• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Que eran realmente los tupamaros
#11
El asesinato de Roque Arteche
Otra "ejecucion" de lajusticia revolucionaria como la del peon Baez, y siempre los mismos nombres de quienes la decretaron.
Esta vez un sedicioso, ex recluso, Roque Arteche.
http://www.elobservador.com.uy/amodio-lo...co-n678611
Ni una bala para Roque

En su pasaje por el penal de Punta Carretas, mucho antes de que cayera la democracia, los tupamaros conocieron a presos comunes que estaban en esa cárcel devenida ahora en shopping.
La guerrilla comenzó a operar en 1962, fue derrotada militarmente por las Fuerzas Conjuntas (policías y militares) antes de mediados de 1972 y el golpe de Estado lo dieron las Fuerzas Armadas (Ejército, Marina, Aviación) el 27 de junio de 1973.

Algunos presos comunes se hicieron tupamaros. Tal fue el caso de Roche Arteche, del cual habló el extupamaro Luis Nieto en una película filmada en 2002 y titulada "Estrella del sur". Nieto fue comandante de Arteche en el MLN.
El periodista Leonardo Haberkorn en su libro "Historias tupamaras", da detalles de lo que le ocurrió a este "gambusa", como le decían los tupas a los presos comunes.
Un día Arteche mató de un tiro en un bar al amante de su mujer. El MLN lo refugió en la casa de una pareja de obreros en Colonia.

Con su seudónimo a cuestas –Santiago- y una pistola a la cintura, Arteche abandonó la casa en la que estaba refugiado y se robó el dinero que había allí. Perseguido por la Policía, y ahora también por el MLN, Arteche demoró 15 días en regresar sin pena ni gloria a una carpintería por la que había pasado antes de ser refugiado en Colonia.

Nieto nunca olvidó la mirada que le dedicó Roque cuando lo vio. "Era la mirada de quien se prepara para lo peor".


Nieto, según ralata Haberkorn, "fue a la carpintería y allí lo encontró, encerrado en una pieza chiquita, con el techo de chapa. Hacía mucho calor. Arteche estaba sin camisa, sudando, vestido solo con un short de fútbol. El pelo, que se lo había teñido para no ser reconocido, se le había empezado a despintar. Nieto nunca olvidó la mirada que le dedicó Roque cuando lo vio. Era la mirada de quien se prepara para lo peor".
"Me planteó que él no era como nosotros. Que nosotros éramos distintos. Me confesó que cuando estaba en Colonia de noche salía a caminar y se iba a los kilombos. (...) Él no sentía nuestra lucha, pero nosotros, el MLN, era lo único que tenía. Fue muy sincero y valiente al volver y devolver aquella pistola. Ni siquiera la había usado para robar en esos quince días", rememoró Nieto.

El comando de Nieto propuso llevarlo a Chile, pero la dirección tomaría otro camino: pena de muerte. Los que decidieron matarlo fueron los integrantes del Ejecutivo: Adolfo Wasen (fallecido en prisión), Henry Engler (hoy reconocido científico) y Mauricio Rosencof (hoy escritor y poeta)
"Lo desenterraron unos perros, en un basural por camino Carrasco. Tenía la cabeza rota a fierrazos. Ni una bala gastó el MLN en Arteche", dijo Nieto, a quien le provocaron "asco" las declaraciones de sus ex compañeros cuando en 2008 una ONG denunció penalmente la muerte de Arteche.

"Tenía la cabeza rota a fierrazos. Ni una bala gastó el MLN en Arteche".
Fernández Huidobro negó la responsabilidad del MLN y señaló a los denunciantes por hacerle perder tiempo a la Justicia. José Mujica lo atribuyó a intencionalidades electorales. Rosencof, uno de los que dio la orden de matar a Arteche, dijo que los denunciantes querían "enchastrar la cancha".
Como la denuncia había sido presentada señalando a Arteche como presunto desaparecido, David Cámpora, responsable del archivo del MLN, afirmó: "El cuerpo de Arteche está enterrado. Salió en los diarios de la época y desde que apareció el cadáver los atribuyeron a una riña entre presos comunes. Hay que demostrar que (el crimen) lo hizo el MLN".
Asco le dio a Nieto.

Zabalza y la lesa humanidad
Pero había algo que comprometía a la defensa de los tupamaros acusados por aquel crimen. El exguerrillero Jorge Zabalza decidió decir la verdad: en el libro "La izquierda armada" de Clara Aldrighi, reconoció que el MLN ejecutó al "gambusa".
Luego, en declaraciones a la prensa, Zabalza dijo que el asesinato del peón Pascasio Báez (que lo mataron porque se topó con un refugio subterráneo que el MLN no quería perder) y el de Arteche, eran "de lesa humanidad".
Amodio Pérez confirmó las versiones que atribuyen la ejecución material del asesinato a Armando Blanco Katras (muerto en un enfrentamiento con militares), quien recibió la orden directamente de Wassen Alaniz.

Amodio, al igual que sus excompañeros, justifica que Arteche haya sido ejecutado en el marco de las reglas internas del MLN.
La denuncia presentada por la ONG había sido por "desaparición forzada", desconociendo que el cuerpo de Arteche había aparecido, lo cual debilitó el planteo y fue archivado.

Pero Oscar López Goldaracena, abogado de los tupamaros, dijo que solo los agentes del Estado pueden cometer delitos de lesa humanidad y que si la denuncia hubiera sido por homicidio "tampoco tipificaría como crimen (de lesa humanidad) por el Estatuto de Roma", porque según su artículo 11 'la Corte tendrá competencia únicamente respecto de crímenes cometidos después de su entrada en vigor'", o sea en 1998.

Pero ante el juez, todos mintieron. Huidobro, Mujica y Rosencof negaron que el MLN hubiese asesinado a Arteche. Incluso Cámpora, el hombre responsable del archivo del MLN, el cual presuntamente construye parte de la historia del movimiento guerrillero, una historia cuyas partes luminosas, si es que las tuvo, se sumieron en tinieblas tras la aparición de Amodio. Por ejemplo, la historia de Arteche, algo que a Nieto le dio "asco".
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#12
A confesion de parte, relevo de pruebas.
Finalmente y por el imperio de los hechos, confiesan que su objetivo militar era tomar el poder,destruyendo nuestras instituciones democraticas.

Finalmente los propios integrantes del MLN Tupamaros y el MPP han corrido la cortina y reconocen una verdad negada a ultranza, después de años de predicar que el MLN había nacido para combatir la dictadura (versión que muchos jóvenes creen aún).

El pasado 22 de Diciembre rindieron homenaje a Carlos Flores,el primer tupamaro abatido por la Policía el 22 de Diciembre de 1966, caído luego de asaltar un local de FUNSA (Fábrica Uruguaya de Neumáticos SA).
El Uruguay en ese momento , era gobernado por el Partido Nacional, lugar que el pueblo le concedió mediante elecciones.

No había dictadura, se estaba en plena vigencia del Estado de Derecho, el asalto a una empresa para robarla sólo puede definirse como un robo; y a sus autores, ladrones, delincuentes comunes.

El homenaje a Flores, 50 años después de su muerte,relizado en el Parlamento!!! deja en claro que hace 50 años comenzaron sus ataques contra un gobierno elegido por el pueblo uruguayo, mientras que el Proceso Cívico-Militar comenzó siete años DESPUÉS de la primer acción tupamara, es bueno el implícito reconocimiento por el que aún no han pedido perdón a los uruguayos.

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#13
Los primeros desaparecidos fueron a manos de los tupas
El correo de los viernes.

Los tupamaros insisten en tergiversar la historia a través del “relato”. Han sido pioneros —mucho antes de que el neologismo fuera inventado por el ambientalista David Roberts— en el manejo de la “posverdad”.
Carlos Flores era un muchacho de tan solo 23 años. Vivía en La Teja, trabajaba en el diario “Época” —vocero de la izquierda radical— y desarrollaba actividades en la Asociación Cristiana de Jóvenes. Además, integraba el MLN-Tupamaros.

Aquel aciago 22 de diciembre de 1966, la incipiente guerrilla pero ya con sus finanzas exhaustas, decide dar un golpe contra FUNSA, que recibiría la remesa para hacer frente a sueldos y aguinaldos.
Un equipo de guerrilleros, entre los que se encontraba Flores y también el tristemente célebre aventurero argentino Nell Tacci (que provenía de la extrema derecha argentina y se había reorientado a la izquierda), en una camioneta robada días antes (“levantada”, según la jerga tupamara), se dirige hacia FUNSA. En el camino, la camioneta es identificada por un amigo del propietario de ésta y da aviso a la Policía, la que envía un móvil a interceptarlo. Se produce un intercambio de disparos y allí cae el joven Flores.
Fue el bautismo de sangre de los tupamaros.

Por estos días, al cumplirse 50 años del episodio, el MLN ha decidido reivindicar a Carlos Flores como “el primer caído en combate”. El diputado Alejandro Sánchez del MPP lo evocó en un tuit, acompañado de la foto de un muro sobre Avenida Italia donde se recuerda a Flores: “Hoy los muros también lo recuerdan. Habrá patria pa todos!” (sic).
Es cierto, cayó “en combate”, como señalan los tupamaros en su lenguaje castrense. Deberían acotar —aunque nunca lo harán— que Carlos Flores murió combatiendo contra la democracia uruguaya, la que hacía menos de un mes había celebrado elecciones impolutas. Contra ese marco de convivencia civilizada es que el MLN combatía.
El que no estaba involucrado en combate alguno —y los tupamaros no lo recordarán ni para pedir perdón— era Pascasio Ramón Báez, un humilde peón rural de 46 años, de cuya muerte también se ha cumplido por estos días un nuevo aniversario.

En octubre de 1971, Báez, buscando un caballo perdido, se adentró en la estancia “Espartaco”, desconociendo que el lugar era un campo de entrenamiento del MLN. Así, de pura casualidad, se dio de bruces con una “tatucera” (guarida) de la que justo estaba saliendo un guerrillero.
Báez fue inmediatamente “detenido” por los tupamaros, que lo mantuvieron secuestrado alrededor de dos meses. Sus captores manejaron tres opciones acerca de qué hacer con el infortunado peón: 1) enviarlo a Chile o Cuba, 2) mantenerlo secuestrado indefinidamente ó 3) matarlo. Se decidieron por lo último, lo que ejecutaron un 21 de diciembre de 1971, inyectándole una sobredosis de pentotal sódico.

No contentos con haber ultimado al inocente peón, los tupamaros procedieron a “desaparecerlo”, siendo descubierto su cuerpo recién en junio de 1972 cuando cayó la “tatucera”. Un modus operandi repetido: en abril de ese mismo año, los tupamaros habían asesinado a fierrazos en el cráneo a Roque Arteche, un “gambusa” (delincuente común reclutado por el MLN), procediendo a inhumar su cadáver en un baldío en Carrasco. Unos perros desenterraron su cuerpo tiempo después. Como se advierte, los primeros “desaparecedores” fueron los tupamaros.

Así, las trágicas peripecias de Carlos Flores y Pascasio Báez quedan unidas no sólo por la casi coincidencia en la fecha de sus respectivas muertes sino por la sangrienta espiral de violencia en que el MLN sumió al país.
Pero se privilegia “el relato” por sobre la historia, seleccionando hechos y ocultando convenientemente otros, no sólo para el auto-bombo sino para justificar lo injustificable.
Unos capos en el manejo de la “posverdad”, como quien dice.
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#14
Jose Leandro Villalba
30 de Dic de 1939-10 de enero de 1971  
 
 [Imagen: jose-villalba.jpg]

 José Leandro  Villalba, nacido en Mercedes el 30 de Dic de 1939, era un muchacho simpático y amable, el menor de tres hermanos,   debió emigrar a la ciudad de Montevideo en busca de mejores condiciones de vida. 
    Comenzó a trabajar desde la temprana edad de  14 años en que trabajaba como cadete en el ministerio del interior, pasando a trabajar en la cantina del Ministerio cundo se termina de edificar ésta. Conciliaba su vida laboral con sus estudios de secundaria en el IAVA.
   Leandro  vivía a sus treinta y un años en  casa de su madre en Monte Caseros al  3225 ap3.  Si pasan por allí  aún pueden ver la ventana de su apartamento a la calle.
 
  Villalba en 1970 ya trabajaba como administrativo de personal en el ministerio del interior  y ganaba por debajo de los 15.000 pesos, el salario miserable de la policía en aquella época, unos 5.000 pesos de ahora.

[Imagen: casa.jpg]
   Casa de Leandro Villalba hoy, solo queda la ventana de su piso.


                           El encuentro con José Mujica Cordano

  Aquella noche de 23 de Marzo de 1970 Villalba ni se imaginaba el cambio que daría su vida. Sentado en la barra del bar "La Vía" José Mujica Cordano se encontraba "de copas", disfrutando de su enorme fortuna, lograda a travez de suculentas rapiñas y secuestros  mientras, según el mismo comenta, "hablaba del oro de Mailhos".

[Imagen: lavia.jpg]

    Lugar en que se encontraba el Bar "la via"



     Villalba reconoció a uno de los sujetos cuya foto había visto en la oficina en la que trabajaba como administrativo, (al propio Mujica) En estas fotos mostraban a personas en "búsqueda y captura" por orden la la justicia.
       En ese momento tenía dos opciones.
   Una era no cumplir con su deber, y no notificar nada, olvidarse de sus obligacones como policía y como ciudadano y dejar libre a integrantes de una banda requeridos por participacion en innumerables secuestros asaltos de bancos y asesinatos.
   La otra era ser valiente y notificar la presencia de los terroristas en el bar.

   Villalba cumple con los deberes de su cargo y lo comunica a su seccional, en unos minutos radio patrulla intercepta a José Mujica Cordano, quien en ese entonces tenía documentación falsa a nombre de José Mones Morelli.
   Mujica  resiste el arresto a balazos, hiriendo de gravedad a un agente luego del largo tiroteo y   terminando herido. 
   Estando abatido y a pesar de haber herido a un agente, los compañeros del policía herido no lo ejecutan, cumplen con su deber y lo llevan rápidamente al Hospital Militar.
   Mujica es salvado gracias a la pericia médica y el buen trabajo de los doctores del Hospital Militar.

 LA VENDETTA MAFIOSA

     Villalba pensaba que estaba protegido por un estado de derecho que ni siquiera hoy mismo nos puede proteger, y volvía silbando a su casa, como lo solía hacer, aquella fatídica noche del 10 de enero de 1971 sin saber que José Mujica Cordano ya había sentenciado su destino.
     Un comando de 6 hombres esperaba a Villalba en un coche en la oscuridad de la calle Echandía esquina Monte Caseros.
[Imagen: calle.jpg]
  Cruce de Echandía con Monte Caseros.
     
  Allí mismo, en el estilo que tienen estos grupos cobardes, se llamen ETA O Al Qaeda o TUPAMAROS, sorprenden al joven por la espalda y le dan varios disparos con sus 9 milÍmetros.
 Luego lanzan sobre su cuerpo volantes en los que decía : "asi se paga la delación", en un sentido de la palabra hasta ridículo. 
  Te delata alguien a quien confías un secreto, no un policía que tiene la obligación de averiguar, reconocer y detener.
     Yo les tiraría uno que dijera "asi se paga hacer bien el trabajo"

[Imagen: acera.jpg]

 Lugar donde Leandro fue abatido por orden de J. Mujica.

EL CRIMEN PAGA Y BIEN 
El muerto,  a pesar de los nueve balazos no recibió homenajes, ni placas recordatorias, ni honores de ningún tipo por morir cumpliendo con los deberes de funcionario.
Su asesino, el que ordenó la muerte de Villalba por venganza personal, llego a la presidencia...

Villalba comparte un nicho con 18 agentes mas, algo triste y vergonzoso, una tumba sin nombre ni flores, sin placas ni honores...... el único premio a haber muerto por nuestro ingrato país..
Tan poco somos en este paisito..... tan cobardes......  
Es que no queda un gramo de dignidad y orgullo en lo que era la Suiza de américa?


[Imagen: vill.jpg]

   Nicho  donde descasan los restos de J Leandro Villalba junto con 18 agentes más
   sin nombre..... ni placas ni honores.
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#15
El último “esperpento” tupamaro
 
Por Gabriel Pereyra
Enero 14, 2017 05:00
Datos inéditos que aún siguen goteando sobre la marcha del Filtro. La historia nunca se contó completa, al menos no oficialmente

[Imagen: 0013046304.jpg]

1 de 1


Bastante antes del 24 de agosto de 1994, y como parte de una tregua no escrita, los tupamaros, la Policía y, sobre todo, los servicios de Inteligencia del Ejército sabían que en Uruguay se refugiaba un grupo de integrantes de la banda terrorista vasca País Vasco y Libertad (ETA, por su sigla en euskera), buscados en España por la comisión de graves crímenes. Algunos de esos vascos estaban al frente del por entonces famoso restaurante La Trainera.

Pero algo se quebró (algunos dicen que el gobierno llegó a un acuerdo con España para recibir tecnología a cambio de los vascos, otros que las intenciones insurreccionales tupamaras, en parte consentidas por los militares, se fueron al extremo para el oficialismo), toda tregua no escrita se hizo trizas y el 24 de agosto quedó estampado con letras de sangre en la historia del Uruguay reciente bajo el nombre de "la marcha del Filtro" o "la masacre de Jacinto Vera" (barrio donde estaba el hospital Filtro). Ese día, tres miembros de la ETA –Jesús Goitía, Luis Lizarralde y Mikel Ibáñez– que estaban en el Filtro tras una huelga de hambre fueron extraditados a España en medio de un enfrentamiento entre cientos de manifestantes y la Policía, el cual terminó con un centenar de heridos y un muerto, Fernando Morroni (24 años), baleado en el pecho y la espalda.

Unos días antes de la marcha ocurrieron un par de episodios, uno público y el otro reservado, que revelan el momento histórico que vivía el país y las consecuencias que tuvo el incidente.
La Mesa Política del Frente Amplio apoyó la marcha. El presidente histórico de la coalición de izquierda, Líber Seregni, quedó prácticamente solo en su posición contraria a un acto de ese tipo 90 días antes de las elecciones, hecho al que le atribuyó un papel central en la derrota electoral de la izquierda.


Por otro lado, en una reunión reservada con legisladores blancos y colorados en la sede de Coraceros, el ministro del Interior, Ángel Gianola, expresó la voluntad del gobierno de crear una Guardia Nacional, que le daría preponderancia a la Policía en algunos actos por sobre las Fuerzas Armadas. Una grabación de esa charla fue entregada por un diputado colorado a la Inteligencia militar, que, a su vez, se la pasó al Movimiento de Liberación Nacional (MLN). Unos días después del incidente del Filtro, el MLN dio a conocer la grabación.

Esa tregua entre tupamaros y militares que funcionó con los etarras era más amplia y se extendería en el tiempo con otras acciones, incluso una para lograr precisamente un alto el fuego de la ETA. Los militares sabían –porque los tenían interceptados y vigilados– que los tupamaros, tras la recuperación democrática en 1985, seguían visualizando la posibilidad de un horizonte insurreccional armado. Esto aparece minuciosamente relatado en el libro Donde hubo fuego del politólogo Adolfo Garcé. "En 1990 (los tupamaros) estaban convencidos que habría un proceso de acumulación de fuerzas que derivaría en una 'confrontación generalizada' y en 'rupturas de la legalidad'". Garcé señala que los hechos posteriores no se corresponderían con las intenciones tupamaras y, "para colmo de males, en el único momento en que saltó la chispa de la violencia, en el Filtro, los tupamaros sintieron que fueron tomados de sorpresa y que desperdiciaron la oportunidad".

"Una parte de la organización, la liderada por (Raúl) Sendic, quería profundizar la democracia. Otra parte, la que tomó el control de la 'Orga' entre 1989 y 1994, se preparaba intensamente para volver a la acción armada", escribió Garcé.
Todo indica que el gobierno –informado de esas alianzas entre tupamaros y militares y viendo que el tema de la ETA le quemaba en las manos– lanzó en 1992 el operativo Duque, a cargo del director de Inteligencia policial, Saúl Clavería, que detuvo a 30 vascos, principalmente por portar documentos falsos.

Fuentes policiales divulgaron en esos días que en la jornada de la tragedia del Filtro salió de la sede de Inteligencia policial un grupo de funcionarios de civil portando escopetas del calibre de las que se usaron en la manifestación. Esto nunca se reconoció oficialmente.
Ese 24 de agosto de 1994, el de la última acción "armada" del MLN, los exguerrilleros habían preparado un ómnibus repleto de miguelitos y cócteles molotov, según escribió el periodista Federicho Leicht en la biografía de Jorge Zabalza, el único tupamaro que se animó a relatar aquellos hechos, que ocurrieron justo frente al edificio Libertad, donde Luis Alberto Lacalle fue espectador privilegiado del caos.

Cuatro oficiales que estaban parcialmente a cargo del operativo fueron luego procesados por lesiones graves y otros delitos.
El etarra Mikel Ibáñez fue absuelto, regresó a Uruguay y luego se trasladó a Francia, donde fue capturado nuevamente y condenado a 27 años de cárcel por otro delito. Jesús Goitía cumplió seis años de cárcel. Luis Lizarralde fue condenado a 74 años de cárcel por dos asesinatos pero logró la libertad en 2013.
Los hechos del Filtro fueron vistos con perplejidad en España, donde incluso la izquierda consideraba a la ETA como una banda de delincuentes. El diario ABC calificó entonces a la marcha como un "esperpento uruguayo".

Esta nota forma parte de la publicación especial de El Observador por sus 25 años.

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#16
He leido libros y a nivel de prensa se ha dicho muchas cosas sobre las colaboraciones entre militares y tupas,....
Quizas para alguien fuera de escena no entienda los dimes y diretes de colaborar con el enemigo en pos de para que!

Quizas tendra sus cosas a favor no lose. Tal vez situaciones de cambio de informacion... en éste submundo de la informaciones- en éste pueblo pequeño y latino donde el infierno es grande (parafraseando pueblo chico infierno grande) ja
Pero no estoy de acuerdo!!!

Esas """colaboraciones""" sirvieron de algo??? si sirvieron quizas para los tupas....hoy actualmente a las ffaa las estan llevando a la indefension economica militar y politica!!!
A saber: economica. Tanto a nivel sueldos como en Defensa Nacional
A saber: y politica, que no tiene un respaldo politico honesto si quiera!!!

Estan marcadas a "desaparecer" ( el encomillado es tambien para marcar que hay Orientales que no lo permitiran)
todo se esta tejiendo de apoco lentamente, cocinando a fuego lento ... y es asi para que no se vea muestre o se sienta que se esta llevando acabo.
 
Reply
#17
Asocian a Mujica con asaltos de tupas

Libro de la periodista María Urruzola dice que “tupabanda” aportó US$ 20 millones al MLN.
FOTO

[Imagen: 58f80b499d4b3.jpg]
El expresidente Mujica y el fallecido Eleuterio Fernández Huidobro. Foto: Archivo El País
  • [url=http://www.uruguaymilitaria.com/Foro/javascript:%20void(0);] [/url]
20 abr 2017
Se necesitaba meter el caño para financiar al Movimiento de Participación Popular, porque había poca plata". La frase del libro "Eleuterio Fernández Huidobro sin Remordimientos" de la periodista María Urruzola da cuenta de que a pedido del expresidente José Mujica, integrantes de las "superbandas" o "tupabandas", dedicados a asaltar bancos desde fines de los años 80 hasta casi llegando el 2000, recaudaban fondos para el sector político.

Urruzola se basa en el testimonio de uno de los integrantes de la banda al que llama "Beto", según señala el libro de la editorial Planeta al que tuvo acceso El País. Allí sostiene que su fuente "pasó muchos años preso" al igual que otros integrantes de la banda que aceptaron hacerse pasar por "delincuentes comunes".

Según afirma, el expresidente se dedicaba a la organización operativa y de finanzas del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T). "Vino Mujica y me planteó ¿Estás dispuesto? Eso en el 89. Yo dije, claro", contó la fuente que dijo ser uno de los integrantes de la dirección de los tupamaros en la vuelta a la democracia.

Su caso no fue el único, también nombra a Alejandro "el mexicano" Perdomo, un emblemático dirigente tupamaro que participó del comando que mató a los cuatro soldados en 1974 y en 1991 intentó robar $ 12 millones de pesos de una distribuidora de diarios. Finalmente Perdomo estuvo clandestino en Uruguay hasta 1994 cuando abandonó el país. "Al principio todos éramos compañeros. Cuando pasa eso con el mexicano Perdomo y (...) logra fugarse, y se le facilita y se va, ahí se decide que sólo los cabecillas sean compañeros", explicó la fuente anónima.

El libro también recuerda que en 1991 se registró un asalto a una financiera en la que resultó detenido José Maneiro, integrante del MPP y del Movimiento Revolucionario Oriental (MRO). En ese momento, el dirigente declaró que el móvil "había sido la recaudación de fondos para una olla popular".

El expediente judicial de la banda que integraba "Beto" señala que la primera rapiña se hizo en 1993 y la última en 1998, cuando asaltaron la sucursal de un banco en Justicia y Nicaragua. De cada operación "se repartía una parte y luego se daba a la Orga". Según la misma fuente solo su banda entregó US$ 20 millones al MLN, pero un relevamiento policial de ese momento indicó que entre todas las bandas que operaban sumaban esa cantidad de dinero en una década.

Uno de los casos que se recuerda es el asalto al local de pago del Banco de Previsión Social (BPS) del Parque Posadas que terminó con la muerte de uno de los asaltantes y la detención de Freddy Ardusso, conocido dirigente sindical del transporte y del MPP.

El caso produjo una conmoción barrial, pero Urruzola afirma que llamó la atención que "ningún dirigente del MLN, ni del MPP, dijo nada". Según el relato de la periodista, 15 días después del asalto salió una nota en Mate Amargo donde se denunciaba "tortura a la vieja usanza" de los apresados en el asalto.

De acuerdo a la misma fuente, las bandas cayeron porque "un gambusa" —persona vivaracha y pícara— entregó al grupo. Se refería a "uno de los tantos" que se reclutaron en la cárcel de Punta Carretas antes de la dictadura, entre la década del 70 y los 90. La orden de reclutar "a esas barajas" fue de Fernández Huidobro y Mujica. La fuente afirma que no participó en esto el histórico dirigente Raúl "Bebe" Sendic "porque lo habían anulado"..

Por otro lado, el libro habla de la existencia de un "teléfono rojo" entre Huidobro y los militares. "Apenas iniciada la democracia en 1985 se puso en funcionamiento un teléfono rojo", relata Urruzola.

Campaña en contra.
El histórico dirigente tupamaro Jorge Marenales dijo a El País que la versión que cuenta el libro "es un disparate". "Evidentemente es un pelotazo o si alguien lo hizo yo desconozco. Estábamos compartimentados, pero no tanto", afirmó.

"¿Se acuerdan de la telenovela Vale todo?", preguntó en su cuenta de Facebook el diputado Alejandro Sánchez del MPP. "Están intentando anular a Mujica ante una posible postulación presidencial", comentó el legislador
Marenales dijo que Perdomo hizo un intento de asalto, pero ya no era parte del MLN. "Puede haber habido gente que por cuenta de ella hiciera cosas. No lo sé, pero del MLN no", subrayó. Según contó, los tupamaros eran financiados con aportes de sus compañeros exiliados. "Teníamos en París una parrilla que trabajaba una vez por semana y nos mandaban US$ 3.000 por mes".
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#18
Amodio Perez (es en serio, el Amodio verdadero) lo tengo de amigo en el FB, (en serio!!!) y ha escrito algo sobre el libro de Urruzola

Hace unos días dije que bienvenido el libro de Urruzola. Es cierto que lo que dice ya era conocido por una gran cantidad de militantes, ex militantes y enterados varios, algunos de los cuales han hecho carrera a la sombra del Ñato, ese personaje que Urruzola sepulta un poco más en el epílogo del libro.
El valor del libro está en que lo dice, precisamente. Y la aplaudo y la felicito. Ha logrado que Zabalza haya decidido no llevarse todos los secretos a la tumba, lo que ya es mucho, habida cuenta de que Zabalza fue, durante muchos años, el lustrabotas del Ñato y del Ulpiano, hoy devenido en el Pepe, figura mundial. Con todo, el personaje del Beto está incompleto, al menos desde mi punto de vista, o será que el lenguaje que Urruzola pone en el personaje lo hace demasiado parecido al mismo Zabalza. Pero en fin, más allá de los errores que el libro contiene, que no inciden en el fondo del asunto -la existencia de las bandas, cualquiera haya sido su integración y su denominación- el libro abre la posibilidad de que finalmente la verdadera historia empiece a ser conocida. Por supuesto que me parece muy bien la intervención de la Fiscalía, que no es tan apresurada como Alvaro insinúa, ya que por las noticias que tengo el contenido del libro ya estaba circulando antes que el mismo saliera a la venta. Y seguramente el texto fue conocido por "otras instancias superiores" que han puesto en movimiento el pesado andamiaje burocrático del Poder Judicial, tan remiso en otras oportunidades. Y a la prueba me remito. Seguramente porque saben que los ilícitos varios no acaban en 1998, sino que llegan hasta 2002. Pero si el Ñato no hubiera contado con la complicidad de la inmensa mayoría de la interna del MLN, la historia por la cual unos fueron héroes y otros los traidores, no habría sido posible, porque aunque al plagiario del Ñato de vez en cuando se le ocurrían frases de antología, la historia del MLN es una sarta de mentiras tal que periódicamente han tenido que actualizarla, ante los desmentidos que la propia realidad les imponía. Seguramente para la mayoría, la carta del coronel Orosmán Pereira a la Tronca, en la que le recuerda su responsabilidad en la detención de Mujica, les haya parecido una amenaza dirigida contra la entonces también devenida figura relevante y no se hayan percatado que el verdadero destinatario era el Pepe, cuyo comportamiento tras su detención distó mucho de ser el que les han hecho creer a Uruguay y al mundo entero. Como por casualidad no más, Orosmán Pereira es el único militar que dijo que yo había señalado a un compañero en la calle, pero no se acordaba ni del nombre ni del lugar. Orosmán Pereira, procesado en la misma causa que Asencio Lucero, todavía sigue en libertad, mientras Lucero, enfermo de Alzheimer, está preso. Casualidad, no más. Como a Orosmán Pereira también le falla la memoria, olvidó recordarle a la Tronca al pibe que ella señaló en avenida Italia como integrante del MLN y que no tenía nada que ver...
"Dormía y soñaba que la vida era alegria, desperté y vi que la vida era servicio, serví y vi que el servicio era alegria."
Rabindranath Tagore
 
Reply
#19
Ojo con el FB. En lo personal no tengo ni FB ni nada. Estaba en Linkedin pero salí hace como 1 año.

Se puede vivir sin las "redes sociales".
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)