• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Organismos de Inteligencia
#1
De la propuesta de Presupuesto Nacional:

ARTÍCULO 111.- Dispónese que la Unidad Ejecutora 003 "Dirección Nacional de Inteligencia de
Estado", Programa 300 "Defensa Nacional", del Inciso 03 "Ministerio de Defensa Nacional",
pasará a denominarse "Estado Mayor de la Defensa" y mantendrá los recursos humanos,
materiales y presupuestales, existentes en la referida unidad ejecutora, a la fecha de vigencia de
la presente ley.
La Dirección Nacional de Inteligencia de Estado pasará a denominarse "Dirección de
Inteligencia Estratégica", la que dependerá del Ministro de Defensa Nacional, y en lo referente a
aspectos funcionales y administrativos, de la Unidad Ejecutora 003 "Estado Mayor de la Defensa".
El Poder Ejecutivo reglamentará las disposiciones de este artículo adecuando la
estructura orgánica del Estado Mayor de la Defensa y de la Dirección de Inteligencia Estratégica,
permaneciendo vigentes para esta última, las competencias otorgadas a la Dirección Nacional de
Inteligencia de Estado, hasta que dicte la reglamentación.
 
Reply
#2
Cuatro años de trabajo en una ley a la basura
La Inteligencia entre las sombras
En tiempos en los que se colocan artefactos que pretenden simular explosivos cerca de embajadas y el crimen organizado — fundamentalmente vinculado a la droga y el lavado de activos— gana terreno, las tareas de Inteligencia cobran un valor fundamental para las estrategias de seguridad pública. No obstante, para legisladores consultados por El País se trata de un área llena de sombras por la falta de control y leyes que delimiten claramente su accionar.
[Imagen: ETdxLrm.jpg?2]

DANIEL ISGLEAS08 nov 2015
Si la actividad del sistema de vigilancia electrónica El Guardián ofrece garantías a los ciudadanos honestos, y si debe reflotarse la frustrada ley que creaba una comunidad nacional de Inteligencia en el Estado que daba las seguridades reclamadas, es uno de los temas de la agenda política de hoy. Uruguay ingresa como miembro no permanente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y se expone a nuevos riesgos. Días atrás debió apoyar la alianza de países que combate al Estado Islámico. Mientras, cuatro años de análisis en el Parlamento sobre una ley general de Inteligencia estatal, en torno a la cual había consenso en las fuerzas políticas, quedaron por el camino. Del proyecto, que asegura para los partidos las garantías pedidas, nada se sabe desde el inicio de esta administración.

Atomización
. Hoy existe una gran diversidad de oficinas con tareas de inteligencia o similares diseminadas por el Estado. Por ejemplo, en la ley de Presupuesto anterior se creó el cargo de Coordinador de Inteligencia en la Presidencia. Su jerarca fue el exjefe de la Fuerza Aérea general José Bonilla. Pero en marzo de este año el militar se alejó del cargo y hoy está acéfalo.
En ley de Presupuesto que está hoy en discusión en el Parlamento se crea el cargo de Director de Inteligencia Estratégica del ministerio de Defensa Nacional. Según explicó el miércoles 4 en el Parlamento el jefe de Recursos Humanos del ministerio, Ángel Sánchez, "la reglamentación dotará de funciones y competencias al nuevo organismo, de acuerdo a los lineamientos directos del ministro de Defensa y a las necesidades actuales en materia de búsqueda, análisis e información de nivel internacional y a nuestra política de defensa nacional".

A su vez, el subsecretario de Defensa, Jorge Menéndez, explicó en el mismo ámbito que la dirección "debe ir en línea con las transformaciones que el propio Parlamento ha estado estudiando en el anterior período".
A esa nueva dirección se le transfiere la mitad del presupuesto que hoy maneja la Dinacie (Dirección Nacional de Inteligencia del Estado), que desaparece. La parte administrativa de la Dinacie pasa al Estado Mayor de la Defensa (Esmade). Además, sigue habiendo organismos de inteligencia en las tres Fuerzas Armadas, en la Prefectura Naval, en la Policía, en la Cancillería, en la Dirección de Aduanas, en el Banco Central, entre otros organismos.

Vigilante
 El Guardián se puso en funcionamiento el mes pasado. Es una moderna plataforma informática que amplía sensiblemente las capacidades de la Policía para realizar escuchas y vigilar toda actividad en internet. El sistema permite que al mismo tiempo 30 personas accedan a la vigilancia en tiempo real del tráfico que generan hasta 800 celulares y 200 teléfonos fijos. También habilita a crear cuentas espejo de hasta 100 suscripciones de e-mails y el monitoreo de hasta tres redes sociales. Desde la academia se piensa que el funcionamiento de El Guardián no ofrece demasiadas garantías y que habría que acotarlo con una ley sobre la actividad de Inteligencia. "Aquel proyecto elaborado por todos los partidos daba las garantías que hoy le faltan a la actividad de Inteligencia y al nuevo sistema del ministerio del Interior", dijo a El País el politólogo Nicolás Alvarez, formado en la UdelaR.

"Hoy no hay mecanismos institucionales confiables que garanticen que la Inteligencia no se use para otros fines, ajenos a los que la ley permite. La ley daba contralor parlamentario", destacó. Además, dijo que las agencias de Inteligencia en el Estado "no tienen contralor externo".
Según Álvarez, en América Latina "ha habido un giro importante hacia la centralización de la actividad de Inteligencia. En Uruguay hace 30 años que el tema está pendiente, desde que finalizó la dictadura", sostuvo.
Pero uno de los asuntos centrales es, para Álvarez, que hay "desinterés político" por formar un sistema de Inteligencia que deje al ciudadano común "a salvo" de sistemas como El Guardián.

El ministro Eduardo Bonomi ha dicho que El Guardián solo puede utilizarse con autorización judicial. No obstante, fuentes judiciales dijeron a El País que la orden judicial forma parte de un protocolo, pero desde el punto de vista del sistema no es una condición indispensable para que funcione. Además, las auditorías sobre el sistema no están claras.
Para el senador Javier García, la orden judicial "no garantiza que fuera de la ley no se haga espionaje" con personas comunes. García dijo que "no hay garantías para el ciudadano común. Es claro que se requiere tecnología para combatir al crimen organizado. Pero como hay aumento de los recursos tecnológicos, tiene que haber una garantía de que esa tecnología no sea usada contra personas de bien, y que no se espíe a políticos, a los sindicatos o a los empresarios". El senador sostuvo que "tiene que haber un marco regulatorio específico sobre escuchas telefónicas u otros mecanismos, algo que de garantías al ciudadano. En la frustrada iniciativa sobre la comunidad de inteligencia eso estaba especialmente resguardado", recordó.

La comisión a que alude García funcionó entre 2010 y 2014 integrada por senadores y diputados de todos los partidos. Tras casi cuatro años de trabajo se había alcanzado un consenso entre los partidos para la elaboración de un anteproyecto de ley.
Sin embargo, no toda la oposición piensa que son necesarios mayores controles sobre El Guardián. El exmiembro de la comisión bicameral que trabajó en el proyecto, el diputado Iván Posada, del Partido Independiente, estima que "hoy existe la garantía del control parlamentario al ministerio del Interior a través de las comisiones de Seguridad y Convivencia de ambas cámaras".
Según el legislador, "es suficiente garantía para controlar el funcionamiento de la nueva tecnología" desarrollada en el Guardián. Posada coloca en primer lugar, sin embargo, el debate sobre la inteligencia del Estado. "Es un tema de debate abierto que no vamos a poder soslayarlo en la medida en que vamos a integrar el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", dijo a El País.

"Para retomar el tema, lo ideal es que el Frente vuelva a instalar una comisión bilateral. Aquel anteproyecto daba muchas garantías a los ciudadanos, incluso con la nueva presencia de El Guardián", indicó a El País el diputado blanco Gustavo Penadés, que también formó parte de aquella comisión bicameral. "Tiene que haber voluntad política de trabajar en un tema que es de los más importantes a atender. Uruguay está al menos 30 años atrasado en relación al resto de los países de la región en materia de Inteligencia. En el Uruguay se confunden los asuntos de Inteligencia con el espionaje. La Inteligencia es proyectar posibles hipótesis de diversa índole, desde los escenarios ambientales al terrorismo", explicó.

Guardián, galileo, el dinero y el secreto
El gobierno compró El Guardián en secreto pero El País reveló la adquisición. El ministro Bonomi sostiene que todo debe ser reservado para no darle ventaja al crimen organizado. En Brasil, donde se creó El Guardián, cada vez que la Policía de un estado lo adquiere hace presentaciones públicas. Luego de adquirir El Guardián, los ministerios de Interior y Defensa tuvieron reuniones con una empresa que les ofreció el sistema de espionaje "Galileo", más invasivo que El Guardián y prohibido en muchos países. El Ministerio del Interior estaba interesado pero no tenía dinero. Ahora tiene un presupuesto nuevo y los planes siguen siendo secretos.
En 2014, el anteproyecto consensuado entre el oficialismo y la oposición quedó pronto. Se disponía la creación del Sistema Nacional de Inteligencia (SNI), para concentrar y regir el funcionamiento de los organismos de inteligencia que actualmente hay en cuatro ministerios (Defensa, Interior, Relaciones Exteriores y Economía), todos los cuales conformarían la comunidad de inteligencia. Uno de los aspectos más resaltables de la iniciativa, de contenido negociado durante cuatro años a partir de un proyecto de ley original del exdiputado colorado José Amy, de Vamos Uruguay, era que el sistema tendría control parlamentario a través de una comisión permanente de la Asamblea General cuyos integrantes -incluso los exmiembros- podrían hasta ser separados de su banca o sometidos a la justicia en caso de divulgar información reservada. Serían acusados de estar cometiendo “conductas que lo hacen indigno de la representación que inviste”, en el marco de lo que establece el artículo 115 de la Constitución.

El nuevo organismo coordinaría las actividades de inteligencia, contrainteligencia, inteligencia estratégica de Estado, inteligencia militar, policial, manejo de fuentes (abiertas o cerradas), entre otros tópicos.

Otro de los artículos establecía la creación de la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado (SIEE), y uno de sus cometidos específicos sería el de aplicar medidas de inteligencia y contrainteligencia con el fin de detectar y enfrentar acciones de grupos terroristas nacionales o internacionales, de organizaciones criminales transnacionales así como otras amenazas al Estado.

El Director de la Secretaría de Inteligencia Estratégica de Estado sería designado por el Presidente de la República, previa venia de la Asamblea

General por mayoría especial de tres quintos de votos del total de sus componentes.

El Director podría ocupar el cargo por un plazo máximo de seis años consecutivos y no podría ser designado nuevamente antes de tres años, contados desde el término de sus funciones, sin perjuicio de que cesará en sus funciones cuando esté designado quien haya de sucederle.

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#3
No nos olvidemos que también están usando ...

el Cono del Silencio .
 
Reply
#4
Exjefe de la FAU será director de Inteligencia
El presidente Tabaré Vázquez ofreció el cargo de director nacional de Inteligencia del Estado al excomandante de la Fuerza Aérea (FAU), general Washington Martínez, dijeron a El País fuentes de la aviación militar.
  • [url=http://www.uruguaymilitaria.com/Foro/javascript:%20void(0);] [/url]
07 abr 2016
Martínez viene a sustituir al general José Ramón Bonilla, también excomandante de la FAU, quien desempeñara el cargo durante el gobierno de José Mujica. El general Bonilla se retiró de Inteligencia en marzo de 2015, por lo cual el puesto está vacante desde entonces.
Una vez que se apruebe la nueva ley de coordinación de todos los organismos de Inteligencia del Estado, la función recobrará trascendencia insertándose en el nuevo organigrama.
Los últimos tiempos de la gestión de Martínez al frente de la FAU se vieron en cierta forma opacados por episodios como el robo de municiones en una unidad militar de Durazno, y el fuerte cuestionamiento por este y otros hechos que hiciera el diputado del Partido Nacional Jaime Trobo.

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#5
Amigos, sera que con el aval de todo el espectro politico vamos rumbo a un estado policiaco?

Legitimarán la figura del agente encubierto
El proyecto de ley de inteligencia redactado por el gobierno tiene el apoyo de todo el sistema político.
FOTO

[Imagen: 55a1b47758fef.jpg]
Foto: AFP
  • [url=http://www.uruguaymilitaria.com/Foro/javascript:%20void(0);] [/url]
  • [url=http://www.uruguaymilitaria.com/Foro/javascript:void(0);] [/url]
  • [/url]
  •  
Vota por esta noticia:
[Imagen: star-off.png][Imagen: star-off.png][Imagen: star-off.png][Imagen: star-off.png][Imagen: star-off.png]
0 votos

Temas 06 ene 2017
Tareas de inteligencia, procedimientos especiales, contrainteligencia, agentes encubiertos, emisión de documentos de identidad falsa para preservar la intimidad de los investigadores, información clasificada y secreta, y un fuerte control parlamentario son algunos de los principales contenidos que incluye el proyecto de ley para la creación del Sistema Nacional de Inteligencia de Estado que el Poder Ejecutivo envió al Parlamento para su aprobación.
La iniciativa legislativa busca regular todas las actividades de inteligencia que realizan los órganos que forman parte del Estado. El primer artículo del proyecto deja claro que todas las actividades se realizarán en el "estricto cumplimiento de los principios del régimen democrático republicano del gobierno", y en "pleno respeto de los derechos humanos".
Con el fin de obtener información específica, el proyecto de ley faculta al personal de los órganos involucrados en el sistema de inteligencia a infiltrarse en determinados ámbitos como agentes ocultos. Para eso los jerarcas de las diferentes dependencias tendrán que autorizar de manera "escrita y debidamente clasificada" a los funcionarios encargados que podrán "ocultar su identidad oficial" y "actuar en forma encubierta".
"Dicha autorización habilitará la eventual emisión de los documentos necesarios para proteger la identidad del personal involucrado", específica el artículo 20 del proyecto de ley.
Estos agentes encubiertos estarán facultados para utilizar "informantes" que no sean funcionarios de un órgano de inteligencia para proporcionar información al Sistema Nacional de Inteligencia.
Otra de las actividades que regulará el proyecto es la de "contrainteligencia". "Actividad de inteligencia cuyo objetivo es detectar, localizar y neutralizar acciones desarrolladas por otros Estados o por persona u organizaciones, que puedan afectar los intereses del Estado" uruguayo, detalla el artículo tercero.

La "Política Nacional de Inteligencia" será fijada por el Poder Ejecutivo. Además de la "contrainteligencia", y el desarrollo de la inteligencia estratégica, el sistema reunirá la inteligencia militar y policial.
Los principios por los que se regirá el sistema son: jerarquía, eficacia, especificidad —referida a los fondos asignados a los órganos para cada tarea especifica—, juridicidad y ponderación, dice el texto.
Allí se deja explícito que se garantizará la identidad y privacidad de los ciudadanos investigados. A pesar de eso determina procedimientos especiales para los casos que se requiera afectar la privacidad de los individuos objeto de investigación. En esos casos se deberá solicitar autorización al Poder Judicial fundamentando el pedido. Esa información será definida como de "carácter reservado".
El proyecto marca una diferencia entre dos tipos de "fuentes" para la obtención de información: "fuentes abiertas" y "fuentes cerradas". Para el primer caso define que son aquellas personas de las cuales se puede obtener información "sin más restricciones". En el caso de las segundas, el proyecto explica que son aquellas fuentes "cuyo acceso es restringido y que para la obtención de la información es necesario el uso de medios y procedimientos especiales".
El artículo cuarto del proyecto especifica cuál es el fin de la actividad de inteligencia. "Se desarrollarán con ajuste a los objetivos de protección y defensa de los intereses estratégicos nacionales y de acuerdo a los principios generales del Derecho", detalla el texto. Incluso limita las actividades de los diferentes órganos que compondrán el Sistema Nacional de Inteligencia de Estado. En primer lugar sus integrantes están imposibilitados de realizar actividades represivas, cumplir por sí mismos funciones policiales, o de investigación criminal.
Tampoco pueden intervenir en la actividad política, social o economía del país, en la política exterior, o en la vida interna de los partidos políticos.
Los agentes, funcionarios y jerarcas que componen el sistema, no podrán revelar o divulgar ningún tipo de dato o informe adquirido en el ejercicio de sus funciones, salvo que exista una disposición judicial especifica que lo habilite.
El texto fue firmado por el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y los ministros de Defensa, Jorge Menéndez, del Interior, Eduardo Bonomi, Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, y Economía, Danilo Astori. Además del impulso del partido de gobierno, la iniciativa cuenta el apoyo de la oposición.
El tema comenzó a trabajarse en el período de gobierno anterior por representantes de todos los partidos políticos. Sin embargo no habían logrado unificar un proyecto.
Derechos humanos
El proyecto de ley que ingreso al Parlamento deja claramente explícito que la información referida a violaciones a los derechos humanos no podrá ser definida como de "carácter reservado" en ningún caso.
En el caso que la información clasificada que provenga de otros Estados u organismos extranjeros, se mantendrá en esa condición hasta que el emisor determine su desclasificación o reclasificación.
El sistema tendrá control parlamentario
El proyecto de ley que crea el Sistema Nacional de Inteligencia explicita un fuerte control de la actividad, de forma interna y externa al Poder Ejecutivo. El control interno estará a cargo de los jerarcas, mientras que el externo será a cargo del Poder Legislativo.
Esto se define en el artículo del proyecto. "La Asamblea General creará una comisión parlamentaria bicameral para el control y supervisión" del sistema. Allí deberán estar representados todos los partidos políticos con representación parlamentaria.
Esa comisión deberá supervisar todas las actividades desarrolladlas por los órganos vinculados al sistema. Para eso el Poder Ejecutivo quedará obligado a facilitar información detallada
"Se deberá facilitar el acceso a los archivos y expedientes y permitir la visita a todas las instalaciones utilizadas", detalla la iniciativa. Sin embargo sí podrán negar el acceso a la información e instalaciones que sean definidas para la protección de las fuentes o de identidades de terceros. En todos estos casos se deberá fundamentar la decisión.
La comisión encargada del control parlamentario deberá reunirse de forma ordinaria con el Director de la Secretaría de Inteligencia Estratégica para facilitar la tarea.
 
Reply
#6
(01-06-2017, 12:57 PM)Adrian escribió: Amigos, sera que con el aval de todo el espectro politico vamos rumbo a un estado policiaco?

Legitimarán la figura del agente encubierto
El proyecto de ley de inteligencia redactado por el gobierno tiene el apoyo de todo el sistema político.
FOTO

[Imagen: 55a1b47758fef.jpg]
Foto: AFP
  • [url=http://www.uruguaymilitaria.com/Foro/javascript:%20void(0);] [/url]
  • [url=http://www.uruguaymilitaria.com/Foro/javascript:void(0);] [/url]
  • [/url]
  •  
Vota por esta noticia:
[Imagen: star-off.png][Imagen: star-off.png][Imagen: star-off.png][Imagen: star-off.png][Imagen: star-off.png]
0 votos

Temas 06 ene 2017
Tareas de inteligencia, procedimientos especiales, contrainteligencia, agentes encubiertos, emisión de documentos de identidad falsa para preservar la intimidad de los investigadores, información clasificada y secreta, y un fuerte control parlamentario son algunos de los principales contenidos que incluye el proyecto de ley para la creación del Sistema Nacional de Inteligencia de Estado que el Poder Ejecutivo envió al Parlamento para su aprobación.
La iniciativa legislativa busca regular todas las actividades de inteligencia que realizan los órganos que forman parte del Estado. El primer artículo del proyecto deja claro que todas las actividades se realizarán en el "estricto cumplimiento de los principios del régimen democrático republicano del gobierno", y en "pleno respeto de los derechos humanos".
Con el fin de obtener información específica, el proyecto de ley faculta al personal de los órganos involucrados en el sistema de inteligencia a infiltrarse en determinados ámbitos como agentes ocultos. Para eso los jerarcas de las diferentes dependencias tendrán que autorizar de manera "escrita y debidamente clasificada" a los funcionarios encargados que podrán "ocultar su identidad oficial" y "actuar en forma encubierta".
"Dicha autorización habilitará la eventual emisión de los documentos necesarios para proteger la identidad del personal involucrado", específica el artículo 20 del proyecto de ley.
Estos agentes encubiertos estarán facultados para utilizar "informantes" que no sean funcionarios de un órgano de inteligencia para proporcionar información al Sistema Nacional de Inteligencia.
Otra de las actividades que regulará el proyecto es la de "contrainteligencia". "Actividad de inteligencia cuyo objetivo es detectar, localizar y neutralizar acciones desarrolladas por otros Estados o por persona u organizaciones, que puedan afectar los intereses del Estado" uruguayo, detalla el artículo tercero.

La "Política Nacional de Inteligencia" será fijada por el Poder Ejecutivo. Además de la "contrainteligencia", y el desarrollo de la inteligencia estratégica, el sistema reunirá la inteligencia militar y policial.
Los principios por los que se regirá el sistema son: jerarquía, eficacia, especificidad —referida a los fondos asignados a los órganos para cada tarea especifica—, juridicidad y ponderación, dice el texto.
Allí se deja explícito que se garantizará la identidad y privacidad de los ciudadanos investigados. A pesar de eso determina procedimientos especiales para los casos que se requiera afectar la privacidad de los individuos objeto de investigación. En esos casos se deberá solicitar autorización al Poder Judicial fundamentando el pedido. Esa información será definida como de "carácter reservado".
El proyecto marca una diferencia entre dos tipos de "fuentes" para la obtención de información: "fuentes abiertas" y "fuentes cerradas". Para el primer caso define que son aquellas personas de las cuales se puede obtener información "sin más restricciones". En el caso de las segundas, el proyecto explica que son aquellas fuentes "cuyo acceso es restringido y que para la obtención de la información es necesario el uso de medios y procedimientos especiales".
El artículo cuarto del proyecto especifica cuál es el fin de la actividad de inteligencia. "Se desarrollarán con ajuste a los objetivos de protección y defensa de los intereses estratégicos nacionales y de acuerdo a los principios generales del Derecho", detalla el texto. Incluso limita las actividades de los diferentes órganos que compondrán el Sistema Nacional de Inteligencia de Estado. En primer lugar sus integrantes están imposibilitados de realizar actividades represivas, cumplir por sí mismos funciones policiales, o de investigación criminal.
Tampoco pueden intervenir en la actividad política, social o economía del país, en la política exterior, o en la vida interna de los partidos políticos.
Los agentes, funcionarios y jerarcas que componen el sistema, no podrán revelar o divulgar ningún tipo de dato o informe adquirido en el ejercicio de sus funciones, salvo que exista una disposición judicial especifica que lo habilite.
El texto fue firmado por el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y los ministros de Defensa, Jorge Menéndez, del Interior, Eduardo Bonomi, Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, y Economía, Danilo Astori. Además del impulso del partido de gobierno, la iniciativa cuenta el apoyo de la oposición.
El tema comenzó a trabajarse en el período de gobierno anterior por representantes de todos los partidos políticos. Sin embargo no habían logrado unificar un proyecto.
Derechos humanos
El proyecto de ley que ingreso al Parlamento deja claramente explícito que la información referida a violaciones a los derechos humanos no podrá ser definida como de "carácter reservado" en ningún caso.
En el caso que la información clasificada que provenga de otros Estados u organismos extranjeros, se mantendrá en esa condición hasta que el emisor determine su desclasificación o reclasificación.
El sistema tendrá control parlamentario
El proyecto de ley que crea el Sistema Nacional de Inteligencia explicita un fuerte control de la actividad, de forma interna y externa al Poder Ejecutivo. El control interno estará a cargo de los jerarcas, mientras que el externo será a cargo del Poder Legislativo.
Esto se define en el artículo del proyecto. "La Asamblea General creará una comisión parlamentaria bicameral para el control y supervisión" del sistema. Allí deberán estar representados todos los partidos políticos con representación parlamentaria.
Esa comisión deberá supervisar todas las actividades desarrolladlas por los órganos vinculados al sistema. Para eso el Poder Ejecutivo quedará obligado a facilitar información detallada
"Se deberá facilitar el acceso a los archivos y expedientes y permitir la visita a todas las instalaciones utilizadas", detalla la iniciativa. Sin embargo sí podrán negar el acceso a la información e instalaciones que sean definidas para la protección de las fuentes o de identidades de terceros. En todos estos casos se deberá fundamentar la decisión.
La comisión encargada del control parlamentario deberá reunirse de forma ordinaria con el Director de la Secretaría de Inteligencia Estratégica para facilitar la tarea.


Éste tema me hizo recordar comentarios en un evento de armas que hubo hace unos meses en Montevideo y Maldonado.

En el evento se manifestó que la empresa de origen israelí tiene el control de CCTV del departamento y ciudad de maldonado, si mal no recuerdo.
También dijeron los representantes de esa empresa que ellos tendrían como misión recolectar información de calle y convertirla en "Inteligencia" y así procesada la información-evidencia   directa  a los jueces y éstos tengan herramientas para procesar a delincuentes....

...pensé yo en dónde entra la Policia Nacional en ésto??? 
Sujetos a órdenes de una empresa privada?
Trabajar en """coordinacion""" con dicha empresa?
En paralelo?

Es legal, me pregunté?
En ese evento no declaré ninguna pregunta ya que sino .... jaja me perdía el resto..
Creo que nó, a menos que politicamente sí.

Alguien de ustedes entiende lo que sucede o saben algo al respecto? Huh

Tambien me comentaron mucho antes de surgir ese evento (así separo una cosa de la otra) que la guardia de bonomi esta entrenada por instructores israelíes..¿? Dodgy
 
Reply
#7
Lo del agente encubierto no parece mala idea, así como los agentes de civil con pelo largo y barba o como quieran estar.
 
Reply
#8
Todas las herramientas pueden ser MUY BUENAS, siempre depende de como se utilicen.

Si sos mecánico y encontras un fierro podés utilizarlo para hacer palanca en tu trabajo diario, te facilitaría mucho a la hora de sacar un motor (como ejemplo). Si un delincuente encuentra antes ese mismo fierro lo podrá utilizar para pegarle a alguien, es el mismo fierro pero se utiliza de manera diferente.

No está de más tener más herramientas para trabajar. Tampoco me parece malo centralizar la inteligencia siempre que sea bien utilizada por gente competente y sepa del tema.
 
Reply
#9
NO HAY CHINOS HOY
Preocupa desaparición de ciudadanos extranjeros en el país, a los que "no se puede ubicar"
El ministro de la SCJ Luis Charles señaló que en una ocasión, de cuarenta ciudadanos chinos "sólo se encontraron a tres". Jaime Trobo llamará a comisión al ministro Eduardo Bonomi.

http://www.montevideo.com.uy/contenido/Preocupa-desaparicion-de-ciudadanos-extranjeros-en-el-pais-a-los-que-no-se-puede-ubicar--352594
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)