• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 1 voto(s) - 5 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Batallas y protagonistas de nuestro Ejercito.
#11
18 de mayo de 1811, Batalla de Las Piedras, genesis del Ejercito Nacional

[Imagen: Batalla-de-Las-Piedras.jpg]

La batalla de Las Piedras fue el primer triunfo importante de José Gervasio Artigas, al mando del ejército patriota de la Junta Grande de las Provincias Unidas del Río de la Plata en el territorio del Uruguay, que venció a las fuerzas realistas del gobernador de Montevideo y nuevo virrey del Río de la Plata, Francisco Javier de Elío, a media tarde del 18 de mayo de 1811.

El gobernador de Montevideo y ya entonces virrey del Río de la Plata, Francisco Javier de Elío, designó al... capitán de fragata José Posadas, jefe de las fuerzas regulares que guardaban la Plaza fuerte relista. Posadas instaló su cuartel general en San Isidro Labrador de Las Piedras, en las cercanías de Montevideo, para librar allí un enfrentamiento decisivo contra los revolucionarios.

Entre tanto José Artigas se ubicó en la villa de Nuestra Señora de Guadalupe. Los artiguistas llegaron a conformar un ejército de mil hombres, mientras que las milicias de Posadas estaban constituidas por 1.230 personas, de las cuales cerca de doscientos desertaron y pasaron al bando revolucionario rioplatense en medio del fragor de la lucha.
Los soldados españoles eran profesionales, disponían de artillería y de los fusiles más modernos de la época. Estaban preparados para realizar maniobras militares complejas y sacar el máximo partido al armamento que poseían. La milicia artiguista estaba formada, en su mayoría, por hombres de campo y desertores de las filas españolas.

A pesar de que la altura favorecía a los españoles, fue Artigas el que dio el primer paso. Hacia las once de la mañana del 18 de mayo, envió parte de la infantería bajo el mando de Antonio Pérez. En respuesta, Posadas ordenó abrir fuego contra el grupo, que se batió en retirada. La infantería española abandonó su ventajosa posición para perseguir a los revolucionarios. El primo de José Artigas, Manuel Artigas, al mando de unos 600 jinetes armados con boleadoras y picanas, atacó la retaguardia de Posadas por la izquierda, y así, atrapó al ejército español entre dos fuerzas: la caballería y la infantería, que cesó la retirada y volvió a la lucha.

La batalla se alargó durante varias horas, hasta las cinco de la tarde, cuando las tropas españolas empezaron a abandonar sus puestos, el capitán José Posadas izó una bandera blanca y entregó su espada a Artigas, importante hecho simbólico para la revolución.


EN ESTA HEROICA ACCIÓN DE GUERRA, PRIMERA VICTORIA DE LAS ARMAS ORIENTALES NACIÓ EL EJÉRCITO NACIONAL.

[Imagen: 010-la-batalla-de-las-piedras.png]

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#12
Batalla de Las Piedras, el sable de Posadas

Recordando un nuevo aniversario de la Batalla de Las Piedras, 18 de mayo de 1811, el equipo de Archivo Documental y el área Educativa del museo, comparten tareas para brindar información sobre una de las piezas protagonistas de ese momento.
El sable perteneciente al Capitán de Fragata Don José Posadas quién actuó al mando de las fuerzas realistas durante la contienda de Las Piedras, es una pieza de invaluable valor histórico.

[Imagen: sable_1.jpg]
Realizada en metal, con empuñadura gavilán y vaina de metal dorado, es parte del acervo de la colección del Museo Histórico Nacional y se encuentra a la vista del público en las salas que recuerdan la Revolución Oriental.
La misma pasa a manos del General José Artigas en la instancia de Las Piedras, al rendirse las fuerzas enemigas y quedar el Capitán Posadas entre los prisioneros de guerra.

Narra José Artigas en el Parte de la Batalla de Las Piedras:
…“ Los enemigos muertos serán como 30, y según el primer conocimiento que tengo de los heridos ascienden á 46 ò 50, y los prisioneros como 420 inclusos [sic] 22 oficiales, con el comandante general D. José Posadas. ”
El sable es una pieza de alto valor estético pero sumamente sencilla compuesta por una hoja de acero de 62 cm de largo y 3 cm de ancho máximo de la hoja, con un único filo, acompañada de empuñadura gavilán y vaina de metal dorado de 70 cm. Es un arma blanca característica del SXIX utilizada generalmente por oficiales de caballería e infantería. Se inscribe dentro de las denominadas armas de tajo utilizadas para obtener mayor velocidad en combate al hacer un corte profundo y no dejar incrustada la hoja en el cuerpo del adversario.

Perteneció al Capitán de Fragata José Posadas y pasa a manos del Ejército Oriental, en la situación antes referida.
La pieza pertenece al acervo del Museo Histórico Nacional desde el año 1900 y ha participado en diversas muestras y homenajes dentro y fuera de la institución.

En la actualidad se puede apreciar en las salas del Museo Histórico Nacional, Casa de Rivera acompañado del Parte de la Batalla de Las Piedras y diversas piezas que recuerdan este acontecimiento.

Texto realizado por la Prof. Fernanda González
http://www.museohistorico.gub.uy/innovap...0.facebook
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#13
General (post mortem) Leon de Palleja

José Pons de Ojeda, posteriormente llamado León de Palleja, o también León de Pallejas (Sevilla1816 –BoquerónParaguay, julio de 1866) fue un militar uruguayo de origen español, que participó en las guerras civiles de su país de adopción, de la guerras civiles argentinas y en la Guerra de la Triple Alianza.

[Imagen: Le%C3%B3n_de_Pallejas.jpg]


Biografía]
Hijo de un cirujano del ejército español, combatió en la Primera Guerra Carlista del lado del pretendiente Carlos María Isidro de Borbón. Cambió su nombre y huyó a Francia, de donde pasó al Uruguay.
Trabajó como comerciante en Paysandú, pero al producirse el regreso de Manuel Oribe al Uruguay en 1842, después de la batalla de Arroyo Grande, acompañó la retirada de los partidarios de Fructuoso Rivera haciaMontevideo, y se unió al Partido Colorado.
Curiosamente, sirvió un año como soldado raso y sólo después se presentó al general José María Paz, identificándose como oficial de carrera. En la defensa contra el sitio de Montevideo comenzó a mostrar sus cualidades, reconocidas por propios y enemigos: valor, capacidad de mando y crueldad. Era muy querido por sus soldados, a quienes trataba casi como a iguales. Llegó al grado de coronel.
Se unió a la campaña del Ejército Grande de Justo José de Urquiza contra Juan Manuel de Rosas y combatió en la batalla de Caseros como jefe del batallón de "Voltígeros". Fue el primero en entrar en El Palomar de Caseros, donde se había organizado el hospital de las fuerzas de Rosas. Debido a que algunos soldados de Rosas desconocieron la rendición de sus superiores, ordenó matar a la bayoneta a los heridos del hospital. Cuando el cirujano mayor Claudio Mamerto Cuenca trató de disuadirlo, lo atravesó con su espada.
De regreso en Montevideo, secundó al general César Díaz en la revolución que derrocó al presidente Juan Francisco Giró en julio de 1853. Apoyó al nuevo presidente, Venancio Flores, y se retiró cuando éste fue derrocado. Se dedicó a tareas rurales en su estancia del departamento de Durazno.



Cuando Venancio Flores invadió el país, en [url=https://es.wikipedia.org/wiki/1863]1863
, el presidente Bernardo Prudencio Berro lo mandó encarcelar como posible aliado de aquél. Fue puesto en libertad tras la caída de Berro y formó el batallón "Florida", con el cual marchó a la Guerra del Paraguay. Si bien en privado se oponía a esa guerra, dirigió su batallón con mucha eficacia.
Era un jefe muy cruel con los enemigos, aunque tenía momentos en que se mostraba incluso demasiado indulgente. Se lo consideraba insensible a sus propios sufrimientos. Era amistoso con sus subalternos, incluso con sus soldados, pero en batalla se transformaba y exigía el máximo: gritaba e insultaba a sus subordinados, y se exponía a riesgos innecesarios. En una ocasión envió la banda de su regimiento a la retaguardia. Cuando se le dijo que eso violaba el Reglamento, contestó: "Para morir no se necesita reglamento".
Desde el frente envió sesenta cartas a los diarios de Montevideo, que se convirtieron en una de las fuentes de información histórica clave para la guerra. Combatió a órdenes de Flores en la batalla de Yatay, en el sitio de Uruguayana, en Estero Bellaco y en la sangrienta victoria de Tuyutí.
En Boquerón repitió sus hazañas, pero cayó muerto en combate. Se conservan una foto de él de unos días antes de esa batalla, y de sus soldados trasladando su cadáver, ambas obtenidas por los fotógrafos de Bate & Cia. Fue ascendido post mortem al grado de general.

[Imagen: 220px-Muerte_de_Le%C3%B3n_de_Palleja.jpg]
Palleja es retirado muerto del campo de batalla del Boquerón en una imagen captada por los fotógrafos de Bate & Cia.

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#14
El Ejercito realizo una muy buena reconstruccion de la batalla de Boqueron del Sauce y la muerte del Gral.Palleja.



“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#15
Presentacion del libro "Tras las huellas de Leon de Palleja"

[Imagen: 1a_zps5vyompva.jpg]

El pasado martes se llevo a cabo en el Anfiteatro Gral.Jose Artigas del Instituto Militar de Estudios Superiores la presentacion del libro "Tras las huellas de Leon de Palleja" cuyos autores fueron el May. ® Marcelo Diaz y el Sr.Diego M. Lascano.

La presentación del mismo estuvo a cargo tambien del Comandante en Jefe del Ejército, Gral. de Ejército Don Guido Manini Ríos quien prologó el libro, el Inspector del Arma de Infantería, Cnel. Don José Díaz Vecino, uno de los autores del libro el May. Don Marcelo Díaz y el Vicepresidente de la Asociación el Lic. Alberto del Pino Menck.

[Imagen: 2_zpssr7jyqki.jpg]

[Imagen: 4_zpsywchlqtd.jpg]

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#16
El Ejercito Nacional rinde homenaje al Gral. De Palleja en el campo de Boqueron del Sauce
[Imagen: 1a_zpsbqpcezcx.jpg]

Como parte de los actos conmemorativos de la batalla de Boqueron del Sauce, donde hace 150 años muriera Leon de Palleja, una delegacion del Ejercito Nacional,encabezada por su comandante, general de ejercito Guido Manini Rios, el    Almirante Debali de Palleja (bisnieto del Gral. León de Palleja), el Inspector del Arma de Infantería, Cnel. José Díaz, el Cnel. Carlos Fiordelmondo, el Jefe del Batallón "Florida" Tte. Cnel. Marcos Gallardo, y el Tte. Cnel. Pablo González, viajaron hasta el campo de batalla para colocar en el monolito que recuerda a la misma, una placa conmemorativa de la muerte de Palleja.

En la ceremonia estuvieron presentes el comandante del Ejercito Paraguayo, general Óscar Luis González asi como altos oficiales del mismo y una guardia de honor del Regimiento de Caballeria 2 del EP.

Haciendo uso de la palabra, el comandante del Ejército, general de ejercito Manini Ríos señaló que "la política, la ambición y las pasiones de aquella época llevaron a estas naciones hermanas a enfrentarse", haciendo referencia al conflicto que involucró a Paraguay, contra Brasil, Argentina y Uruguay.

Tambien dijo que Palleja en sus escritos ponía de manifiesto su independencia de criterios. Entre estos recordó: "No soy partidario de esta guerra, todos saben mis ideas a este respecto, mas considero una guerra estúpida la que hagan entre sí orientales y paraguayos".
Las fotos son gentileza de la Sra. Docente Vicenta Miranda Ojeda

[Imagen: 3_zpsoxigvju4.jpg]

[Imagen: 2_zpsdd0augnt.jpg]

[Imagen: 4_zpseg2oltms.jpg]

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#17
Conducción de los restos del Cnel. León de Palleja
Itapirú, 20/7/1866.

[Imagen: 2a_zpsunenyjew.jpg]
Conducción de los restos del Cnel. León de Palleja (croquis de Cándido López).
 
Este precioso testimonio gráfico forma parte del álbum de apuntes del "manco de Curupaytí", y es uno de los bocetos que no pudo llevar al óleo.
Nos muestra a la comitiva que acompañó a los restos del Jefe del Florida, hasta el puerto de Itapirú. Las anotaciones en el croquis, son del más alto interés y dicen: "conducción de los restos del Coronel Pallejas. 20 de julio de 1866..../

El cajón arriba negro el Jefe que lo acompaña es muy anciano pelo y barba larga completamente blanca polí mordoré poncho azul botas granaderas, al lado de un sacerdote sombrero de paja con sintillo y dos o tres oficiales más, veinte soldados con sus fusiles los mas del Batallón Libertad y uno que otro del Florida muchos negros, y arremangados, había mucho barro y el día muy nublado".
Nota: ese día se encontraban en ese trayecto muchísimos brasileros conduciendo heridos en camillas.

Ampliando los inestimables datos que nos proporciona Cándido López, podemos agregar:
a. El anciano jefe que lidera la comitiva, es el Sargento Mayor Juan Francisco de la Sota, guerrero de la Independencia, quién estuvo separado del Ejército Uruguayo desde el triunfo de la Revolución del General Rivera en 1838 y recién se reincorporó en 1865, para hacer la campaña del Paraguay. El polí mordoré, era el distintivo del Estado Mayor y Cuartel General del General Flores, del cual formaba parte De la Sota.
b. El sacerdote, es el vasco Pedro Irazusta, capellán del Ejército Oriental.
c. Cándido López, menciona a soldados del "livertad", aunque debemos advertir, que poco después de la Batalla de Tuyutí, los Batallónes "Voluntarios de la Libertad" e "Independencia", fueron refundidos en el Batallón "Voluntarios Independientes", dándole Flores, en una Orden General del 3/6/1866.

 Lo correcto sería decir "Batallón Voluntarios Independientes", vulgarmente conocido como "Independientes", "Voluntarios" o "Independencia", nunca como "Libertad", cuerpo ya "extinguido"un mes y medio antes...
d. Los 2 o 3 oficiales que acompañan al féretro son muy presumiblemente, los oficiales del Florida, Teniente Villegas y Subteniente Acuña.
Fuente: Lic. Alberto del Pino Menck

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#18
Sargento Francisco de los Santos, paradigma de la lealtad Artiguista.

Francisco de los Santos nació en Vuelta del Palmar actualmente ubicada a una legua de la ciudad de Castillos, casi al borde de la Ruta 9, Departamento de Rocha. El 29 de enero de 1788 el Capellán Don Juan Tomás Churruca, bautiza a Francisco de los Santos en la Fortaleza de Santa Teresa, siendo su padrinos el matrimonio de Vicente Molina y Ana Machado y en el mencionado documento data como hijo legítimo de Miguel de los Santos y de Francisca Hernández, ambos indios.

Francisco de los Santos alcanza la gloria histórica, al llevar los últimos patacones del Jefe de los Orientales hasta la Isla das Cobras, donde se encontraban presos algunos de sus oficiales. Esta proeza, representa un ejemplo de conducta ejemplar  al cumplir con gran sentido de responsabilidad y honestidad  la última orden impartida por el Prócer de la Patria. 

Corrían los primeros días de Septiembre del año 1820, cuando el General Artigas traicionado en forma cobarde por sus más cercanos subordinados, resuelve su viaje al Paraguay y al hacer un balance en sus alforjas se encuentra con 4.000 patacones que muy bien le podrían servir en tierras paraguayas para solventar sus gastos.
Sin embargo antes de emprender el camino del destierro voluntario y definitivo, resuelve  desprenderse de lo que era toda su fortuna para pagar la libertad de sus oficiales. 

Entre sus seguidores se encuentra un paisano rochense de 32 años de edad a quien Artigas sabía honrado y valiente. El sería el encargado de cumplir la última orden del Jefe en desgracia, que traicionado y vencido vaciaba sus alforjas  para que Lavalleja, Otorgues, Bernabé Rivera, Manuel Artigas y otros  orientales pudieran recuperar la libertad. 
Tuvo que recorrer caminos intransitables  para cubrir cientos de leguas, por valles y selvas que no conocía, hasta llegar finalmente a Río de Janeiro  portando entre los cojinillos los 4.000 patacones.  

De esta manera el soldado rochense, cuya pequeña estatura agrandaría la historia, llegaba a la prisión brasileña para obtener la libertad de los oficiales artiguistas
Un sumario realizado al Jefe de Das Cobras por haberse apropiado del dinero enviado como socorro a los prisioneros, prueba que el dinero llego a destino pero le fue quitado al Chasque , cuya suerte no pudo ser otra que sumarse a los prisioneros.

Una vez liberado y al iniciarse la Cruzada Libertadora, fue nombrado Teniente cuando corría Mayo de 1825. En 1826 cumple actuaciones como Teniente en la 2ª Compañía de las Milicias de Caballería de Maldonado. En 1828 es ascendido a Capitán de la 1ª Compañía del Segundo Escuadrón. Posteriormente se le confirió el grado de Teniente Coronel de Milicia el 31 de diciembre 1832. En el mismo año pasa a la jurisdicción de sus pagos de Castillos. En 1833 continua en la misma localidad y luego pasa a Maldonado integrando la Plana Mayor del Departamento con el grado de Teniente Coronel graduado.

Complementando su cronograma de ascensos y destinos, el ascenso formal a Teniente Coronel fue durante la primera Presidencia de Rivera, siendo su Ministro de Guerra Manuel Oribe. En 1835 es nombrado Comandante de la Fortaleza de Santa Teresa en cuyo cargo alterno con el General Juan Barrios. En 1837 fue Comandante Militar de la Villa de Rocha. A principios de 1838 debe abandonar la Comandancia licenciado por enfermedad.

Aparentemente se produce un paréntesis en su vida de servicio Militar activo hasta el año 1842 cuando reaparece su nombre integrando en calidad de Teniente Coronel la Plana Mayor del Ejército Unido de Vanguardia de los Departamentos de Maldonado y Minas.
En 1848 revistó en el Ejército de Oribe agregado a la Plana Mayor de la División Maldonado.
El Comandante de los Santos era indio, trigueño, algo bajo de estatura, robusto, y retacón de cuerpo. Siempre iba muy bien vestido y pulcro. Falleció en 1855 en su establecimiento de Campo de Piedra Blanca, en jurisdicción de San Carlos, Maldonado, recibiendo sepultura en el Cementerio de la Villa de Rocha.

ROMANCE PARA FRANCISCO DE LOS SANTOS
Prof. Rosalío A. Pereyra

Llora en la tarde su ocaso
el sol de la Patria Vieja?
Artigas va en retirada
hacia la tierra asunceña;
y como rumbo a la gloria
no hace falta la moneda,
un clarín toca el ¡alerta!
y surge, firme, la arenga:
¡”son cuatro mil patacones
todos los fondos que quedan;
nuestros presos en Brasil
están pasando miserias;
hay que llevarle esta plata
al bravo de Lavalleja;
se precisa un voluntario
que me asegure la entrega”!
¡Y es Francisco de los Santos
quien pone nombre a la senda!

II

¡Nadie sabe por qué rumbos,
nadie sabe por qué huellas;
por qué caminos de sombra
marcó su norte una estrella,
cuántos soles le copiaron
su perfil sobre la tierra
ni cuantas leguas midieron
la extensión de su proeza!
¡Y Francisco de los Santos
le puso al mensaje riendas!

III

Cumplió como un Oriental
cuando la gloria lo tienta.
Una gloria hecha en silencio,
sin proclama y sin arenga:
¡ gloria que se fue pagando
paso a paso y legua a legua!
con cuatro mil patacones
y el oro de una concien cia.
¡Y Francisco de los Santos
ya no es hombre; ya es leyenda!

IV

Cuando volvió hacia sus pagos
sin preocuparle las mentas,
en campos de Piedra Blanca
acarició una mancera.
Cuidó vacas, domó potros,
y trabajando en su hacienda
vino a pialarlo la muerte
en lo mejor de una “yerra”.
¡Y enderezó hacia la Historia
como el campeón de una gesta!

V

Desde entonces por las noches,
según la gente comenta,
por los campos de Don Carlos
o en el perfil de la sierra,
suele pasar un jinete
sobre un pingo de leyenda.
¡Anda en busca de su jefe,
seguro “pa darle cuenta”!;
y es Francisco de los Santos,
como siempre abriendo huella!
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#19
Batalla de Sarandi


Carabina a la espalda y sable en mano!!


[Imagen: %3E]
Monumento conmemorativo en Sdi Grande

El 12 de octubre de 1825, en la Banda Oriental; se produce la decisiva batalla de Sarandí que dará inicio a la intervención de Buenos Aires en la Banda Oriental para proteger a los 33 orientales y se iniciaran las hostilidades en la guerra de Brasil que se extenderá hasta 1828. Toda esta historia se remonta a la derrota de Artigas en 1820 en la batalla de Tacuarembó que posibilitó que los brasileros ocuparan la Banda Oriental (actual Uruguay) creando la Provincia Cisplatina.

Sin embargo, fue el desembarco de los Treinta y Tres Orientales en la playa de la Agraciada, en abril de 1825 al mando de Juan Antonio Lavalleja y sus hombres que desafío al orden brasilero. Los 33 orientales habían obtenido el apoyo simbólico de Buenos Aires y había recuperado las localidades de Soriano y Canelones, mientras a mediados de mayo establecieron el sitio a la ciudad de Montevideo y en agosto sitiaron Colonia.

La batalla de Rincón, victoria obtenida sobre los brasileros fue un importante revés para las fuerzas imperiales que ocupaban Montevideo, bajo el gobierno del Barón Carlos Federico Lecor. Los brasileros intentaron reorganizarse y unir a sus hombres que estaban separados en dos grupos por una distancia considerable. Lavalleja reunió un ejército de 2.000 hombres para intentar impedir que estos grupos se reúnan, por lo que debió confrontar en la batalla de Sarandí contra 2.200 brasileros liderados por Bento Manuel Ribeiro.

La batalla comenzó al amanecer cuando los brasileños iniciaron el ataque a caballo, avanzando en tropel y al galope hacia los soldados de Lavalleja. El combate se trabó en un feroz enfrentamiento de ambas fuerzas a caballo, en un cuerpo a cuerpo donde el sable fue el arma predominante.
Carabina a la espalda y sable en mano fue la orden de Lavalleja a sus tropas.

El ejército brasileño que había arrancado haciendo retroceder a los orientales fue poco a poco dominado por las maniobras tácticas espectaculares de Lavalleja que logro romper el sector más vulnerable de la caballería brasilera que había sido descuidada.

Finalmente, la caballería brasilera viéndose en una posición muy incómoda se batió en retirada sufriendo 400 bajas frente a solo 50 orientales; siendo perseguido a la desbandada por los combatientes orientales.
El triunfo fue clave ya que el centro de la campaña oriental quedó dominada por los orientales pese a enfrentar a un ejército que desde el vamos sería muy superior.

Por otra parte, la victoria obtenida tuvo importante repercusión en Buenos Aires, donde el gobierno comenzó a aumentar su financiamiento a los orientales y aprobó con el apoyo de los orientales que el 24 de octubre se diera la Ley de Incorporación de la Banda Oriental a las Provincias Unidas del Rio de la Plata, siendo el inicio de la guerra entre Brasil y las Provincias Unidas.

[Imagen: 5193524756_cb9e100f49.jpg]
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
#20
Brigadier General Manuel Ceferino Oribe y Viana

[Imagen: Manuel_Oribe.jpg]

Manuel Oribe era hijo del capitán Francisco Oribe y de María Francisca Viana, descendiente del primer gobernador de Montevideo, Jose Joaquin de Viana.
Al comienzo de la revolucion indeoendentista se enroló en las filas patriotas como voluntario.
Su bautismo de fuego tuvo lugar en la batalla del Cerrito, el  31 de diciembre de 1812, en el transcurso del segundo sitio de Montevideo (1812-1814), hecho de armas que concluyó en una victoria de los patriotas.

Militar formado en la antigua tradición española, hombre de autoridad y de orden, administrador escrupuloso y eficiente, verdadero fundador de la administración estatal uruguaya, el tiempo tumultuoso que le tocó vivir, en medio de las agresiones extranjeras , hizo de él un caudillo indiscutido.

Participo en la guerra de la independencia de nuestro pais y Argentina, lucho contra portugueses y brasileros, participoen la Cruzada Libertadora de 1825, en la Guerra Grande y en el sitio de Montevideo.

Fue presidente constitucional del Uruguay entre 1835 a 1838 y del gobierno del Cerrito entre 1843 a 1851
Fallece el 12 de Noviembre de 1857 en su quinta del Miguelete , Paso Molino, la edad de 65 años.

Durante su velatorio, la bandera de los Treinta y tres Orientales, por la que combatiera, fue sostenida por quien había sido el abanderado de la expedición e incondicional partidario suyo, Juan Spikerman.

En su homenaje, el Grupo de Artilleria No.1 del Ejercito Nacional, lleva su nombre.
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)