• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Estado de Derecho
#21
Si el gobierno que venga se porta bien, estos no salen nunca mas
 
Reply
#22
Mas sobre el espionaje en democracia que al diputado Puig no le interesa.....

EDITORIAL  EL PAIS
 JAVIER GARCÍA 


- El Guardián, guarda
 
Cuando se plantean garantías para evitar que el gobierno o funcionarios en forma aislada no violen la intimidad de los ciudadanos y su vida privada sin la debida autorización de un juez y dentro de la ley, el gobierno miente, se queja, acusa y se victimiza. 
La utilización de mecanismos de espionaje electrónico debe tener una contrapartida muy firme, basada en controles precisos para que solo la Justicia pueda utilizarlos para investigar y perseguir el crimen. No sería la primera vez que se espía a contrincantes políticos o por razones personales se pinchan teléfonos. 

En el mundo hay casos muy sonados. Aquí se compró esta tecnología, que también digamos es una de las tantas y ni la más moderna ni eficaz para espiar. 
Los criminales usan ahora mecanismos más encriptados como el WhatsApp para sus comunicaciones. Digamos que este Guardián es más útil para la gente común que se comunica por sus celulares o escribe correos electrónicos que para un narcotraficante que organiza embarques de droga. Los delincuentes se cuidan más para evitar estos dispositivos. 

Justamente por eso también los controles deben ser muy fuertes. Hace tres años insistimos mucho con estas garantías para las personas, son temas de derechos humanos y libertades personales y de expresión. La Suprema Corte de Justicia y la Fiscalía acordaron con el Ministerio del Interior un sistema de controles recíprocos que permitiera saber cada tres meses, que nadie se hacía el loco y pinchaba un teléfono en forma autónoma, por razones de cualquier tipo. 

Para eso tenían que tener información de esa cartera y de las empresas de comunicación, la estatal y las privadas. De eso, hasta el momento no existió ni un solo informe: el ministro Bonomi no envió a la Justicia ninguno de los ocho reportes que estaba obligado a remitir, ni conoce la Justicia, según me dijo, que haya hecho acuerdo con las operadoras. 

Sin embargo, "El Guardián" funciona, se utiliza, es decir que opera sin los controles previstos. ¿Se puede afirmar que se pinchan teléfonos fuera de la ley? Yo no tengo pruebas. ¿Se puede descartar que se pinchen teléfonos ilegalmente? Yo no lo puedo descartar tampoco y no lo puede descartar ni la Justicia ni la Fiscalía, por la sencilla razón de que los mecanismos de control no se aplicaron. 

Aquí hay en juego derechos individuales, no se arregla con aquello de créeme que está todo bien. Como siempre, lo único que da seguridad son las garantías del contrato. ¿Si está todo bien, y todos tenemos la mayor voluntad de que el espionaje se haga por razones criminales, legalmente y al amparo de la Justicia, por que no se cumplen los controles previstos? ¿Por qué enojarse y mentir como mintió Bonomi el martes pasado cuando le echó la culpa a la Suprema Corte de Justicia alegando que la información estaba pero que no la remitió porque no se le había indicado a quién, cuando hace dos años una carta que está en su despacho, con el debido sello de recibido, se lo informaba? 

Con una simpleza propia de quienes ponen lo político por encima de lo jurídico, para quienes los derechos de las personas están en función del poder y son un estorbo ideológico, nos dicen que esto es jugar para las mafias. Es tan simple el argumento que no merece detenerse, aunque sí una aclaración: también hay mafias políticas, tan mafias como las otras. 
A las dos hay que perseguir.  

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
#23
Una opinion que comparto:

José Nino Gavazzo nuevamente condenado, esta vez por el asesinato de Julio Castro.

Bueno: a mí, José Nino Gavazzo me importa un pepino, y lo que le ocurra, menos.
Lo que no me importa un pepino es vivir en una sociedad en la que no haya estado de derecho, que es lo mismo que decir vivir en una sociedad que no sea libre.
Y la condena de Nino Gavazzo me zambulle, precisamente, en ese bárbaro escenario.
¿Por qué?
Porque sacándonos el gusto de enterrar en prisión a nuestro villano favorito, al villano perfecto, la Justicia no se detiene a la hora de pisotear todo concepto de estado de derecho: hay que brindarle un espectáculo a la jauría y a los zonzos que no quieren quedar mal con ella.

La Justicia, pues, arroja con entusiasmo al bebé junto con el agua sucia.
Que el frenteamplismo lo aplauda, no me extraña: existe al solo propósito de terminar con el estado de derecho y la libertad.
Lo que duele es que lo aplaudan los tontos del culo de siempre, apurándose por salir en la foto de las vírgenes impolutas, sin reparar en que es su libertad, y la de sus hijos y nietos, la que la turba está mancillando.
El que te lo explica mejor que yo hoy es Gonzalo Aguirre Ramírez, hombre de derecho antes que político y politicastro de esos que abundan por docena, quien en un reportaje que le realizara "La Mañana", te cuenta que gente como Nino Gavazzo es condenada haciendo caso omiso de la prescripción de sus delitos, aplicándole retroactivamente las leyes penales y sentencias respecto a delitos inexistentes en la época de su comisión.
Leelo, por favor.

Así, cuando después quieras sacar patente de bueno ante tus amigos y claques, tal vez te detenga el hecho de saber que las barbaridades que se cometen contra los Ninos Gavazzos de este mundo tejen, en realidad, la cuerda con la que te pueden colgar a vos algún día.
A vos, que te creías tan pundonoroso.

Alvaro Diez de Medina
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
  


Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)