• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
El Gobierno Cívico Militar (1973- 1985)
#78
Las Elecciones.
(25 de noviembre de 1984)
 
            La jornada electoral se llevó a cabo con total normalidad.
            Al llegar la noche, era evidente la victoria del Partido Colorado a nivel nacional, y posiblemente en la Intendencia de Montevideo.
            En horas de la madrugada, el candidato nacionalista Alberto Zumarán -en un gesto que le engrandeció y que aún se recuerda en nuestros días- se hizo presente en la sede colorada de Unidad y Reforma y se estrechó en un abrazo con el Presidente electo, Julio M. Sanguinetti, entre vítores y gritos de "¡Uruguay, Uruguay!"
 
            Muy distinta fue la actitud en filas frenteamplistas. Los delegados partidarios izquierdistas en las mesas de votación se hallaban de pésimo humor, de lo que fue testigo quien esto escribe.
            El enviado del diario El País de Madrid, Martín Prieto, anotó en su artículo del 27 de noviembre:
            "Lo apretado de los resultados interpartidarios y particularmente la pérdida frenteamplista de la intendencia (alcaldía) de Montevideo por poco más de 18.000 votos, rompieron los nervios de algunos militantes. Tan por seguro se tenía el triunfo montevideano del Frente Amplio, que sus locales electorales fueron situados en un edificio de pisos frente por frente de la intendencia, a cuyo pie se concentraron los partidarios de la coalición izquierdista.
            "Cuando, en las primeras horas de la madrugada, el general Líber Seregni apareció en un balcón para rogar a la multitud que regresara a sus casas -por primera vez fue desobedecido- dado que lo apretado del escrutinio retrasaría el resultado hasta el amanecer, quedó patente que la coalición admitía su derrota.
            "Grupos de frenteamplistas atacaron a pedradas el cuartel electoral colorado en la Avenida Dieciocho de Julio y penetraron a continuación en el mismo, arrasando mobiliario y personas.
            "Expulsados hasta la calle, simpatizantes de ambos bandos se enzarzaron en una pelea sobre cuyo fragor se escucharon algunos disparos, antes de que llegara la caballería policial a la batahola. Afortunadamente, la Avenida Dieciocho de Julio se encontraba abarrotada de militantes de todos los partidos, que se encargaron de separar a los contendientes y a éstos de los granaderos a caballo. Nueve personas precisaron hospitalización" (1) .
 
            Dos años después de las elecciones, el Dr. Óscar H. Bruschera, electo diputado por la coalición de izquierdas, aún seguiría destilando rencor en su libro "Las Décadas Infames" (1986), en unos párrafos cargados de improperios y de rabia contra todo y contra todos:
            "Lo primero que hay que decir es que fueron elecciones sucias, muy sucias. Los medios masivos de comunicación, cuyo cretinismo actual guarda directa proporcionalidad a su cobardía y complacencia durante el largo receso autoritario, agobian con sus monsergas sobre la ejemplaridad de esos comicios. Deben entonar sus letanías para regodeo de los selenitas. No hubo fraude en el sentido de que se cambiaran votos, (pero) hubo  indebidas presiones sobre la tropa y el personal policial. Hubo candidatura oficial: la del partido Colorado [...] Le proporcionaron una importante ayuda. El Partido que se mostraba indeclinablemente opositor no pudo proclamar a su candidato natural, y no solo eso: se le mantuvo preso, de forma que le quedara vedada no ya su postulación, sino la influencia que iba a ejercer con su presencia y su voz en el ajetreo preelectoral [...] también se dijo que igual arbitrariedad se cometía contra el general Seregni, candidato natural del Frente Amplio, impedido de postularse. La situación es completamente diferente, por dos razones: el Frente Amplio no era una alternativa real de poder en 1984, y eso lo sabían todos menos los bobalicones o una militancia engañada por una estúpida propaganda triunfalista." (2).
 
            Los resultados (1)
 
            De un total de 2.197.503 habilitados para votar en todo el país, lo hicieron 1.930.931 (87,9%)
            El Partido Colorado resultó ganador con 777.701 votos (40,3%), seguido por el Partido Nacional, con 660.773 votantes (34,2%), el Frente Amplio con 401.104 votos (20,8%) y la Unión Cívica con 45.841 votos (2,37%). la Unión Patriótica de Bolentini obtuvo 302 votos.
            Hubo 30.559 votos en blanco (1,6%) y 16.485 (0,9%) votos anulados.
           
            La fórmula colorada Sanguinetti- Tarigo fue ampliamente ganadora, obteniendo 592.061 votos, contra 183.801 para Pacheco- Pirán.
            En el Partido Nacional, la fórmula Zumarán- Aguirre obtuvo 554.443 votos, contra 82.237 de Ortiz- Ferber y 21.644 de Paysée- Maeso.
            El Frente Amplio tuvo una única fórmula presidencial, pero es de interés que la Lista 99 (Hugo Batalla) tenía entonces la mayoría, con 156.561 votantes; le seguía Democracia Avanzada (Partido Comunista) con 113.216, el Partido Socialista con 61.367, el Partido Demócrata Cristiano con 42.587 y la Izquierda Democrática Independiente (ultraizquierda), con 26.785 votantes.
 
            En Montevideo, el candidato colorado Aquiles Lanza obtuvo 318.588 votos, contra 297.490 obtenidos por el frenteamplista Mariano Arana. El candidato nacionalista Uruguay Tourné obtuvo 239.080 votos.
            En total el Partido Colorado se impuso en 11 departamentos (Montevideo, Canelones, Maldonado, Rocha, Rivera, Artigas, Salto, Río Negro, Soriano, Florida y Lavalleja) y el Partido Nacional en los otros 8.
 
Los resultados (2)
 
            Veamos una tabla comparativa de tres Elecciones (1971; Internas de 1982 y 1984), para analizar qué cambios se produjeron dentro de la población en ese período de 13 años de Gobierno Militar.
 
[Imagen: 39532751024_4e17afeb24_z.jpg]

 
Análisis:
 
i) Un primer vistazo a los porcentajes desnudos indica que a pesar de haber transcurrido 13 años entre las dos Elecciones Nacionales, no hubo diferencias dramáticas entre una y otra, especialmente dentro del partido Colorado. Sí es notoria una disminución de casi un 5% de los votantes por el Partido Nacional y un incremento del 3% en los votantes del frente Amplio.
 
ii) Un segundo análisis indica lo siguiente: entre 1971 y 1984, el número de votantes aumentó en 218.165 (D). De esos votantes, el Partido Colorado y el Frente Amplio captaron aproximadamente la misma cantidad -96077 y 96829, respectivamente-, y la Unión Cívica captó unos respetables 36.997 votantes, con los que quintuplicó sus simpatizantes. Sin duda, la personalidad del Dr. Juan V. Chiarino jugó un importante papel en este último hecho.
            El Partido Nacional, sin embargo, no solamente no captó más votos, sino que perdió 8049 votantes respecto a 1971. Es muy difícil, si no imposible, saber cómo se realizó el movimiento individual de los electores, pero sí es significativa la disminución de los votos, lo que habla de errores en su campaña electoral. ¿Fue la pérdida de su máximo líder, Ferreira Aldunate, como principal candidato? ¿Fue la postura intransigente de los blancos la que le condujo a la pérdida de votantes? ¿Fue el planteo del "provisoriato"? ¿Es posible que votantes del Movimiento Nacional de Rocha hayan abandonado las filas blancas, considerando que debía haber sido Carlos Julio Pereyra su candidato natural? Es difícil saberlo, pero el autor considera que existe un dato importante a tener en cuenta: el hecho que tantos votantes se jugaran por una figura como el Dr. Chiarino indica que les agradaba una personalidad respetable, conciliadora, equilibrada, transigente y que su actitud durante las negociaciones con los militares había sido debidamente valorada. Lo mismo puede decirse del apoyo recibido por el Dr. Sanguinetti, que planteaba "el cambio en paz", la salida negociada y eficaz de la dictadura. La mayor parte de la población votó con la razón, no con la emoción, buscando una salida tradicional y estable.
            Por supuesto, mucha gente más adhería a las posturas de la izquierda, pero en esta ocasión eligiendo un candidato moderado como el Dr. Hugo Batalla. Las posiciones más extremas no habían desaparecido; simplemente seguirían bullendo  en potencia y comenzarían a descubrirse después del regreso a la democracia.
 

Citas:
 
(1) Martín Prieto; Los uruguayos optaron por la vía conservadora al elegir presidente al 'colorado' Sanguinetti; El País Internacional; 27 de noviembre de 1984.
https://elpais.com/diario/1984/11/27/int...50215.html
 
(2) Maiztegui; Op. Cit.; Pág. 878
 
Otras fuentes:
 
Juan Rial; Uruguay:  Elecciones de 1984; Centro (Interamericano) de Asesoría y Promoción Electoral; Instituto Interamericano de Derechos Humanos; San José; Costa Rica; 1986.
Los pueblos que olvidan su historia, están condenados a repetirla. - Marco Tulio Cicerón
 
Reply
  


Mensajes en este tema
RE: El Gobierno Cívico Militar (1973- 1985) - danny - 02-13-2018, 02:35 PM

Salto de foro:


Browsing: 2 invitado(s)