• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Nueva Ley Orgánica Militar
#11
Como en la ley de retiro y en el frustrado proyecto de impuesto a los retiros y pensiones militares los frenteamplistas creen que pueden hacer leyes sobre el asunto militar sin considerar la opinion de los expertos (que son los militares) y que ademas son los que sufrirán los efectos de las mismas.
Esto es muy diferente a tener el control civil sobre lo militar, esto es desconocer las peculiaridades y la esencia de la vida militar, es seguir mirándonos como sus enemigos.

INTERNA MILITAR (WEB)
EL Pais


Molestia con Menéndez por la ley

El ministro dijo que consultó a los jefes de las Fuerzas Armadas.
En la cúpula de las Fuerzas Armadas circula cierto malestar con la presentación que el ministro de Defensa Nacional Jorge Menéndez hiciera esta semana ante el Parlamento sobre el contenido de la reforma de la ley orgánica militar.
Fuentes de militares confiaron a El País que los mandos se sintieron "desplazados" en la ocasión y no pudieron dar su opinión sobre el asunto ante el sistema político.

El ministro Menéndez dijo en la comisión que hubo "consultas" a los comandantes en jefe sobre los detalles del proyecto, pero que su opinión no era "vinculante". Que haya sido elaborado "en consulta no quiere decir aceptación de todos los planteos realizados" por los jefes castrenses, aclaró.

En la reunión de la comisión, el diputado nacionalista Gonzalo Novales preguntó al ministro cómo fue el proceso de elaboración del proyecto de ley, y si en él intervinieron las fuerzas y sus respectivos comandantes en jefe.

Menéndez explicó que lo primero que hizo "fue reunirnos con los comandantes y con el director del Estado Mayor de la Defensa", para ver las líneas generales de lo que se pretendía de este proyecto de ley.

Luego, explicó que "hicimos consultas a los distintos comandos. Algunas tenían que ver con cuestiones estrictamente técnicas y otras evaluaciones de carácter estratégico, no necesariamente vinculantes en la elaboración del proyecto".

"O sea que este proyecto fue hecho en consulta, lo cual no quiere decir aceptación de todos los planteos realizados. Fue elaborado en el Ministerio de Defensa Nacional por un equipo de trabajo en consulta con el Estado Mayor de la Defensa y con los distintos comandos de las tres fuerzas", informó el ministro a Novales.

Menéndez ha sostenido que la opinión política del ministerio la da él mismo ante el Parlamento.

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#12
Guido Manini Ríos aseguró que si se aprueba la Ley orgánica militar impulsada por el FA, impulsará su derogación
21/05/2019, 17:07

El excomandante en jefe del Ejército la considera perjudicial especialmente para el personal subalterno de las Fuerzas Armadas.
En 2018 el gobierno remitió al Parlamento un proyecto para modificar la ley orgánica vigente que data de 1974.
El proyecto se vota este miércoles y cuenta con los votos del Frente Amplio para ser aprobado en diputados. En general además cuenta con el apoyo del Partido Independiente y de Unidad Popular. Para Manini, una ley así debería tener un respaldo más grande.
Manini asegura que la ley perjudicará al personal subalterno.
Según Manini los recortes en el número de coroneles no obedecen a ningún estudio serio y aumentar las exigencias de ingreso a la carrera militar marginará a quienes no tienen oportunidades de estudio. Por eso el excomandante del ejército anunció que impulsará su derogación


Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#13




Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#14
(05-21-2019, 10:44 PM)Terminus escribió: Guido Manini Ríos aseguró que si se aprueba la Ley orgánica militar impulsada por el FA, impulsará su derogación

En la misma línea iba el PN, y seguramente el PC tambien se sume a derogar este mamarracho.
-- Invencibles combatieron el 8 de febrero de 1846 --
 
Reply
#15




Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#16
El Frente Amplio y las FF. AA.

Por Julio María Sanguinetti

El Senado acaba de votar el proyecto oficialista de Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas. Se hace sin escuchar siquiera la opinión de los Comandantes en Jefe de las tres Fuerzas. Tampoco se ha procurado un acuerdo ampliamente mayoritario, tal cual debe ser en materias en que, como la defensa nacional o la política exterior, se definen los elementos sustantivos de la soberanía nacional. En el lánguido final de un gobierno fracasado, se vota a tambor batiente una ley que debiera ser de Estado y apenas llega a serlo de un solo partido.

La ley se pretende justificar porque “desaparece” el concepto de seguridad nacional acuñada por la dictadura. Se ignora que en la ley de 1986 ya quedó derogado. Lo mismo ocurre con la obediencia debida, que en la ley de 2006 quedó suprimido, porque ningún subordinado está obligado a cumplir órdenes manifiestamente contrarias a la Constitución y la ley. Las ampulosas proclamas de que se borran los vestigios de la dictadura son simples discursos demagógicos, cuando ya la legislación avanzó claramente en estos años de democracia.

Partimos, entonces, de proclamas falsas y de un afán político de legislar a cualquier precio, con ese claro designio antimilitar que le ha caracterizado. El núcleo esencial es ese: en el Frente Amplio no hay comprensión para lo que significan las Fuerzas y en estos 14 años de manejo del Estado no ha mejorado. Apenas Eleuterio Fernández Huidobro alteró esa machacona rutina rencorosa. Pesaban en él, todavía, aquellos viejos vínculos que en algún momento le permitieron a los tupamaros y a un grupo militar pactar treguas y acuerdos más allá de las jerarquías institucionales. Pero eso fue solo Eleuterio y en ese contexto tan particular de antiguas camaraderías clandestinas. El Frente Amplio ha hecho del antimilitarismo parte de su mística. Ha instalado la mentira de que los tupamaros luchaban “contra la dictadura militar”, cuando notoriamente solo lo hicieron contra la democracia y en el momento del golpe ya no existían (en su mayoría estaban presos). Han logrado soslayar que cuando ocurre el verdadero golpe militar, el momento en que las Fuerzas Armadas subordinan al Presidente civil, en febrero de 1973, todos los sectores frentistas, con la sola excepción solitaria del Dr. Carlos Quijano, estaban prontos para subirse al carro de un gobierno “cívico militar, nacional y popular”. En ese momento la dictadura no era repudiable si los incluía.

Detrás de todas esas falacias persiste la inquina antimilitar. Se reduce drásticamente el número de coroneles de Ejército sin que ello responda a una nueva estructura orgánica, a un nuevo diseño trazado sobre la base de un organigrama de funciones. Es simplemente una arbitrariedad que intenta su justificación bajo el el titular propagandístico de “reducir el número de oficiales superiores”, como si ello hiciera una gran diferencia en el presupuesto general. Se restringe la posibilidad de satisfacer algunas necesidades básicas del personal subordinado, en alimentos o medicamentos, que asumen solo un carácter de excepcionalidad. Se le imponen deberes a la próxima legislatura, como si ello pudiera hacerse. Se establece la posibilidad de reducción de los excelentes liceos militares, que más bien debieran ampliarse. Desaparece la posibilidad de que se le extiende a la familia del militar el servicio fúnebre, aunque haya pagado por él en el pasado. Y etcétera, etcétera. Sin olvidar normas inconstitucionales como la de crear cargos en los 12 meses anteriores a las elecciones.

En otra dimensión demagógica, se transforman los Tribunales “de Honor” en tribunales de “ética”, como si ello cambiara algo fundamental. Es un intento burdo, infantil, de dejar en el pasado el grotesco episodio de los Tribunales de Honor que actuaron en el sonado episodio Gavazzo y que luego de firmados por el Presidente de la República, se han echado atrás, hasta ajusticiando sin causa a un Ministro, luego de que una denuncia periodística dejara en evidencia la dualidad del gobierno.

Todo el contexto de la ley respira revancha. Se invoca a la dictadura y el silencio de los oficiales de aquel lejano y sombrío tiempo como si fuera un cargo moral para las generaciones actuales. No se asume lo que es la enorme tarea de las Fuerzas Armadas hoy, que siguen salvando naufragios casi sin buques o atendiendo emergencias con poquitos helicópteros o estando siempre prontos para enfrentar una inundación o cerrar la frontera nacional ante una amenaza de cualquier índole. Las mismas fuerzas a las que se supone anticuadas cuando son felicitadas por los mandos de Naciones Unidas por dificilísimas misiones de mantenimiento o imposición de la paz.

Somos pocos hoy los que podemos decir que estuvimos en contra de la absurda guerrilla antidemocrática tanto como del golpe de Estado que se dio cuando ya estaba derrotada. Somos unos cuantos más, felizmente, los que trabajamos para que el país retornara a la democracia en paz y sin revanchismo. A nadie le cedemos la derecha en este esfuerzo, que tenemos que seguir llevando adelante, desgraciadamente, cuando aún observamos la sobrevivencia de ese espíritu rencoroso para con las Fuerzas Armadas. No cejaremos en ese esfuerzo y por eso lo primero es desalojar al Frente Amplio del gobierno para constituir una real coalición democrática, votando a las fuerzas tradicionales que han demostrado históricamente esa capacidad de integración de toda la sociedad. 
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#17
La importancia de las fuerzas armadas y su integración social
[/url], [url=https://partidoindependiente.uy/project_category/columnas-mieres/]


Nuestro voto en general con respecto a la necesidad de la reforma de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas ha llevado a algunos a malinterpretar, con o sin intención política, la posición de nuestro partido con respecto al papel de las Fuerzas Armadas en nuestro país.
En efecto, como dijo con total contundencia nuestro diputado Iván Posada en oportunidad del debate parlamentario, el voto está asociado a la señal política de que es necesaria una reforma para actualizar la estructura militar a los nuevos tiempos, particularmente debido a que la Ley Orgánica vigente se remontaba a la época de la dictadura militar.
En tal sentido, acompañamos un conjunto de normas que van en esa dirección y, al mismo tiempo, votamos negativamente y propusimos alternativas bien concretas en todos aquellos artículos que pudieran afectar las condiciones de vida de los efectivos militares y sus familias.
Mucha gente que ha estado más directamente involucrada en los detalles del debate legislativo sabe que es así y ha visto en nuestro partido a un interlocutor inteligente y confiable para la defensa de ciertos derechos y realidades que, lamentablemente no fueron contempladas por el partido de gobierno.
Es más, hemos dicho que esta reforma no es un punto de llegada, sino que habrá que impulsar nuevas reformas en línea con el diseño de una institución militar moderna, actualizada y proactiva para los desafíos de la defensa nacional que nuestro país enfrenta.
Nuestro partido está firmemente convencido, y siempre lo ha estado, de que las Fuerzas Armadas tienen un papel relevante en nuestra sociedad. Creemos que su presencia y protagonismo en una concepción moderna de la defensa nacional es un componente indiscutible.
La institución militar debe tener los recursos tecnológicos y estratégicos suficientes para realizar un control efectivo de nuestro espacio aéreo, de nuestra frontera terrestre y del control del mar territorial y su expansión sobre la plataforma continental, atendiendo a los nuevos desafíos y peligros que la sociedad contemporánea produce con respecto a nuestra soberanía y seguridad interna.
En este sentido, la realidad actual del país está muy lejos del óptimo y será necesario invertir con criterio político en la infraestructura necesaria para que nuestro país defienda eficazmente su soberanía territorial de forma mucho más contundente de lo que hoy tenemos.
Todos sabemos de la importancia del aporte militar al control de la seguridad interna. Sin invadir la competencia de la policía que es y debe seguir siendo la institución del Estado encargada de cumplir con esa tarea vital, el rol complementario de las Fuerzas Armadas a través del ejercicio de la policía en las zonas costeras por medio de la Prefectura Nacional Naval, en la custodia perimetral de las cárceles y la más reciente incorporación de su función policial en la franja de frontera terrestre, ha sido relevante y de cumplimiento exitoso.
También debe señalarse la importancia y la labor positiva del personal militar cada vez que nuestro país se enfrenta a una situación de emergencia o catástrofe. Es particularmente valiosa su participación en diferentes partes del país cuando ocurren las inundaciones, disponiendo de su infraestructura y personal para atender a los inundados, desplegando sus carpas, su capacidad organizativa para proporcionar abrigo y comida a las familias desplazadas ayudando a su recuperación y retorno a sus hogares. Del mismo modo, se ha contado con la participación militar ante emergencias sanitarias generadas por huelgas sindicales en la recolección de residuos en Montevideo.
La presencia de nuestras Fuerzas Armadas en las Misiones de Paz de las Naciones Unidas también ha sido motivo de destaque de nuestro país en el concierto internacional, debido a la profesionalidad y desempeño institucional de nuestros efectivos en diferentes países, en situaciones particularmente adversas y difíciles. El organismo internacional ha expresado en diferentes momentos la importante labor desempeñada por los efectivos militares de nuestro país.
Ha sido muy importante, también, la función de inclusión social que las Fuerzas Armadas han cumplido históricamente al incorporar a jóvenes de origen social muy adverso, proporcionándoles apoyo, instrucción y gestación de valores en las conductas cotidianas. Ha dicho en diversas oportunidades nuestro diputado Iván Posada que se trata de una de las políticas sociales más silenciosas y exitosas durante décadas.
Finalmente, nos preocupan las tendencias existentes actualmente en el debate público que se orientan en un sentido contrario a la integración de las Fuerzas Armadas en nuestra sociedad.
La emergencia de una expresión política emparentada directamente con ex jerarcas militares en actividad hasta hace apenas unas semanas no va en la dirección positiva para una exitosa integración entre la sociedad civil y el colectivo militar. No es buena la apuesta a la exacerbación de los reflejos corporativos, aumentados por la construcción de un discurso reivindicativo y fundado en una amplificación indebida de ciertos discursos (existentes sin duda en ciertos sectores del partido de gobierno) que agreden a las Fuerzas Armadas, para construir una especie de “enquistamiento político” que va en sentido inverso a lo que nuestra sociedad necesita.
También es imprescindible que desde la institución militar y, particularmente, desde sus principales jerarquías, surjan expresiones y decisiones firmes que marquen una fuerte y enérgica ruptura sin atenuantes con actuaciones que durante la época de la dictadura se impulsaron desde los mandos de aquella época.
Nuestras Fuerzas Armadas actuales nada tienen que ver con aquellas que rompieron las reglas de juego democráticas y condujeron un gobierno autoritario que violó los derechos humanos y los valores básicos de la democracia, la tolerancia y el pluralismo.
Por eso es muy importante que las expresiones y las conductas de los mandos militares actuales no sean ambiguos con respecto a la imprescindible condena a aquellas épocas y al compromiso de contribuir con las mayores energías a poder dar respuesta a la demanda insatisfecha de verdad y justicia sobre los ciudadanos desaparecidos en aquellos tiempos.
Nuestro país necesita, de manera imprescindible, que el proceso de integración se realice, dejando de lado las tendencias contrarias que conspiran contra ese objetivo. En esta dirección está fuertemente comprometido nuestro partido.
Pablo Mieres

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#18
Cualquier SOR - ETE hecha humo .


Que diablos tiene que opinar Pablo Mieres ( merda si las hay ) sobre las FF.AA. ???

por favor , cualquiera quiere sacar una tajada , pero se olvida lo que han votado .
 
Reply
#19
Pablo Mieres siempre está bien con Dios y con el Diablo-
Se autodefine de izquierda (pero promueve las políticas económicas de "derecha")
Escribe sobre la importancia de las FFAA como en el artículo anterior, pero termina votando una Ley horrible contra las FFAA.
Es el clásico izquierdista que lo es por ser una zona de "confort" en el imaginario colectivo actual. Es políticamente correcto ser de izquierda, ya que se autoatribuyen la sensibilidad social (de ahí que tantos artistas también lo hacen).
Además, esa misma lógica es la que ha abonado el campo de la demonización de todo lo que no es izquierda.
Todos sabemos que si en una reunión surge el tema de política, no muchos son los que públicamente y sin titubeos dicen "soy de derecha" o "soy anti izquierda". Se expone a las miradas inquisidoras, gestos de desprecio y hasta algún comentario agresivo.
Esa es la violencia que la izquierda ha sembrado en sus seguidores.
Por ese motivo, Mieres aprovechando el viento de cola, se siente cómodo siendo un izquierdista de derecha.
Pero Mieres, no te olvides que no estarás bien con Dios quien sabe lo cerca que estabas del Diablo ni viceversa ;-)
 
Reply
#20
Mieres es un frenteamplista con desodorante

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)