• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Operaciones de Mantenimiento de la Paz
Culminada la rotacion del Batalón Uruguay, las tropas comienzan a realizar su aclimatación al terreno, reconocimiento del área de operaciones y ensayo de los planes operativos.

Compañias de fusileros y compañia logistica realizan marchas por el área de operaciones para familiarizarse con el terreno.

[Imagen: jZLHF1c.jpg]

[Imagen: ZLqHt6L.jpg]

[Imagen: 3OH4ujZ.jpg]

La compañia de fusileros desplegada en el Oe del Congo, mas exactamente en su capital Kinshasa, practica el plan de defensa de las instalaciones que tiene que defender por misión.

[Imagen: EbnEQFM.jpg]

[Imagen: piqRXiU.jpg]

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
Los cascos azules uruguayos combaten en el Congo, aunque luego de 18 años sus efectos pacificadores están en tela de juicio

BUSQUEDA
Congo (Sergio Israel, enviado)

El sargento 1º Sergio González está tranquilo y de muy buen humor. Comienza la última guardia en el cuartel de Butembo y faltan apenas unas horas para volver a casa.
“La misión termina cuando entro a mi casa y abrazo a mi hija”, acota el Zorro, un soldado salteño que casi siempre tiene una broma pronta, aun cuando todos están apretados y se escucha el ruido de los fusiles cargados.
Esa tarde, al tomar el turno, el sargento cambia la bermuda de colores por el uniforme camuflado y deja caer con suavidad su metro noventa por el pequeño cuarto que queda al lado de la entrada, donde un grupo de soldados se pasan novedades y reciben órdenes de un teniente preocupado por registrar en un formulario los fusiles FAL, las ametralladoras y los equipos asignados a la tarea de vigilar la base.

Por el camino, el sargento ha tenido tiempo de explicar a un milico nuevo, al que se reconoce por el uniforme pixelado chino, cómo ajustarse el chaleco antibalas para que un disparo no le quiebre las costillas.
“¿Quién le enseñó a ponerse así el chaleco?”, protesta sin esperar una respuesta del avergonzado soldado de 22 años y una cara llena de granos.

Apenas toma el mando mira de reojo una planilla y da órdenes precisas y breves, sin apenas levantar la voz, pero con la decisión necesaria: no dejar cascos ni chalecos en el piso, hay bichos y un pequeño escorpión puede complicar la semana; antes de abrir la puerta hay que identificar al que llega. Parece algo básico, pero puede salvar la vida.
Todos están muy cansados. La rotación ha dejado la base casi sin gente, pero el trabajo hay que hacerlo igual.
El mayor Andrés Batista y el teniente Nicolás Balestrassi, dos oficiales con liderazgo, son ascendidos en la plaza de armas. Batista recibe el grado de teniente coronel y Balestrassi pasa a ser teniente 1º.
Es un acto sobrio, a las 0700 en la plaza de Armas, encabezado por el general Gustavo Fajardo, que ha llegado desde Minas para la rotación.
A pocos metros de la puerta del cuartel, Fury espera en silencio con la poderosa y temida ametralladora .50 montada. El veterano blindado anfibio canadiense Mowag, curado de sus heridas y repintado, también se ha ganado el respeto y el descanso. Ha recorrido con dignidad las pesadas calles de la ciudad, cruzado puentes enclenques y se ha hundido y salido del barro de la Ruta 2 casi sin protestar.

La barra del Fury, con González de jefe de carro, ha estado varias veces bajo fuego en las villas y ha salido sin bajas y con la frente en alto, aunque dos de los combatientes se han tenido que marchar antes de tiempo a casa (ver recuadro).
El tanque no es un Sherman M4A3E8, el suboficial no es Brad Pitt y tampoco los milicianos Mai Mai son comandos de la SS de Hitler, como en la película que todos han visto más de una vez.

La mayoría de los soldados uruguayos de la compañía Delta, que en el último año ha estado desplegada en Butembo, sabe lo que vale. Tienen claro que no vienen de pelear contra el ISIS en Siria, pero también son conscientes de que ya no son los mismos que llegaron, en junio de 2017, a esa ciudad desconocida, oscura y peligrosa en la frontera del Congo con Uganda, donde tiene lugar una guerra larga y sin tantos titulares de prensa.

Dominar Butembo
Un mes después de haber tomado el mando en Goma, el coronel Walter Berger, jefe del Batallón Uruguay IV de los cascos azules desplegado en el Congo, recibió una orden precisa: dominar Butembo.
Más allá de patriotismos, el mando ha entendido que Uruguay no puede darse el lujo de la negligencia que sí pueden países con grandes contingentes como India, Pakistán o Bangladesh y que la calidad pesa, de modo que cada orden debe cumplirse con la máxima eficiencia.

Berger y su estado mayor actuaron este año convencidos de que solamente el buen desempeño profesional de los militares asegura que el país continúe en el Congo, mientras la misión de ONU permanezca en ese complejo país que ocupa casi el mismo territorio que toda Europa.
En cada misión asignada a la reserva de la fuerza multinacional está en juego la permanencia de Uruguay en la única misión grande que se mantiene, una actividad que, después de pagar todo, deja cerca de un millón de dólares mensuales libres al Ejército.

Además de mejorar los ingresos de los que participan, gracias a las misiones la Fuerza se ha podido equipar estos años, así como también ha mantenido al personal bien entrenado y con la moral en alto a pesar de los bajos salarios que se pagan en casa.
Hasta ahora, las misiones han sido una actividad voluntaria, aunque extraoficialmente se maneja que quizás en un futuro pasen a ser un destino más.
La ONU ofreció a Uruguay abrir un segundo batallón, pero el país no estaba en condiciones de responder con la rapidez que se necesitaba y el lugar fue ocupado por un contingente de Ghana, quedando abierta la posibilidad de desplegar una nueva compañía (140 efectivos) al noreste del país.
Aunque ya en Puerto Príncipe (Haití) y en Bunia los uruguayos habían entrado en combates duros, para orgullo de los soldados desplegados en África, el comandante en jefe Guido Manini hizo mención a las operaciones en su discurso del Día del Ejército.

La fuerza de tierra tiene su base más grande en la ciudad de Goma (cerca de Ruanda) y una compañía está desplegada en la capital, Kinshasa, aunque Bunia y Butembo fueron los sitios más calientes para los uruguayos. La Fuerza Aérea opera en Bukavu (Kivu del Sur).
Al frente de la compañía Delta fue designado el capitán Fernando Machado. El convoy, que debió marchar al ritmo del más lento, demoró casi seis días en recorrer los 320 kilómetros que separan Goma de Butembo, avanzando con cautela por una carretera en malas condiciones y llena de “fuerzas negativas” de algunos de los alrededor de 40 grupos armados.

Después de disfrutar del rojo paisaje del volcán Nyiragongo por las noches, atravesar la selva y la sabana, pasar por el costado del parque nacional Virunga, subir a casi 2.000 metros sobre el nivel del mar y dormitar con un ojo abierto y el fusil bien a mano, la Delta por fin llegó a destino. Recibió la base de parte de los sudafricanos y se puso manos a la obra.

Había que hacer todo a la vez. Poner en condiciones la base para que los 140 efectivos pasaran lo mejor posible, asegurar el perímetro (poco antes habían matado a dos soldados sudafricanos que hacían guardia) y comenzar con la misión de proteger civiles.

Para dar cumplimiento a la orden del coronel Berger, Machado hizo lo único que correspondía: comenzar con patrullajes en la zona asignada a pesar de que no tenían buenos dormitorios ni cocina y los primeros 21 días se alimentaron de las odiosas bolsas de ración de combate.
La zona había sido ganada por diferentes grupos armados que disputaban el poder local; de modo que soldados veteranos, con 30 años de servicio, que nunca antes habían disparado un tiro -salvo en prácticas y maniobras- que habían hecho toda su carrera en tiempos de paz, sin más sobresaltos que una sanción mal puesta, recibieron un bautismo de fuego. 

Unos hombres negros, armados con fusiles rusos Kalashnikov y lanzas, disparaban sobre ellos. Algunos lo hacían en desorden y se retiraban apenas recibían respuesta, pero otros demostraban conocimiento de las tácticas de combate e incluso portaban lanzadores antitanque RPG-7.
Los oficiales y el personal se habían preparado para la misión. Habían entrenado y estudiado e incluso tenían apoyo de psicólogos, pero nadie sabe cómo va a reaccionar ante el estrés del combate, al que se suma la convivencia con muchas horas de encierro, lejos de sus afectos e inmersos en una cultura diferente.

“Una mierda”
“Venimos del país de Suárez y Cavani”, dice el teniente en una patrulla que busca información militar acerca de los Mai Mai. El traductor y el oficial saben que lograr la confianza de los vecinos es muy difícil, porque las bandas actúan sin piedad y atemorizan a los que dan información.

Los niños, al borde del camino, saludan con un gesto de alegría que conmueve al más recio. Pero la realidad golpea.
“Cuando matás, ya estás muerto. Sabés que no está bien. La lista de las personas en las que confiás se hace más corta. El tanque es la casa y la tripulación la familia. Lindo paisaje, lindas mujeres, pero es una mierda”, resumió su experiencia un soldado poco antes de finalizar la misión.
El equipo del Fury estuvo en cuatro de los cinco incidentes con disparos en los que se estima que hubo una docena de muertos. No es fácil saber cuántas bajas se hicieron, porque los Mai Mai, para mantener el mito de inmortales, no dejan a los caídos.

Los uruguayos evitaron la fuga de la cárcel de Butembo en agosto, un incidente que los sorprendió en plena patrulla a pocos metros de la base y también participaron en varios choques con fuego cruzado en los que liberaron villas y las devolvieron a las autoridades locales.

Para no alarmar a los familiares en Uruguay, el mando ordenó sacar de Internet un video casero hecho con cámaras GoPro en el que se muestra la toma y liberación de la pequeña localidad de Vuhinga, a unos 60 kilómetros al norte de Butembo, para algunos un antes y un después en su vida militar.

El patrullaje permanente de la ciudad ayudó a los uruguayos a estrechar lazos con la población. Aunque no faltan los gestos agresivos para los extranjeros blancos, los muzungu, muchos locales comenzaron a confiar en las tropas de la ONU, porque dan mayores garantías que los milicianos, las bandas y el propio ejército y la policía congoleses.
En Kinshasa y otras ciudades, incluso, los uruguayos han servido para evitar que la represión de las manifestaciones sea aun más cruenta, siguiendo el mandato de protección de civiles que consta en su MOU (Memorando de entendimiento).

Los incidentes de Pavuka y Vuhovi y sobre todo el extraño y cruento ataque al cuartel de cascos azules de Tanzania, en diciembre en Beni, con al menos 15 muertos y medio centenar de heridos, mostraron lo precaria que es la calma en esa zona del Congo, donde conviven entremezclados diferentes conflictos: étnicos, económicos y políticos.
“Tenemos la impresión de que las FARDC (Ejército congolés) y la Monusco (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo) se preocupan más por sus propios intereses que por proteger a la población local”, concluyó un agricultor de la zona fronteriza.

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
(06-14-2018, 10:42 PM)Terminus escribió: Los cascos azules uruguayos combaten en el Congo, aunque luego de 18 años sus efectos pacificadores están en tela de juicio

Para mi no están en tela de juicio, en absoluto. Los cascos azules, especialmente los uruguayos son la línea que impide que en el Congo ocurra una nueva masacre.

Si los cascos azules se van, los desmanes volverán a este país alejado de la mano de dios.
-- Invencibles combatieron el 8 de febrero de 1846 --
 
Reply
Tropas uruguayas rescatan a mujer en linchamiento, en R.D.Congo

[Imagen: 5365.jpg]
22.06.2018| Batallón "Uruguay IV" en República Democrática del Congo

Una patrulla del Equipo de Combate “Delta”, desplegado en la ciudad de BUTEMBO, observó fuera de su ruta planificada, en la aldea de K LONDO (3 kilómetros al este de Butembo) una aglomeración de personas que llamo su atención. 

Al dirigirse al lugar, se observó que se trataba de un linchamiento. Una multitud rodeba a una mujer atada mientras la agredían. El Jefe de Patrulla decidió intervenir, saltando inmediatamente a la acción para su rescate. Se estableció un perímetro de seguridad alrededor de la víctima y la multitud se apartó, rescatando a la mujer. Se le proporcionaron primeros auxilios y se contactó a la Polícia Local para que evacuaran a la mujer del lugar. 

De no haber alterado el recorrido de la patrulla e intervenido, muy probablemente hubiera sido violentamente asesinada. 

Luego de controlada la situación y habiéndose otorgado los primeros cuidados médicos por parte de una enfermera de combate, la víctima fue entregada a la Policía local. 

[Imagen: 7iUBxsv.jpg]

[Imagen: etphanT.jpg]

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
No logro entender que es lo que está en "tela de juicio".

Para mi está mas que claro. aunque los aspectos políticos y el tema económico de algunas grandes que arman revueltas entre tribu no se resuelvan, el aspecto humano está muy claro que es lo que se necesita, mas de esto !!!
 
Reply
Excelente información.
¡Esto no sale en la televisión!

Menos con el Mundial...
 
Reply
Reinstrucción de Primeros Auxilios y Acciones ante explosivos improvisados
[Imagen: 5368.jpg]
22.6.2018 | Contingente Nacional en Península de Sinaí

Como parte del programa de instrucción de protección de la Fuerza, el Contingente Nacional en la MFO (Fuerza Multinacional de Paz y Observadores) en la Península de Sinaí, recibió la reinstrucción trimestral de Primeros Auxilios y Acciones Inmediatas ante Artefactos Explosivos Improvisados.

Este programa de instrucción incluye además otras tareas esenciales de la misión, como tiro, orientación, supervivencia en el desierto, manejo defensivo y recuperación de vehículos.

Las mismas son evaluadas en la prueba Force Skills, la competencia más representativa de la MFO con el propósito de demostrar la fortaleza, lucha, disciplina, así como la preparación y el trabajo de equipo de cada país participante

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
¡Gracias por la información!
 
Reply
El general José Alcaín fue designado como Jefe de la Mision de las Naciones Unidas en India Pakistán.

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)