Imagen: E2fzB7CXEAQYYE1?format=jpg&name=medium]
"Dormía y soñaba que la vida era alegria, desperté y vi que la vida era servicio, serví y vi que el servicio era alegria."
Rabindranath Tagore
 
Reply
JURA DE LA PRIMERA CONSTITUCIÓN
18 DE JULIO DE 1830

La primera ceremonia se inició en horas de la mañana con un acto religioso. A las 8 y media de la mañana salió el gobierno del Fuerte (sede del gobierno en la actual Plaza Zabala) con su cortejo y se dirigió a la iglesia Matriz para asistir al tedeum que se había dispuesto, tomando asiento conforme al ceremonial decretado el 13 de julio. Terminado, el gobierno se dirigió al edificio que había sido erigido para el Cabildo de Montevideo, en uno de cuyos salones prestaron juramento a la Constitución los miembros de la Asamblea General Constituyente y Legislativa del Estado, el Gobernador y Capitán General Provisorio Juan Antonio Lavalleja, los ministros, el Cura Vicario, los Jefes de Tribunales, Oficinas, los Comandantes de Cuerpos y Jefes de Estado Mayor del Ejército.

La ceremonia principal, sin embargo, se realizó en horas de la tarde, en la actual Plaza Matriz, entonces denominada Plaza Mayor, frente al edificio del Cabildo. Sobre uno de los lados de la plaza se habían formado las tropas militares al mando de los coroneles Manuel Oribe y Eugenio Garzón, vestidos con uniformes de gala coloridos. Cada integrante de la tropa prestó juramento a la Constitución frente a una cruz sostenida por un oficial, conformado por un fusil y un sable.

[Imagen: images?q=tbn:ANd9GcQ_oSPrD8dhgV6bRBLCNr8...Q&usqp=CAU]
Jura de la Constitución el 18 de Julio de 1830. Óleo de la artista plástica belga, Leonie Matthis.

Acto seguido, todos los civiles reunidos en la plaza fueron invitados a subir sucesivamente a una tarima colocada frente al Cabildo, en cuyos balcones se encontraban las autoridades públicas, a prestar juramento de fidelidad a la Constitución, pasando frente al Alcalde Ordinario de Montevideo. Una ceremonia similar fue realizada, asimismo, en todas las ciudades y poblados de cierta importancia del interior del país.
El texto del juramento rezaba así: “¿Juráis a Dios y a la Patria cumplir y hacer cumplir en cuanto de Vos dependa, la Constitución del Estado Oriental del Uruguay sancionada el 10 de Setiembre de 1829 por los representantes de la Nación? ¿Juráis sostener y defender la forma de gobierno Representativo Republicano que establece la Constitución? Si así lo hiciéreis Dios os ayudará; si no, Él y la Patria os lo demandarán”
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
12 de Agosto de 1806.
Reconquista de Buenos Aires.
Hace 215 años soldados, marinos y vecinos de Montevideo reconquistaban Buenos Aires con la ayuda de los propios porteños.
Este hecho quedó lamentablemente olvidado en el tiempo.
Somos ingratos con aquellos esforzados que dieron laureles de gloria a Montevideo.
 
Reply
(08-13-2021, 03:03 AM)Voluntario2 escribió: 12 de Agosto de 1806.
Reconquista de Buenos Aires.
Hace 215 años soldados, marinos y vecinos de Montevideo reconquistaban Buenos Aires con la ayuda de los propios porteños.
Este hecho quedó lamentablemente olvidado en el tiempo.
Somos ingratos con aquellos esforzados que dieron laureles de gloria a Montevideo.
Espero que el presidente se lo recordara al sr Fernández.
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)