• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 1 voto(s) - 5 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Guerra de las Malvinas
#21
Interesante nota de Clarin sobre un nuevo libro.
Una vez más, la improvisación parece ser la regla en Argentina.
No quiero spoilear, pero la manera en la que expuso el capitan Trombetta a sus hombres es increible! de un desprecio absoluto.


A 40 años de la Guerra de Malvinas: el bautismo sangriento del primer enfrentamiento
Adelanto exclusivo del libro “Desembarco en las Georgias. Intimidad de un bautismo sangriento”.

Resto de un helicóptero Puma en Malvinas.
El plan operativo de la Junta incluía tomar también el 2 de abril las Islas Georgias para quitarle al Reino Unido el único escalón previo a las Malvinas en el Atlántico Sur y para recuperar, claro, ese territorio largamente reclamado. Para esa misión reservó veinte hombres del Batallón de Infantería de Marina 1 que serían llevados por la corbeta Guerrico y se sumarían a los hombres del Bahía Paraíso y al grupo Alfa para desalojar a los británicos de Grytviken. Todos ellos se integrarían en el Grupo de Tareas 60.1.
La decisión de llevar la corbeta al sur se tomó casi al mismo tiempo de su ingreso a dique seco, para tareas de mantenimiento, previstas desde enero. Así fue que comenzó una “loca carrera”, en palabras de su capitán Carlos Alfonso, para volver a armar la corbeta con todos sus sistemas y disponer el buque para que albergara a veinte hombres, además de su tripulación. El 29 de marzo lograron salir al mar luego de montar todo contrarreloj y meter a los infantes poco menos que a presión. Al día siguiente de zarpar el tiempo empeoró y navegaron desde allí hasta la isla San Pedro con olas que barrían la cubierta y con una marea cruzada que acentuaba el balanceo.
La Guerrico era un clásico buque de guerra fino y largo, muy veloz —podía navegar a 24 nudos, casi 10 más que el Bahía Paraíso—, pero con mal tiempo se movía en extremo. (...) Sufriendo en la bodega, respirando los gases de los motores y los vahos de sus compañeros, el conscripto clase 62 Alberto Rivera viajaba sin saber misión ni destino. Estaba terminando la “colimba” y listo para salir en comisión para inscribirse en la Facultad de Ciencias Económicas cuando llegaron las órdenes y se cancelaron todos los permisos. Su jefe, el teniente Guillermo Luna, no sabía mucho más que él, aunque el movimiento febril en la base Puerto Belgrano indicaba que entrarían en operaciones. Faltaba saber cuándo y contra quién.
El dato aparecería pronto, cuando en la Guerrico saltaron las alarmas porque detectaron que los perseguía un submarino. La plana mayor del buque presionó a Alfonso y este terminó confesando que la operación era “contra los ingleses”. Luna concluyó entonces que los estaban “mandando al muere” por las condiciones en las que se venía desarrollando la operación. Su segundo, el teniente Roberto Giusti, coincidía en el diagnóstico y lo terminó de confirmar cuando detectó que la munición que le habían dado estaba vencida.
(...) Recién el 1º de abril les informaron que deberían ocupar Grytviken y al día siguiente supieron, por los altoparlantes del buque, que habían conquistado las Malvinas y también de la muerte de (Pedro Edgardo )Giachino. Poco después, Luna y Giusti averiguaron que había veintidós marines atrincherados en la isla, los mismos que habían estado en Mar del Plata en febrero. La preocupación de los tenientes por su destino inmediato se quintuplicó.
Después de cinco días de navegar con temporal, el estado físico y anímico de los infantes y oficiales era calamitoso. Casi no habían podido comer por el mareo, ni dormir porque los catres que habían improvisado no cumplían la función de contener los cuerpos. El mal tiempo no cedía y el trasbordo de equipo y hombres al Bahía Paraíso no iba a ser posible, así que se pasó la operación para el día siguiente.
Esa misma noche, (el capitán de navío César) Trombetta llamó a su camarote al piloto Busson del Alouette para informarle que transportaría las tropas que tomarían Grytviken y que debía coordinar la acción con los encargados del helicóptero Puma del Ejército. Busson dijo que se ocuparía entonces de artillar el Alouette, pero ahí el comandante lo paró y le aclaró: “Armas no, es una operación política, no militar”. Un tanto desconcertado, el piloto se fue a intentar dormir pero no pudo. Despertó entonces a uno de los mecánicos, le hizo soldar dos planchas de acero de tres milímetros al piso del helicóptero y con un chaleco antibalas improvisó un almohadón protector para su butaca. Iría desarmado, pero todo lo protegido que pudiera.
El teniente Luna pensó que los mandaban al muere. Su segundo lo confirmó cuando vio la munición estaba vencida.
El capitán Alfonso no conocía ni un poco las aguas que navegaba porque no tenía cartas náuticas ni había estado antes en la zona. Por eso, la primera tarea que le encargaron a Busson en el amanecer de aquel viernes 3 de abril fue ir a llevarle los mapas ingleses a la corbeta para que pudiera maniobrar en la caleta Vago, en cuyo fondo se encontraba Grytviken.
El tiempo había mejorado y sobre las 7 pudieron hacer el traspaso de la fracción, con todo su equipo y armamento, por una planchada colocada entre las embarcaciones. En la cubierta de vuelo, Trombetta se cruzó con (Alfredo) Astiz y le anticipó que debería ir a buscar a los británicos, que se entregarían en el muelle, y le señaló una lancha de desembarco.
—Pero hay helicópteros. Esta no es la manera de ir a buscarlos. Se van a resistir… —intervino el buzo Ramos. A su lado, Astiz permanecía en silencio.
—¿No quieren ir? —los desafió Trombetta.
—Nunca dijimos eso, pero hagamos una incursión en helicóptero y veamos de tener las mejores comunicaciones —retrucó Ramos mientras su jefe seguía en silencio.
—Bueno, vayan nomás que yo me arreglo —cerró molesto el comandante antártico.
Minutos después, Trombetta lo convocó a Luna y le encargó la misma operación. El teniente le planteó sus reparos por la falta de planificación y por la oposición que podrían encontrar de los británicos.
—Usted la única oposición que puede tener es la de un científico con algún rifle de caza —le mintió Trombetta y lo apuró diciéndole que si tenía “miedo” lo mandaba a Astiz con sus hombres.
Luna le respondió que no tenía miedo, pero que no le ocultara información. Trombetta se mantuvo en que los británicos no se resistirían. El responsable de la fracción salió enojadísimo del encuentro y le dijo a Giusti: “Nos están cagando. Los veintidós marines nos van a cagar a tiros”.
En la mesa de arena la operación sería sencillísima. El Alouette reconocería la zona y marcaría un sitio propicio para que aterrizara el Puma con los soldados. Mientras, por radio, se intimaría a los británicos a que se rindieran. El desembarco aéreo se haría en tres oleadas, una llevando los soldados de Luna, otra los de Giusti y la tercera con el resto de los infantes, armas, municiones y pertrechos. Desde la caleta, la corbeta Guerrico haría de apoyo.
En la cubierta del Bahía Paraíso, los infantes recibieron cien balas cada uno y mil los que tenían las dos ametralladoras MAG, además de recomendaciones para subir y bajar del helicóptero, cosa que nunca habían hecho. Mientras los aleccionaban, los asistentes de vuelo les ajustaban correajes y mochilas para evitar accidentes con las aspas. La misión, les comunicaron, sería una ocupación “simbólica y pacífica” de la isla. En especial, remarcaron, había que ser gentiles y tener mucho cuidado con los científicos que estaban en la estación ballenera. En las instrucciones no hablaron de militares, sino de civiles.

Tapa del libro donde Felipe Celesia cuenta una experiencia que cambió la historia argentina.
Desembarco sangriento
El Alouette despegó para hacer el reconocimiento previo con Busson, su copiloto el teniente Guillermo Guerra y el mecánico Julio Gatti. El clima era propicio para volar con poco viento y algunas nubes sobre los picos de los cerros. Estuvieron como cuarenta minutos sobrevolando la estación ballenera y el destacamento de King Edward Point sin ver a nadie. El lugar parecía abandonado. En realidad, sobre la ladera del cerro estaban camuflados los royal marines con sus fusiles de combate y ametralladoras ligeras esperando la invasión. Suponían que llegarían en lanchas por eso habían colocado explosivo plástico en la playa, en el muelle y en algunos edificios.
En el hospital y residencia del BAS, una construcción de dos pisos cuyas ventanas dominaban la caleta, también esperaba el francotirador del grupo, el sargento Peter Leach. Los científicos británicos se habían refugiado en la iglesia luterana noruega de Grytviken, retirada de la estación, y espiaban desde sus grandes ventanales. Busson definió que el lugar más propicio para que aterrizara el Puma era la playa pedregosa de King Edward Point —la misma que los británicos habían minado—, así que volvió al Bahía Paraíso para guiar a la primera oleada de infantes.
El conscripto Rivera escuchó que iría en el segundo transporte y se quedó más tranquilo porque estimó que la pauta de lo que ocurriría, si iba a haber tiros o no, lo sabrían los de la primera oleada. Desde el puente de mando, por el canal 16 de la radio, Trombetta intimó a los británicos en inglés a que rindieran la plaza.
—No debe aterrizar su helicóptero en esta base. Aquí hay personal militar cuya orden es defender esta base. Repito, por favor no use la fuerza, arreglemos esto pacíficamente —advirtió y sugirió el jefe de los marines, Keith Mills.
En tanto, el Bahía Paraíso y la Guerrico navegaban por la bahía Cumberland hacia la caleta Vago para comenzar el helidesembarco sin que Trombetta les hubiera anticipado la promesa del teniente británico de recibirlos con fuego.
Llegando a la ensenada, sobre las 11, despegó el Puma con doce infantes, el teniente Luna y los pilotos del Ejército. Volaron hacia King Edward Point por encima de los cerros, guiados por el Alouette. Cinco minutos después, Busson marcó el sitio de aterrizaje en la playa —a pocos metros de la zona con explosivos— y se elevó para que el Puma pudiera ubicarse en el lugar señalado. Sin resistencia ni novedades bajaron los hombres de Luna y se desplegaron en actitud de combate. El Puma regresó al buque para embarcar el segundo grupo.
La confusión era enorme por los gritos, las sacudidas y el impacto de las balas.
(...) En el Bahía Paraíso, otros doce conscriptos-infantes abordaron el Puma junto con el teniente Giusti. Subieron peleándose para ver quién se sentaba en las ventanas y disfrutaba del paisaje. Rivera escuchaba discutir a sus compañeros mientras reflexionaba que estaba ante la posibilidad cierta de matar a una persona, algo que jamás había previsto tener que hacer.
Despegaron y esta vez el Puma trazó una ruta sobre el agua, a baja altura, hacia la misma zona de aterrizaje. En el vuelo, desde la Guerrico que entraba en la caleta, le advirtieron al helicóptero que había movimientos en el hospital. Desde el Puma no vieron ningún indicio amenazante y siguieron con su vuelo. Faltando apenas unos metros para tocar tierra, los británicos abrieron fuego con sus fusiles y una descarga masiva de balas se estrelló en el motor y el fuselaje del Puma. Giusti veía venir los destellos luminosos de las balas trazantes.
Rivera, que iba en el fondo de la nave, escuchó que el soldado a su lado gritaba: “¡Me dieron!”. Levantó la cabeza y vio caer a su compañero Mario Almonacid con un balazo en la cabeza y mucha sangre. Casi inmediatamente advirtió que Mario Águila estaba tirado inerte, muerto. El segundo de Giusti, Alejandro Ibáñez, también estaba en el piso con el rostro lleno de sangre. Empezó a chorrear un aceite caliente del motor que estaba arriba de la cabina. La confusión era enorme por los gritos, las sacudidas y el impacto de las balas.
El piloto Alejandro Villagra giró el helicóptero con los pedales y huyó de las balas británicas hacia la otra costa de la caleta. El motor humeaba y los controles se ponían duros por la falta de líquido en los sistemas hidráulicos. A medida que avanzaban, el motor fallaba e iban perdiendo altura. Busson venía atrás, gritándoles que piloto y copiloto tiraran juntos de la palanca apoyándose en el tablero.
—¡Me caigo, me caigo! —gritaba en la radio Villagra.
El Puma no se cayó, pero pegó un golpe fuerte contra el suelo fangoso de la isla que los tripulantes absorbieron como pudieron. Villagra se agarraba la cabeza y repetía que no sabía cómo había llegado hasta ahí. Desde la otra orilla los marines seguían tirando. Giusti ordenó salir de la nave, dejar las mochilas, tomar posiciones y llevar a los heridos a una zona a cubierto de los disparos. Uno de ellos se quedó parado, petrificado, mirando la nada.
Rivera agarró a su compañero Juan Pérez, que tenía un balazo en un glúteo y lloraba de dolor, y lo arrastró hasta una hondonada. Misma operación hicieron con Manuel Bórquez, que tenía una disparo en la cintura. Giusti le dio sus binoculares al conscripto Manuel Lezama y le pidió que subiera un poco por la ladera e identificara de dónde venía el fuego. Cuando Lezama determinó que venían del hospital, Giusti subió con una ametralladora MAG y comenzó a devolver las balas. A esa distancia, unos cuatrocientos metros, tiraba por aproximación sin ver el blanco. Los que no estaban paralizados o heridos, tiraban al voleo con sus fusiles FAL. El olor a pólvora enrarecía el aire.
Fuego desde el mar
En la otra orilla, sin saber bien dónde estaba y sin posibilidad de comunicación más que con el Bahía Paraíso, Luna y sus hombres eran atacados desde varias posiciones. La Guerrico decidió entonces entrar en la caleta para atraer el fuego de los británicos y participar de la pelea. La maniobra funcionó y Luna dejó de recibir fuego porque este se concentró en el puente de mando de la corbeta, sobre estribor. Estallaron algunas ventanas mientras se oía el impacto metálico de las balas golpeando y atravesando el casco, que no era blindado.

Corbeta Guerrico. Entró en acción para atarer el fuego británico.
Al mismo tiempo, comenzaron a tirarles con bazucas. El primer intento quedó corto y erraron otros dos, pero el marine David Combes, con un cañón portátil Carl Gustav, le pegó a la corbeta apenas por arriba de la línea de flotación y le abrió un boquete considerable. La tripulación de la Guerrico respondió con la ametralladora de 20 milímetros.
En el intercambio, los marines logran acertarle a la ametralladora, que quedó fuera de servicio, además de herir a varios argentinos con las ráfagas, el más grave el guardiamarina Ricardo Pingitore, con un tiro en la cabeza. Quedaba para responder la ametralladora de babor, pero de poco sirvió porque funcionó dos tiros y se trabó.
Alfonso decidió usar los cañones de 40 milímetros, mientras entraba y salía de la caleta para achicar el flanco, algo un tanto complejo, si no imposible, para un buque de ochenta metros que se movía en un espejo de agua pequeño.
El cañón derecho tiró cinco veces y se rompió, el izquierdo disparó cuatro proyectiles y se trabó. En la maniobra murió el sargento apuntador Patricio Guanca, alcanzado por los disparos que venían desde la costa. El arma más poderosa de la corbeta, el cañón de 100 milímetros, ensayó un tiro que cayó tristemente a pocos metros de la proa. Presuntamente, los baños de agua salada durante el temporal lo habían dejado en mal funcionamiento. Con un muerto, siete heridos —dos graves— y prácticamente sin armas por los desperfectos, Alfonso decidió retirarse de la caleta para ponerse a salvo y probar un ataque de más lejos. En la incursión por las aguas de Grytviken la corbeta había recibido más de mil doscientos disparos.

Alfredo Astiz, criminal de lesa humanidad. En 1982 fue enviado a ocupar las Georgias del Sur
El Alouette en tanto había logrado aterrizar junto al Puma y cargar a Águila y Almonacid. Para darle ánimo, durante el vuelo Busson le tendió la mano a Almonacid, que agonizando se la aferró con una fuerza inusitada y murió. El piloto tuvo que aterrizar en el Bahía Paraíso con una mano y un enfermero lo ayudó a soltarse del fallecido. Mario Almonacid estaba «observado» por el Servicio de Inteligencia Naval por ser hijo de inmigrantes chilenos. Busson subió corriendo al puente de mando y se le fue encima a Trombetta. Tiró un manotazo y el comandante trastabilló y cayó. Por suerte para él, intervinieron algunos oficiales que apartaron a Busson. El piloto volvió al helicóptero y despegó de nuevo rumbo a Grytviken.
(...) Esa misma tarde, mientras infantes y conscriptos sufrían las balas británicas, el gobierno militar conducido por Leopoldo Galtieri, Jorge Anaya y Basilio Lami Dozo, se reunía en Casa Rosada para analizar la situación en las islas y concluía: “En el caso Georgias, ante la imposibilidad de prestar ningún apoyo efectivo, se determinó que se empeñaran medios reducidos tanto en personal como en material, puesto que, de producirse un ataque británico, estos caerían en poder del enemigo”.
Ajenos a este abandono meditado, la vapuleada fracción Luna, más cinco hombres de refuerzo, desembarcados en reemplazo de los muertos y heridos, tomó posesión de las instalaciones cuando zarparon los buques argentinos. El balance de la operación —bautismo de fuego de la aviación argentina— era catastrófico: tres muertos, once heridos, un helicóptero derribado y una corbeta seriamente dañada.
 
Reply
#22
Hace poco estuve repasando dichos del Comandante Aldo Rico (es comando) y es muy crítico con los mandos superiores.

Por ejemplo desde Malvinas pidieron los cañones de 155 mm,solo tenían los de "montaña" (supongo 105) y les dijeron que no porque no se produciría enfrentamiento. Además en su opinión tampoco pudieron llevar suficientes blindados y además estaban demasiado desperdigados por toda la isla. Muchos errores de los mandos, para el era una guerra que se pudo ganar si se hubiesen hecho las cosas bien

Además opina que nunca van a devolver las islas por un tema estratégico en el Atlántico y en la Antártida, otra cosa que opina es que se deberían "ganar" a los pobladores de la isla (difícil), aunque se trataba mejor a los isleños que a los solados, incluso sabiendo que hacían inteligencia para GB.

Otra cosa que desmiente es el nivel de preparación de los conscriptos, dice que tenían la capacitación adecuada para un conscripto. Supone que el ejercito debería se pago y mas profesional.
 
Reply
#23
Cuando se planificaron las operaciones en Malvinas se le solicitó a quien debía realizarla que sólo planificar la toma y este preguntó y la defensa? Le dijeron que no era necesario porque no iba a haber enfrentamiento. Después Menéndez pensó que los británicos iban a atacar directamente Puerto Argentino y no en San Carlos, por lo que tuvieron que improvisar la defensa en los montes que rodeaban. Sin contar que mandaron a la otra isla a un regimiento de infantería de Marina que estaba mejor preparado.
 
Reply
#24
Se me ocurre que en los que hace a los habitantes de Malvinas, siempre van a querer ser británicos. Me parece algo obvio. Entre ciudadano de Argentina y súbdito de Isabel II, por lejos, todos prefieren lo segundo.
En la planificación y ejecución de los conflictos todos cometen errores. En este caso, los argentinos y también los británicos.
Finalmente, hay una teoría que señala que Gran Bretaña impulsó un conflicto en el Atlántico Sur con Argentina. No necesariamente para ir a la guerra, sino para mantener el poderío de la Royal Navy e incluso acrecentarlo. Si se daba la instancia del conflicto armado, por supuesto que se llevaría adelante. Es una teoría para mí con fundamento y tal vez en algún momento se sepa que verdad tiene.
Salvando las distancias, es como USA "empujó" a Japón a la guerra.
 
Reply
#25
También se debería de hablar de la situación de Margaret antes del conflicto.
 
Reply
#26
(02-03-2022, 07:12 PM)Krody2 escribió: Hace poco estuve repasando dichos del Comandante Aldo Rico  (es comando) y es muy crítico con los mandos superiores.

Por ejemplo desde Malvinas pidieron los cañones de 155 mm,solo tenían los de "montaña" (supongo 105) y les dijeron que no porque no se produciría enfrentamiento. Además en su opinión tampoco pudieron llevar suficientes blindados y además estaban demasiado desperdigados por toda la isla. Muchos errores de los mandos, para el era una guerra que se pudo ganar si se hubiesen hecho las cosas bien

Además opina que nunca van a devolver las islas por un tema estratégico en el Atlántico y en la Antártida, otra cosa que opina es que se deberían "ganar" a los pobladores de la isla (difícil), aunque se trataba mejor a los isleños que a los solados, incluso sabiendo que hacían inteligencia para GB.

Otra cosa que desmiente es el nivel de preparación de los conscriptos, dice que tenían la capacitación adecuada para un conscripto. Supone que el ejercito debería se pago y mas profesional.

Aldo Rico era solo un mayor en las islas, con una compañ+ia de comandos, dificil que supiera que se pedía o se dejaba de pedir al continente. Debe de repetir cuentos de oídas.
La artillería que se llevó era la unica de 105 mm disponible, si era de montaña o no los Oto Melara el alcance iba a ser el mismo, menor que el de los light gun británicos. Y si, era cierto que el alto mando y el gobierno pensó que GB no iba a combatir.


En lo de la soberanía de las islas tiene razón, jamás las van a entregar a Argentina por las siguientes razones:
Historica y sentimental: tuvieron muertos herido y mutilados en esa guerra defendiendolas
Estratégica: No solo por la proximidad de la antártida, por ahi pasa la ruta comercial de Cabo de Hornos.
Demográfica: Toda consulta que se pudiera hacer va a tener que contar necesariamente con la participación de sus habitantes  y estos son definitivamente británicos.

En cuanto al nivel de preparación de los conscriptos vuelve a mentir o exagerar. La clase 63 se había incorporado en su totalidad y estaba terminando la instrucción básica cuando fueron llevados a las islas. Hubo unidades en que su conscriptos juraron la bandera en las islas por esa razón.
Las unidades se remontaron a efectivos de guerra con la clase 62 que había sido licenciada a fines de 1981.
Así que el grueso de la tropa no tenia completa la instrucción basica y no habia sido instruida en la colectiva de unidad, pero quizs para Rico esa era la adecuada para ir a la guerra.
Tambien se sacaron a los cadetes de ultimo año del CMN designandoloes subtenientes en comisión con solo tres años de escuela para completar las unidades, lo mismo con los sargentos y cabos de la Escuela Sgto Cabral.
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#27




[color=var(--ytd-video-primary-info-renderer-title-color,var(--yt-spec-text-primary))]Malvinas la historia que pudo ser.[/color]
 
Reply
#28
Un día como el de hoy, 14 de junio de 1982 se rendían las fuerzas argentinas en Port Stanley

[Imagen: FVPB70xX0AMDqPh?format=png&name=small]
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)