• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Un poco de historia
#1
SERVICIO MILITAR
Etiquetas: B. Brum, Educación, Gobierno, J. Batlle y Ordóñez, J. Bernassa y Jerez, J. E. Rodó, J. Serrato
[Imagen: rod%25C3%25B3.jpg]
José Enrique Rodó

Hace tres cuartos de siglo, décadas del 30, Mussolini había creado en Italia los "balilla" batallones de niños y adolescentes; y poco después Hitler, la muchísimo más eficiente 'Hitlerjugend' (juventud hitlerista), que se extinguió peleando en el frente ruso. Pero el pionero en la materia fue el Uruguay, gracias a una iniciativa, en enero de 1915, del entonces presidente José Batlle y Ordoñez. Imbuido del fervoroso entusiasmo bélico pro franco-británico y luego pro yanqui, tan en boga en nuestra sociedad, Batlle decretó a la citada fecha la creación de batallones escolares (a partir de 12 años de edad) y también liceales, para defender al país en el caso de que éste -caso ni remotísimamente posible- fuera atacado por Alemania o Austria. Por si algo faltare para ridiculizar más aún tan absurda posibilidad, la pequeña flota alemana de ultramar del almirante Spee (5 barcos) había sido totalmente hundida a principios de diciembre.


Pero el decreto igualmente saldría con la firma de los Ministros Brum (I. Pública) y Bernassa y Jerez (Guerra y Marina): "Hay verdadero interés en que la juventud adquiera los conocimientos militares indispensables para que pueda actuar con eficacia en la defensa nacional... La implantación del servicio militar obligatorio ofrece, por ahora, algunos inconvenientes, pero pueden obtenerse beneficios suministrando a la niñez enseñanza militar en condiciones que no le originarían ningún perjuicio, y sí, más bien reportarían beneficios apreciables..." (E. Acevedo, 'Anales' V.p.657).
Continúa el autor: "Simultáneamente con el decreto que acabamos de extractar, se dirigió el Poder Ejecutivo a la Asamblea adjuntando un proyecto de ley por el cual se establecía la obligatoriedad de los ejercicios militares en las escuelas primarias y en la Universidad...
El proyecto no cuajó y cuando en la década siguiente el presidente Serrato intentó establecer el servicio militar obligatorio, Batlle se opuso tajantemente, insistiendo con el suyo, "un par de horas por semana destinado a enseñar a los niños en las escuelas los movimientos militares, las voces de mando, etc." (Pedro Manini Ríos, 'La Cerrillada' p.39). Sigue exponiendo Batlle: "La instrucción en el tiro a los jóvenes y los hombres ya hechos podrá ser verdadero entretenimiento también. El Estado fomentaría los concursos vendiendo a bajo precio los proyectiles... A esto se observa que no debe difundirse en los niños espíritu guerrero y que la escuela debe, al contrario, inspirarles mansedumbre y suavidad en sus sentimientos. Contestamos que la escuela no debe tener por objeto engañar a los niños y formarles un falso concepto de la realidad..." (El día, 14 y 19 de enero, 1924).
Señala Manini que el proyecto militarizador de Batlle levantó inmediatas resistencias: inclusive se formó un "Comité estudiantil contra la militarización de la escuela". Éste pidió opinión a Rodó, en el apogeo de la fama e influencia sobre la juventud, y este respondió: "Comprendo y justifico el movimiento de resistencia que ha suscitado la creación de batallones escolares y me inspira simpatía la actitud de protesta que han asumido ustedes en nombre de la juventud. Si rechazo una instrucción militar en las escuelas es porque la considero ineficaz en relación al fin que persigue, e inconveniente con relación a fines más altos. Los batallones escolares no valen como aprendizaje positivo... Pero además, por razones muy superiores a la de esa ineficacia práctica, creo que la instrucción militar no debe principiarse en la infancia.... en la infancia, la sugestión de tal espectáculo no puede menos que ser de sobre excitación de todas las propensiones de odio, de brutalidad y de crueldad acumuladas en el fondo de la naturaleza humana." (J.E. Rodó, El Siglo, 4 de mayo, 1915)".

JORGE PELFORT
EL PAÍS
10 de abril 2006
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#2
RESERVA NAVAL
RESEÑA HISTORICA.
[Imagen: image339.gif]
Quienes Somos
[Imagen: image338.gif][Imagen: image896.gif][Imagen: image1370.jpg][Imagen: image1084.jpg]
Desde los albores de la “Patria Vieja” y en diferentes episodios de la historia, se ha observado el especial compromiso de los ciudadanos civiles de nuestra patria, por enlistarse para desempeñar tareas concernientes a la función militar en atención a circunstancias de conmoción, retornando a sus actividades civiles una vez superadas las mismas. En este sentido corresponde citar la respuesta que tuviera el Primer Jefe de los Orientales, El General Don José Artigas, a la proclama de Mercedes, a la cual acudieron cerca de un millar de Orientales de todos los niveles culturales, sociales y económicos, anteponiendo la causa común a las individualidades.

Con  estos  voluntarios,  que  en  su  mayoría carecían  de  experiencia  militar  y  sin  contar con   medios   apropiados,   se   conformó   el Incipiente  Ejercito  de  la  Patria,  que tan solo un  mes  más  tarde,  en  Las Piedras, tuvo su primer    bautismo     de     fuego,    resultando Heroicamente  vencedor  frente  a  una fuerza armas, lo cual engrandece aún más la hazaña.
De   esta,   misma   manera   se  constituyó  la Flota  Artiguista,   al  mando  del  Comandante de   Marina  Don   Pedro   Campbell,  la  cual dominó  todos  los  ríos de las provincias de la Liga Federal, siendo éste el último en rendirse, retirándose Artigas al Paraguay.

Estos hechos trazaron el rumbo del ideal Artiguista, creando una mística y sana tradición histórica común, que nuestro Prócer expresara en los siguientes términos:

El hecho de servir a mi país es bastante premio. La satisfacción sencilla de conseguirlo, es la única gloria a que puedo aspirar”.

Este sentimiento se refleja fielmente en el espíritu que anima a nuestro RESERVISTAS NAVALES.

Así se consolidó nuestra nación en el siglo XIX, conformando con gran parte de sus ciudadanos, lo que en la actualidad se considerarían “fuerzas de reserva”.

Ya en el siglo XX, el país alcanzó una estabilidad social que, acompañada con la modernización de su organización estatal, lo hicieran estar a la vanguardia en el contexto mundial. Así mismo, viendo la posibilidad de un conflicto bélico como remoto, la función militar se circunscribió a sus efectivos permanentes, profesionalizándose el Servicio Militar.

En 1939, La Batalla del Río de la Plata, conmovió a la tranquila sociedad uruguaya, despertando así un sentimiento patriota, que se transformó en necesidad ciudadana de involucrarse de manera efectiva en la defensa de la Nación.

Frente a estos sucesos, el 20 de Julio de 1940, es promulgada la Ley No. 9943 de INSTRUCCIÓN MILITAR, la cual produce una convocatoria a la ciudadanía. Muchos fueron los Orientales, que se sintieron motivados por el espíritu de patriotismo de defender la Soberanía y la Independencia de nuestro país.

Miles de esos voluntarios y empleados públicos designados, concurrieron a recibir Instrucción Militar y fue en ese momento que se formaron dos Batallones de Voluntarios de Marina denominados: “ Zapicán”, con sede en la Escuela  Naval  y   “Honor   y   Patria”instalado en el ex polígono de la Marina, hoy,  el  actual  Centro de Instrucción de la Armada.

El  que   sería   el   gran   líder  y  primer Jefe      de      estos      Voluntarios,     el Capitán   de   Navío   Don  Washington  MARROCHE,  nos  legó  una  consigna.

El    20    de    Julio   de    1940,  cuando fueron   entregados   los  Pabellones  de Guerra   a   estos   ciudadanos,  en  este sublime discurso, expresó:

“Que los ciudadanos Orientales debían Dar más de lo que la Patria pide y antes de que lo exija”.

Estas palabras constituyen actualmente nuestra guía y son la divisa de los blasones heráldicos de la Dirección de la Reserva Naval.

En el año 1942, ambos batallones se fusionaron, formándose la Reserva Naval, en el Centro de Instrucción, siendo su primer Jefe el Capitán de Navío Marroche quien junto con el Profesor TN (RN) Agustín Beraza, dimensionaron la figura del Comandante Pedro Campbell.

Desde ese entonces, la Reserva Naval viene cumpliendo ininterrumpidamente con la misión y tareas asignadas por el Mando Naval y las leyes vigentes en cada tiempo: complementar las dotaciones de la Armada, defender el Estado efectuando defensa de costas, estando lista ante cualquier emergencia, generando una conciencia marítima nacional en todo el pueblo uruguayo.

Setenta años después, continuando ese rumbo, los ciudadanos voluntarios que ingresan entre los 18 y los 40 años, que sienten vocación por el mar, encuentran su oportunidad en la Reserva Naval. Es así, que se han mantenido los cursos de Oficiales y Marineros en el Centro de Instrucción de la Armada.

En el año 2009, se ha reinstaurado la Dirección de la Reserva Naval y recientemente, el 3 de Diciembre de 2009, se recibió un reconocimiento por parte del Comandante en Jefe de la Armada, al condecorar a los Pabellones de Guerra de la Reserva Naval con la Medalla 15 de Noviembre de 1817, valorando así la entrega voluntaria y honoraria, el entusiasmo y dedicación incondicional de los Reservistas Navales de todos los tempos.


http://www.armada.mil.uy/reserva/
 
Reply
#3
Tanto en Argentina y Uruguay entre 1885 y 1890 ya habían creado Batallones Escolares , era parte de la enseñanza proveniente de Francia que lo estaba usando hacia años .

Hubieron varias épocas en que tuvieron mas o menos auges y continuismo ; en Argentina en los periodos del General Julio Argentino Roca ( 1880-1886 y 1898-1904 ) y en Uruguay en el Periodo del General Máximo Santos ( 1882-1886 ) y del General Máximo Tajes ( 1886-1890 ) .

En Francia Napoleón III fue el mayor promotor de este tipo de enseñanza .

Saludos
 
Reply
#4
[Imagen: 20012012834-001_zpstd7vursi.jpg]
 
Reply
#5
Foto de Alumno del Batallón Escolar Circa 1886 . ( Foto archivo SODRE )

A mediados de 1879 comenzó a funcionar la Escuela de Artes y Oficios.

En ella se aprendía herrería, carpintería, zapatería, construcción de rodados, encuadernación, dibujo, uso de instrumentos musicales, tipografía, platería, armería, tornería y escultura, así como educación primaria para quién no la hubiera cursado.

Esta institución fue una ampliación de los talleres que funcionaban en el Batallón de Cazadores y mantuvo su carácter militar.

Esto explica que quedara como dependencia del Ministerio de Guerra y Marina y que su primer director fuera el Sargento Mayor José Sosa.

En 1887 un Decreto del Presidente General Máximo Tajes dispuso que pasara al Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública, iniciado entonces su obra como institución civil.
Su primer alumnado era complejo y definidos por entonces como incorregibles, vagos y sin trabajo e incluso remitidos por la Policía como infractores.

En total se inicia con 178 alumnos.

Este origen poco honroso marcará en la visión de la sociedad un futuro estigmatizarte para la institución, sin embargo en 1883 el propio Sarmiento que presidió  los exámenes finales definió a la Escuela de Artes y Oficios como la mejor de su género en América del Sur

En lo cultural tuvo un gran desarrollo en lo musical siendo su primer hito la Banda Municipal de Niños, al decir de Lauro Ayestarán:

" La Escuela Nacional de Artes y Oficios, fundada durante el gobierno provisorio de Latorre, forjaba por un lado al instrumentista profesional con la severidad y perfección de un gran conservatorio europeo.
Hasta el hecho de que sus alumnos fueran internos, huérfanos muchos de ellos, y su educación o corrección a cargo del Estado, le acercan al carácter del Conservatorio napolitano o veneciano del siglo XVI" .  (Alfredo Nicrosi, 1999)

En pleno año terrible, siendo Ministro de Guerra durante el Gobierno de Pedro Varela, el Cnel Lorenzo Latorre ordenó la fundación de una Banda Municipal de Niños instalándola en el Regimiento de Artillería (donde hoy está el Cuartel de Bomberos) siendo el director musical el Maestro Alceo Caneschi.

Es el antecedente directo del área musical de la Escuela de Artes y Oficios cuyos objetivos iniciales eran resolver la situación de niños abandonados por sus padres y niños delincuentes por un lado y por otro solucionar el problema de la falta de mano de obra nacional en lo referente a obreros y artesanos  especializados.

De este establecimiento surgieron, totalmente construidos, la cañonera "General Rivera" y tres barcos a vapor ...el : "Paz y Trabajo", "General Palleja" y "General Garibaldi" .

También se contaba con una planta de fabricación. de municiones, fabricándose el cartucho 11mm Remington reglamentario en el Ejército, Marina y Policía.  

Es además el origen del debate entre Figari y Batlle y Ordóñez, que pudiera haber marcado un gran desarrollo educativo de haberse tomado en cuenta las ideas sobre la cultura y el trabajo que propuso el Dr.Figari y también la futura Universidad del trabajo U.T.U.

Fotos y texto cedido por el Sr Javier Iglesias de la Asociación de Amigos de los Museos Militares .


Saludos
 
Reply
#6
A cuanto vago le vendria bien una escuela de artes y oficios como esa.........

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#7
(11-07-2015, 02:12 PM)Terminus escribió: A cuanto vago le vendria bien una escuela de artes y oficios como esa.........

Big Grin Big Grin Big Grin

Si , pero siempre por lo visto nunca fue un " político " el que puso orden o tuvo iniciativas .

Saludos
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)