• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Historia de nuestra Armada
#1
Pedro Campbell, el marino artiguista


[Imagen: PP9-560x383.jpg]
 Aprendé del pelirrojo cómo comportarte en tierras extrañas y guapear con quien sea y como sea. ¡Imponente el irlandés!
 
En tiempos en que las provincias reaccionaban contra el patoterismo de algunas jerarquías porteñas (parece algo endémico), el irlandés rescató la más salvaje de las estrategias charrúas, arremetiendo por tierra o por río, resbalando sobre sangre sin dar un paso atrás. ¡Las cosas que tiene la historia!
Por Alberto Moroy 

En la portada una ilustración de libro “Los Corsarios de Artigas”, en el ángulo izquierdo superior, el busto de Pedro Campbell. Pedro para la mayoría de los uruguayos es un desconocido, para la armada y conocedores de nuestra  historia, es un clásico. Artigas lo nombro Comandante General de la Marina, en merito a sus acciones. Hoy sabremos un poco más de su vida y a falta de imágenes, “pintaremos” su historia, la que les permitía  hacer un semblanteado de este “almirante gaucho”.
Se desempeñó en el río Paraná, llevando a cabo diversas operaciones fluviales que exigieron un despliegue de gran audacia. Aplicaba la táctica de “montoneras”, empleando embarcaciones de poco calado y un puñado de hombres alternativamente jinetes, infantes o marineros armados de sables y fusil, que saltaban al abordaje de las naves enemigas y continuaban el combate en las riberas de los ríos hasta conquistar desiguales triunfos.
 
¿Quién era Peter Campbell?
Nació en Irlanda en 1780, probablemente se desenvolvía como aprendiz de un curtidor. Se alistó en el regimiento 71 Highland, una de las divisiones que en julio 1805 navegó por el cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica). Llegó al Río de la Plata en el año 1806 como sargento, formando parte de la “primera” de invasión inglesa, estaba al mando del teniente coronel Denis Pack Patrick Island, sobrino del General Bersford, Patrick, cayó herido en la calle luego de pelear con un moreno (llamado Braulio), que custodiaba la casa de los Gómez y Farías. El y otros dos, Peter Campbell y John Kameli, quedaron heridos y luego atendidos por la familia Gómez y Farías. Más tarde Patrick Island  se casó con Bartola una de las hijas de Gómez y Farías.

[Imagen: F1-OK2-560x308.jpg]
Uniforme del regimiento 71 Highland / Rendición de Beresford ante Santiago de Liniers

Desertó poco antes de la Reconquista, aunque se sabe que estaba herido. Vivió en varios lugares en Entre Ríos y en Corrientes (Arg.), trabajando como curtidor  y empleado de Ángel Fernández Blanco (hacendado y militar argentino), destacándose como jinete y tripulante de pequeñas embarcaciones. En todas estas actividades ganó fama de valiente y audaz, además de jefe capaz de pequeñas partidas, ejerciendo distintas actividades: arreos, caza, robos, navegación fluvial o guerra. Tenía fama de haber vencido a decenas de hombres en duelo, a los que no mataba, pero causaba heridas graves. Adoptó las costumbres y las ropas de los gauchos, por lo que pudo pasar por uno de ellos.
 
Posible antecedente de la guerrilla gaucha
Tal vez Campbell como soldado inglés, haya presenciado o sabido del abordaje del buque de guerra “Justine” con 25 piezas de artillería, por parte de los gauchos de  Güemes en la barranca del Retiro (Buenos Aires) cuando quedó varado (agosto de 1806) No más de treinta gauchos armados con lanzas, boleadoras, facones, sables y algunas tercerolas, además de fusiles cortos, descendieron la empinada barranca (Retiro, donde está el reloj de los ingleses) y zambulleron en el rio,  logrando rendir a su tripulación (100 hombres) luego de breve y reñido combate.

[Imagen: F228-560x370.jpg]
Martín Miguel de Güemes / Abordaje del Justine

 John Robertson de 14 años llega a Argentina (Invasiones inglesas)
Conocida la ocupación de Buenos Aires por Home Riggs Popham, se reactualizan los viejos planes para la captura de las colonias españolas en América. En Portsmouth (Inglaterra) se prepara otra expedición, de 3.000 soldados, al mando del Brigadier General Robert Craufurd, la que sería escoltada por un escuadrón naval al mando del Contra-almirante George Murray. Craufurd zarpa de Falmouth el 12 de noviembre de 1806 con sus tropas escoltadas por una fuerza al mando del Capitán de Navío Robert Stopford, compuesta por los navíos de 74 cañones Spencer, Ganges, Captain  y Theseus, más los Nereid , Paulina , Haughty , Jackdaw  y Crane ; la componían además 37 transportes en los cuales embarcaban los aproximadamente 4.000 hombres Entre ellos, como pasajero venia John Robertson nacido en de Edimburgo (Escocia), de 14 años y pertenecía una familia de profesionales de situación holgada.

[Imagen: F325-560x365.jpg]
John Parish Robertson/ Home Riggs Popham   

John Parish Robertson, su primer encuentro con Campbell (“Cartas de Sud América”): Hallándome sentado una tarde bajo la galería de mi casa, llego muy cerca de mi silla un hombre a caballo; era un tipo enjuto, huesudo, de torvo aspecto y vestía como los gauchos llevando además dos pistolas de caballería y un sable de herrumbrosa vaina, pendientes de un sucio, cinturón de cuero crudo. Tenía la patilla y el bigote colorados, el pelo enmarañado del mismo color y formando greñas espesas debido al sudor y al polvo que lo cubría; el rostro requemado por el sol parecía casi negro y estaba cubierto de ampollas hasta los ojos”.
Más adelante refiere que venía acompañado de otro irlandés a quién Campbell llamaba su “paje” (Eduardo) Robertson al verlos llegar con ese aspecto dijo para sí: “Ave María, ora pro nobis” y un poco más adelante dice lo siguiente: “Me dirigí al interior de la casa para ordenar que trajeran cerveza o aguardiente y algunas monedas de plata, pero cuál no sería mi sorpresa (y también mi satisfacción) cuando el que hacía de superior se sacó respetuosamente la gorra, hizo una cortesía bastante desmañada y me habló en mal español bien aquí. El acento con que habló en español, el rostro mismo, el pelo rojo y los ojos grises y brillantes, me revelaron enseguida que se trataba de un hijo de la isla Hermana (Irlanda), transformado en gaucho, y en un gaucho de aspecto más imponente que todos los nativos conocidos por mi”. Recobrado mi sorpresa, pregunté al extraño huésped “a quién tenía el honor de hablar”…
¡Por Dios! – exclamó – ¿No conoce a Pedro Campbell? … Canbél – agregó acentuando mucho la última sílaba -. Pedro Canbél como me dicen los gauchos. ¿Así que nunca me oyó nombrar por ahí? … Entonces usted es el único caballero que no me conoce en la provincia. Oh!, Míster Campbell! – le contesté – no solamente lo conocía de nombre sino también de fama, aunque esta es la primera vez que tengo el honor de saludarlo”.
Grande fue el trato que los hermanos Robertson tuvieron desde ese momento con Campbell, relaciones comerciales en las cuales pudieron aquilatar la honradez de nuestro héroe, así como la ágil imaginación que le permitía resolver rápidamente los problemas más difíciles. El mayor elogio de estas condiciones esta sintetizado en esta frase de John P. Robertson: “No pude dejar de pensar en que jefe de administración hubiera sido un hombre como Campbell y lamenté no haberle visto emplear sus condiciones en servicio del Duque de Wellington”.

[Imagen: F421-560x359.jpg]
Litografía ocupación inglesa de Montevideo (Edward Orme en 1807)

Pedro Campbell
En 1811 se enroló en una goleta (posible balandra Americana), al mando del francés Ángel Hubac, (ex. ayudante de Liniers) con el que más tarde se unió a la guerra ofensiva contra los realistas de Montevideo. Participó, junto a Guillermo Brown, en abril de 1814 en la liberación de la isla Martín García y de la victoria naval de Montevideo.
En diciembre de 1814 se pasó con una pequeña embarcación a su mando a las tropas de José Artigas, ya irremediablemente enfrentado con Buenos Aires. Campbell decidió defender los ideales republicanos y federales, y ofrecer sus servicios a Artigas, quien le encomendó el mando de una flotilla en el río Paraná. De modo que prestó servicio por varios meses en la pequeña flota artiguista en los ríos Uruguay y Paraná. Es posible que haya participado en la larga guerra que enfrentó a Santa Fe con Buenos Aires. Tuvo durante años un verdadero dominio sobre el Río Paraná, impidiendo que Gaspar Rodríguez de Francia desde el Paraguay, pudiera enviar ayuda a Buenos Aires para destruir la Liga Federal.

[Imagen: F522-560x378.jpg]
Lanchones similares a los que uso Pedro Campbell en 1814 
Pabellón  uruguayo de 12 de Julio de 1830
Gaspar Rodríguez de Francia
http://i163.photobucket.com/albums/t311/...uistas.jpg
 
Del 9 de Enero de 1818. José Artigas 
Gloria a los Libres de Oriente que supieron triunfar sobre los tiranos. Acabo de recibir parte del Sr. Comandante en Jefe don Gorgóneo Aguiar, de haber triunfado ayer nuestras armas gloriosamente sobre las inmediaciones de Gualeguaychú. Los porteños salieron en número de 400 hombres de Caballería ‘de Dragones Montados que se hallaban en observación del Comandante Ramírez. Al momento llegó Aguiar en auxilio de éste, y la energía de los bravos Orientales decidió la acción tan pronta como gloriosamente. Apenas se ha tornado un oficial prisionero y como 90 soldados: el resto feneció en el campo de batalla habiendo quedado en nuestro poder un cañón de a 4 (diámetro de la bala) y todo el armamento de aquella fuerte división Felicito a V. S. y denlas conciudadanos por los honores del triunfo. El coronará las sienes de los Libres, si con la misma eficacia todos somos empeñados en la persecución de los tiranos. V. S. lo hará entender a los pueblos de esa provincia como tan interesada en perseguir los tiranos.
Tengo el honor de saludar a V. S. con todo mi afecto. Purificación, 9 de Enero de 1818
José Artigas

En 1818 Peter Campbell se hizo cargo del segundo escuadrón de las fuerzas navales de Uruguay, con sede en Goya y Esquina. Se convirtió en comandante naval en jefe de la región y el azote de la flota de río de Francia, dictador paraguayo. El 21 de agosto 1818 Artigas nombro a  Campbell  como el primer comandante naval de la flota patriota. Es sobre la base de esta cita que el irlandés es reconocido como el fundador de la marina uruguaya. En septiembre de 1818 Campbell logró apoderarse de dos buques que transportan armas para el ejército paraguayo. Entre enero y marzo de 1819, junto con las fuerzas de tierra del gobernador Estanislao López  Avanzando en la ciudad argentina, las fuerzas federalistas combinado derrotó a los porteños en Cepeda (1 de febrero 1820) y San Nicolás (13 de febrero 1820). En agosto,  de 1818  Andrés Guacurarí, el ahijado de Artigas y comandante de los guaraníes, ocupó la ciudad con sus fuerzas, acompañado del irlandés Campbell. Ambos impusieron su autoridad a los notables correntinos y repusieron en el gobierno a Méndez

[Imagen: F625-560x297.jpg]
Andrés Guacurarí / Caricatura Pedro Campbell
[Imagen: F719-560x353.jpg]
Ubicación de Goya y Esquina / Estanislao López
Cultura marítima y portuaria
Ref. http://construyendoelmuseoportuario.blog...ino-y.html
 
Atribuido a Pedro Campbell (relato que lo pinta a él y la época)
Atacamos fulminantemente, arrojando sin asco metralla a quemarropa. Juntamos la banda del lanchón contra la del falucho, largamos los ganchos y ahí sí le subimos como arañas por estribor, indios y gauchos a los gritos, sonando los cuernos y las trompetas a lo loco. ¡Sí, aquello era una verdadera locura! Luego les metimos carabina, y entramos a los sablazos cuerpo a cuerpo. ¡Aquello era un baño de sangre!  ¡Y “pa pior” facones y sables desafilados…. oxidados! Suerte que tenemos experiencia en la “carniada” que si no ¡largábamos el cuajo! Recuerdo mis tiempos de curtidor, allá en lo de Fernández Blanco y estoy ducho en el manejo del facón,….”refalábamos” por la sangre desparramada en la cubierta. Los paraguayos eran bravos pero finalmente los reducimos y nos quedamos con las armas y el resto del botín.” “¡Venga compadre!”, dijo al gobernador Méndez, ¡vamos a beber por la prosperidad y larga vida a don Pepe (Supuestamente José Gervasio Artigas) y por su tocayo mi gauchito el ahijado! Y le pidió al gobernador que debía decir: Hip, Hip, Hurra y como debía repetirlo tres veces, a la inglesa.

[Imagen: F817-560x318.jpg]
Batalla de Cepeda (Cañada de Cepeda, Santa Fe, Argentina.) ¡El pabellón uruguayo que se ve es de 1830, la batalla 1820!

En enero de 1819, la escuadra de la Liga Federal acecha al general Juan Ramón Balcarce que escapa a toda marcha con su infantería y artillería.  El 7 de enero de ese año, en horas de la mañana y de la tarde, se produce un choque en el río Paraná entre las fuerzas navales de Campbell y las del nombrado Balcarce. Campbell logró apresar dos lanchones de la escuadrilla porteña, y el jefe de ésta se retiró desconcertado al puerto de San Nicolás de los Arroyos, con autorización de Balcarce, que ya estaba en Rosario, donde había licenciado la caballería y enviado su renuncia como jefe del Ejército Expedicionario de Santa Fe. Tras abandonar Rosario, Balcarce manda incendiarla. Pronto tuvo el ejército de Buenos Aires que continuar su repliegue; se encontró en San Nicolás de los Arroyos el 5 de febrero de 1819, donde resistió un nuevo y feroz ataque de la escuadra comandada por el irlandés Campbell. Finalmente, las fuerzas porteñas retroceden hasta Buenos Aires.

El 26 de diciembre de 1819, volverán a enfrentarse el comandante de marina Pedro Campbell y el capitán Ángel Hubac. (El mismo a quien sirvió en 1811) .El primero contaba con una escuadra pequeña de 5 naves, que fue con las que hizo frente a la flota porteña mandada por el segundo. Frente a San Nicolás de los Arroyos, Campbell intenta sorprenderlo pero antes de llegar al abordaje el tiro certero del enemigo le hunde la nave “Oriental” y le avería gravemente el “Artigas”. Pero a pesar de estas dos bajas, las tropas de asalto del irlandés, compuestas por gauchos e indios, logran pisar la borda de las embarcaciones enemigas y ponen en fuga a Hubac, en dirección a San Pedro, provincia de Buenos Aires.

Dice Bartolomé  Mitre (Arg.) sobre Pedro Campbell 
Campbell era el inventor de una nueva táctica de combate que consistía en que la infantería montada y armada de fusil con bayoneta, cargaba un gran galope como caballería, se dispersaba en guerrillas del mismo modo, echaba un pie tierra por parejas o grupos, cuidando uno de los caballos y rompía el fuego dentro del tiro de fusil. En caso de avance, se cargaba y reconcentraba a caballo o a pie, según obrase como infantería o caballería, y en caso de retirada, saltaba rápidamente sobre sus caballos Y se ponía Fuera del Alcance de su enemigo. Esta operación era protegida por escuadrones de verdadera caballería que servían de reserva”. Táctica similar, a esta que le había dado tan buenos resultados para los combates en tierra, empleo en los combates navales, abordando por sorpresa a las naves enemigas en medio de la gritería de los indios y gauchos que tomaban por sorpresa a Hubac, quien no sabía cómo actuar rápidamente para contrarrestar.
El 13 de febrero de 1820, se produce el tercer choque entre Campbell y Ángel Hubac en las bocas del río Colastiné (Santa Fe), en un intento del irlandés por quedarse con la flota unitaria. En la refriega, y a pesar de que fueron destrozadas las naves de Pedro Campbell, Hubac pierde la vida en la defensa de su buque el 30 de julio de 1820. Ese día, una batalla naval pone fin a la escuadra de la Liga Federal de los Pueblos Libres, al resultar hundidas las embarcaciones “Carmen”, “Correntina” y “Victoria”. Meses más tarde, al ser precariamente reparados los navíos federales, el infatigable Campbell lucha contra las fuerzas del marino Manuel Monteverde, el apoyo naval del sublevado Francisco “Pancho” Ramírez.
El 8 de agosto de 1820 los correntinos se pronuncian contra Artigas, y el Cabildo de Corrientes delega en la figura de J. José Fernández Blanco (hermano de Ángel, patrón de Pedro Campbell en 1809) el mando militar de la provincia. Tras varios procedimientos, Fernández Blanco logró la detención de Pedro Campbell, aunque meses más tarde fue liberado. Entonces, busca un exilio tranquilo en el Paraguay de Gaspar Rodríguez de Francia pero, ni bien atraviesa la frontera, es detenido y confinado en la Villa del Pilar, a orillas del río Paraguay (300 km al  SO. de donde fue  estaba confinado Artigas), donde pasó sus últimos días curtiendo cueros. Murió en el año 1832, a la edad de 50 años, fiel a una causa, abandonado y lejos de su terruño irlandés. Sus restos fueron repatriados (1961) a Uruguay  y yacen en una urna frente al panteón de la Armada Nacional.
Ubicación Villa del Pilar 26°52’0.99″S 58°17’6.17″W
[Imagen: F913-560x367.jpg]
Los dos hermanos Juan José F. Blanco (retrato) Ángel F Blanco (Foto)
Coincidencias históricas
Pedro Campbell (Hijo) tuvo un hijo en Soriano Uruguay  el 23 de enero de 1835, estaba casado con María Shan
 
El 28 de noviembre de 1840 reaparece el ex teniente coronel  Denis Pack Patrick Island (el que vino con Campbell), sobrino del General Bersford (compañero de Pedro Campbell durante las invasiones inglesas) en la batalla de Quebracho Herrado (Córdoba Arg.) Su nombre se había modificado, ahora era Pedro Islas. Herido en una pierna, el Comandante Isla, continuaba disparando los cañones, por más que la suerte ya estaba echada. Y ocurrió algo insólito; frente a la diezmada formación de artilleros, casi derrotada, un federal asomó entre la humareda con un trapo blanco en la mano. Cargaba a un chico de unos cinco años que depositó junto a las carretas de los emigrados que estaban estacionadas a un costado del camino. Los dos bandos se paralizaron. El jinete Federal se acercó al unitario Isla y le solicitó: La bendición Padrino”. Isla lo reconoció, era el hijo de Peter Campbell e Isla había sido su padrino de bautismo.
El general Pacheco, que comandaba la vanguardia Federal, se acercó; y Campbell, luego de cuadrarse le dijo: “Yo, Pedro Campbell, comandante del ejército Federal, que he levantado bandera blanca para traerle a la madre este corderito que encontré en el campo, y que soy hijo del Comandante Federal Pedro Campbell, vencedor en Cepeda, pido al Señor General Pacheco por la vida de mi padrino, el Comandante Isla y la de los valientes que forman ese cuadro; y por la vida y la libertad de las mujeres y niños que están en esas carretas, y por haber levantado bandera blanca en lugar de bandera colorada, y por pedir cosas que no debo, pido también ser fusilado”.
Pacheco, que había sido guerrero de la independencia, y sabía diferenciar una empresa libertadora de una contienda civil, dio a entender que no había visto nada y se retiró.
Además, se perdió Juanita, la hija de Tola y Patricio Islas; fue hallada la niña por un soldado federal, quién la llevó a la carpa del General Oribe; este la llevó a su casa a Córdoba, donde fue educada. Isla, tal vez con la ayuda de su ahijado Campbell, logró huir; rumbo al Norte hasta Catamarca y se refugió en el Convento de San Francisco. Allí lo encontró una patria Federal, y lo ejecutó en la esquina de la Iglesia, el 6.4.1841 Cuando Campbell (hijo)  llegó a Catamarca, ordenó fusilar a los cuatro tiradores de su propio bando que habían terminado con la vida de su padrino, al veterano soldado irlandés y acriollado sobrino de Beresford. Tola, la viuda de Isla, pasó años buscando a su hija Juanita, y finalmente la recuperó.
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#2
Capitán (Cuerpo Prefectura) Luis Esteban Musetti Comini

Escrito en 30 Abril 2014.
[Imagen: LuisMusetti.jpg]
Prefectura de Colonia informa que el día 5 de mayo se efectuará un acto recordatorio por 27 aniversario del fallecimiento en acto de servicio del “Sr. Capitán (Cuerpo Prefectura) Luis Esteban Musetti Comini”.
HORA 11:30 en el CEMENTERIO DE COLONIA
Desarrollo:
Hora 11:15 Recepción de asistentes.
Hora 11:30 Palabras del Prefecto de Colonia. Colocación de Ofrenda Floral. Toque de silencio. Fin del Acto


LUIS MUSETTI.

Reseña:
27º aniversario de la desaparición física en acto de servicio del capitán (Cuerpo Prefectura) Luis Esteban Musetti Comini.
En el mes de mayo del año 1987, el Capitán Musetti, que se desempeñaba desde el año 1985 como subprefecto del puerto de Nueva Palmira, se encontraba en la ciudad de Colonia por motivos familiares cuando, quiso el destino que en horas de la tarde y en forma voluntaria embarcara, en primer lugar, en la lancha ROU 71 junto al prefecto de Colonia para asistir a algunas embarcaciones que solicitaban auxilio.
Posteriormente, en horas de la noche y con condiciones de tiempo extremadamente adversas se traslada por tierra en un vehículo hasta la zona conocida como “Matamora” próximo a Riachuelo, zarpando en una embarcación neumática con la misión de intentar rescatar a 2 tripulantes argentinos que habían encallado su velero llamado “Delirio”.

Fue así, que a pesar de la fuerte sudestada existente, desestimó los peligros a que se enfrentaba, teniendo como norte el cumplimiento de una de las tareas más caras y nobles para nuestra institución, a costo de la propia, como lo es “salvaguardar vidas humanas en el mar”.
Su deceso ocurrió entonces tratando de salvar la vida de 2 ciudadanos argentinos que no conocía, los que finalmente fueron rescatados por prefectura en buen estado de salud, no corriendo la misma suerte nuestro camarada, que fue encontrado sin vida el día 5 de mayo a la altura de la desembocadura del Arroyo Rosario.

 Durante estos 27 años que han pasado desde aquel día trágico, muchas cosas han cambiado pero lo que se mantiene intacto es el respeto y el ejemplo del Sr. Capitán Musetti hacia nosotros y a las futuras generaciones por su compromiso, valor, honor, coraje y el amor a nuestra prefectura y que ajeno a cualquier especulación y egoísmo, ofreció lo más valioso que tenía: “su vida”.
Aprendimos que una persona muere solamente cuando la olvidan y NOSOTROS, SEÑOR Capitán (cuerpo de prefectura) Luis Musetti… ¡Nunca lo olvidaremos!
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#3
Centenario de la 1a expedicion a aguas antarticas de nuestra Armada Nacional





Big Grin Big Grin Big Grin
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#4
LA HAZAÑA DEL ALFÉREZ CÁMPORA
La vuelta al mundo en 1.046 días
El último sobreviviente del “Alférez Cámpora” recuerda el regreso triunfal de hace 55 años.
FOTO

[Imagen: 593c658062498.jpg]
Carlos Costa: con 88 años, recuerda las peripecias de navegar. Foto: Ariel Colmegna
ANDRÉS LÓPEZ REILLY
11 jun 2017

El 16 de diciembre de 1962 tres jóvenes oficiales de la Armada se transformaron en los primeros uruguayos en completar la vuelta al mundo en el velero Alférez Cámpora, luego de recorrer más de 60.000 kilómetros en dos años, diez meses y 16 días.

Sobre el horizonte de aquella mañana espesa y con llovizna, dos enormes buques grises solemnizaban la ceremonia a una milla náutica de distancia. De uno de ellos partió el cañonazo que demarcó el límite del esfuerzo, la frontera de un regreso que miles y miles de personas celebraron sobre la costa y luego tapizando 18 de Julio, desde la Plaza Independencia hasta el Palacio Municipal.
El velero regresaba empavesado en señal de triunfo, con el pabellón patrio flameando, luego de tocar 58 puertos. Eran miles las anécdotas, las preguntas, las incertidumbres sobre aquella gesta que había seguido muy de cerca el periodista de El País Carlos María Gutiérrez, quien hizo junto a los marinos la última etapa de aquella histórica singladura, cruzando el Atlántico desde Dakar —la capital de Senegal— hasta Montevideo.

Casi tres años antes, el 31 de enero de 1960, la partida había sido más sobria, pero tampoco pasó desapercibida. El yate de 14,75 metros de largo y sus tripulantes se hicieron a la mar en aquella oportunidad escoltados por varios barcos, entre sirenas y vítores, pañuelos y sombreros sacudidos al viento.
"Nos llevábamos muy bien, nos queríamos mucho porque sabíamos que la vida de uno dependía del otro. Incluso nos entrenamos para manejar el barco entre dos, por si uno caía al agua o se enfermaba. Y se podía manejar hasta con uno solo. Izábamos la spinnaker, que es una vela muy grande, y lo hacíamos solos. El barco ayudaba al tener timón de rueda, que se podía dejar quieto", recuerda Carlos Costa (88), el último sobreviviente del Alférez Cámpora, haciendo gala de una prodigiosa memoria, al ser entrevistado en su casa del Prado en la que vive con su esposa María Luisa.

El colofón de aquel viaje increíble no pudo ser mejor: las vidas de los marinos nunca corrieron peligro por tempestades o enfermedades, no tuvieron grandes discrepancias en la cotidianidad de enfrentar a un océano solitario un día sí y otro también, el barco no tuvo roturas que gravitaran y llegaron a casa cargados de historias y experiencias únicas. Sin embargo, la odisea comenzó con una verdadera tragedia.

Originalmente, los expedicionarios eran cuatro y resolvieron extirparse el apéndice para que una apendicitis no los sorprendiera en medio del océano. Uno de ellos, el alférez Adolfo Cámpora, de 26 años, falleció como consecuencia de un accidente en la cirugía. Fue entonces que el barco, que se llamó originalmente Microcosmos cuando fue botado en 1934 en Ámsterdam y después Achernar, pasó a denominarse Alférez Cámpora.

"Era una gran persona, un joven muy alegre", recuerda Costa, quien fue el único de los cuatro que no se hizo la operación, por consejo de su médico. En el tiempo que trabajaron juntos, haciendo pruebas de navegación y proyectando la travesía, Cámpora puso de manifiesto su temperamento, espíritu de lucha y tenacidad.

Aventurarse al mar.
El velero zarpó del Buceo el 31 de enero de 1960 tripulado por el alférez Jorge Nader, de 30 años, nacido en San Carlos; el alférez Carlos Costa, también de 30 años, nacido en Melo y criado en el campo, y el guardiamarina José Firpo, sanducero de 28.
Según las crónicas de Carlos María Gutiérrez, que luego dieron lugar a un libro publicado por Ediciones de la Plaza, cuando todo estuvo listo y se contó con el dinero necesario (unos $ 300.000 de la época, reunidos a través de donaciones, el patrocinio del Yacht Club Uruguayo e incluso de venta de bienes personales), los mandos de la Armada dieron su autorización, homologada por el Poder Ejecutivo, para una travesía que se consideraría "acto de servicio".

Por eso fue que Nader y Costa ascendieron en la carrera y regresaron ostentando el cargo de teniente.
El Alférez Cámpora se estibó con no demasiados equipos y repuestos, 3.000 latas de conserva, bolsas de azúcar y otros alimentos, además de bidones de aceite comestible, combustible diesel y kerosene para la cocina y el Primus al que había que "destapar" cada tanto y "darle bomba" para que funcionara. También se embarcaron unos 300 libros, desde relatos de navegantes a manuales de mecánica y enfermedades tropicales. Entre ellos estaba el clásico Kon Tiki, que lleva el nombre de la balsa utilizada por el explorador noruego Thor Heyerdahl (1914-2002) en la expedición de 1947 que hizo por el Océano Pacífico desde Sudamérica hasta la Polinesia. Los libros estaban en estantes encima de sus literas, por lo que era habitual que echaran mano a ellos en los momentos de descanso.

Nader era el mayor (se llevaban un mes de diferencia con Costa) y representaba al barco en cada lugar que visitaban. "El capitán era quien llevaba la navegación de un puerto a otro. O era Nader, o era yo, porque Firpo no era navegante, era encargado de máquinas", recuerda el sobreviviente.

Prepararon el viaje durante más de cuatro años bajo la dirección del capitán de corbeta Ulises Walter Pérez. "Una vez fuimos a Buenos Aires y otra vez a Florianópolis. Ahí fue que Pérez dijo que estábamos capacitados para dar 20 veces la vuelta al mundo, porque no nos afectaba nada el mar y teníamos el estado físico adecuado", señala Costa.

El Alférez Cámpora, de dos mástiles, no era un barco veloz, pero sí marinero y muy fuerte: tenía casco de acero con tres secciones estancas, 14.75 metros de eslora, 4.20 metros de manga y 2.40 metros de calado (parte sumergida). Se cambió su motor por un diesel de seis cilindros de 65 caballos de fuerza y se le incorporó otro más pequeño a nafta para la recarga de baterías. No tenía radar ni ecosonda para medir la profundidad, por lo que la navegación dependía de instrumentos clásicos y de una guardia en cubierta 24 horas.

La profundidad la medían como hace cinco siglos. "Yo les decía: estamos mejor que Colón, porque él no sabía a dónde iba y nosotros sí. Para medir la profundidad teníamos una sonda de mano, que es una cuerda con un plomo abajo. Uno agarra práctica y se da cuenta cuando toca el fondo y afloja el peso del plomo, ahí se sabe que hay bajofondo", anota Costa, mientras se encuentra parado junto a la maqueta del Alférez Cámpora que guarda dentro de una urna de vidrio.

Navegación y tormentas.
El máximo tiempo que estuvieron en el agua fue de 32 días, entre la hoy Sri Lanka (isla asiática ubicada en el golfo de Bengala, que antes se llamaba Ceilán) e Inglaterra, país que los trató "fantástico". "Sacaron el barco, lo revisaron y lo pintaron sin costo", recordó Costa.
La vida a bordo y en los puertos sería de estricta austeridad, aunque muchas veces se codearon con figuras y políticos que los veían como fenómenos y querían conocerlos. En Tahití recibieron a bordo la visita del actor Marlon Brando, quien se encontraba filmando la remake de Motín a bordo, que evoca el alzamiento, en 1787, de los marinos de la fragata británica Bounty. "Para nosotros era una persona más, no le prestábamos importancia", dice Costa al recordar la presencia de la estrella de Hollywood sobre la cubierta del Alférez Cámpora.
Por suerte, nunca se enfrentaron a una tempestad que les hiciera temer por sus vidas. "Cuando uno da la vuelta al mundo, se agarra todo tipo de tormentas. Alguna vez pensamos que era difícil salir, pero siempre salimos. Firpo navegaba muy bien con viento en popa, que es muy difícil. Pero uno después se habitúa y todo eso es bobada", dice el viejo marino con displicencia.

Tampoco tuvieron problemas graves de salud. "Ni un resfrío tuvimos, nada. Una vez, navegando desde las Islas Galápagos a Tahití, yo sentí un dolor en el vientre. Y no me había operado del apéndice, lo hice muchos años después siendo capitán de corbeta porque me atacó una apendicitis", agrega Costa. (Su esposa María Luisa anota que esto ocurrió en 1988).

La proa de una hazaña de tres marinos.
Solo quedó la proa del Alférez Cámpora, que se exhibe a la entrada del Museo Naval del Buceo.

[Imagen: 593c65cf989b5.jpg]
Solo quedó la proa del Alférez Cámpora que se exhibe en la entrada del Museo Naval del Buceo.
Foto: F. Ponzetto

"Me arrepiento de no haber leído lo suficiente antes de visitar algunos de los lugares en los que estuvimos, para conocer mejor la historia. Llevábamos cerca de 300 libros, algunos de los cuales están en casa", señala el único sobreviviente de la odisea, Carlos Costa (a la derecha en la foto de época). También guarda los faroles del barco y una réplica de bronce de la campana. José Firpo (derecha) murió en 1995 y Jorge Nader (al centro) en 2012.

BITÁCORA.
Corned Beef y amores de puerto.
La escasez de alimentos frescos obligaba al encariñamiento forzado con el corned beef y el arroz. Los tripulantes alternaban guardias de tres horas al timón con seis de descanso, aunque las pausas solían ser interrumpidas por los trabajos propios de una embarcación en la que la disciplina y la instrucción juegan papeles fundamentales.
Por eso, llegar a los puertos era para ellos un verdadero bálsamo.

"Tratábamos de divertirnos. Éramos solteros y sin compromisos. Teníamos la libertad de hacer lo que queríamos", confiesa Costa a sus 88 años.
"En Rodas (Grecia) estuvimos cerca de un mes", sostiene. Y menciona a una "novia" a quien recuerda con nombre y apellido. Su esposa, que se casó con él pocos años después, anota con mirada filosa: "Dice no tener memoria, pero de ella se acuerda perfecto". Y Carlos, casi en un susurro, menciona a una segunda joven que conoció durante aquel largo viaje.

Quejas sobre la Marina y el Frente.
Carlos Costa dice que luego de la travesía donaron el barco a la Marina y que este terminó "como chatarra". También que tuvo años difíciles en la Marina por algunas personas que le hicieron la vida imposible. Y que el Frente Amplio, cuando Tabaré Váz-quez fue intendente de Montevideo, rechazó una iniciativa que llegó a la Junta para denominar a un espacio libre de Carrasco Alférez Cámpora.

"Tenemos recuerdos del Ejército, de la Fuerza Aérea, pero no de la Marina. Incluso en la Marina, siendo yo comandante de un barco, me mandaron a cuidar la cocina del Hospital Militar".

"En la Junta Departamental dijeron que no había suficientes antecedentes. Lo que pasa es que no los habíamos votado", sostiene Costa. Probablemente, en aquel momento pesó el hecho de que Nader fue vinculado a hechos ocurridos durante la dictadura.
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 2 invitado(s)