• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Defensa de la ciudad de Paysandu
#6
DICIEMBRE 16

Notamos que los sitiadores no tienen más que guardias de caballería.
Desde la torre los vigías no distinguen campamento alguno, ni ven que las guardias de caballerías tengan sus reservas correspondientes.
Salen de la Plaza los pocos hombres que es posible montar – unos 50 – pues el 6 perdimos la caballada. Después de marchar un rato explorando el terreno, reparando el General que el enemigo no da señales de vida, ordena que el piquete sigua avanzando, y manda en su protección una fuerza de infantería. La caballería adelanta al tranco, desplegada en dos guerrillas y protegida por los infantes.
Las guardias sitiadoras se ponen en retirada. Los de la Plaza la siguen como media legua, pero el Coronel Piriz, temiendo alguna estratagema, dispone que se contramarche, siempre al tranco. Entonces los enemigos vienen en pos de nuestra fuerza y ocupan sus antiguas posiciones. Por la tarde se repitió la misma operación de avance y retirada entre unos y otros.

DICIEMBRE 17

Como el día anterior, solo se divisan guardias de caballerías en el campo contrario. El General ordena que el piquete de caballería adelante algo más que el 16, para cuyo efecto lo hace proteger con mayor reserva de infantería. El piquete avanza como una legua, retirándose como el día anterior, y volviendo después los sitiadores.
También se ha avanzado hacia la parte del Puerto, llegándose hasta la orilla del río sin encontrar un soldado enemigo. Las cañoneras tampoco hacen fuego. No hay duda que el General Flores se ha retirado, dejando en observación únicamente estas guardias de caballería.

DICIEMBRE 18

Las guardias sitiadoras, como el día anterior. Los de la Plaza, ya no se ocupan de ellas, pues comprenden que si vuelven a hacer otra salida, los enemigos se retiraran y luego tornaran a sus puestos, convencidos de que los sitiadores no tienen caballos para perseguirlos.
En este día el Ayudante Fonseca y el Teniente Pons encontrándose, puede decirse, aliviados de sus tareas, se les ocurrió recorrer la línea de fortificación y visitar a sus compañeros, y emprendieron la marcha, pero llegan a un sitio y ven fuera de trincheras unas gallinas que la casualidad había conservado allí; en el acto forman el plan de tomarlas, y resuelven que en la noche las mansas aves debían sufrir un asalto. En efecto, a eso de las 11 los expedicionarios emprenden la operación y triunfan sin ningún alboroto gallinistico; a la vuelta con la codiciada presa, los expedicionarios se extravían y entran a un patio en donde se encontraba un hombre durmiendo.

Fonseca le toca con el pie y le pregunta por donde es la salida; el interpelado se incorpora y sacando un sable, les dice agriamente: - Ahora les voy a mostrar la salida! En el acto fue reconocido, y entonces vieron que el hombre que tenían delante era el Coronel don Tristan Azambuya; este los condujo presos al Cuerpo de Guardia, y allí estuvieron hasta que llego el Jefe de día, que lo era el Coronel Abestury, quien enterado de todo lo sucedido, se puso a reír, pidiendo al Coronel Azambuya la libertad de los detenidos, la que fue concedida, previa la correspondiente amonestación. Sin embargo, y a pesar de todo, el Coronel Azambuya también se hizo cómplice de esta aventura, puesto que acepto una de las gallinas que habían tomado prisioneras los expedicionarios.

Se despachan bomberos de confianza, con la misión de averiguar en donde se encuentra el Ejercito del General Flores. A los Oficiales de la Guarnición se les permite ir de paseo hasta el Puerto. Los Brasileros no los hostigan de ninguna manera.
Este da ha sido preso un voluntario Argentino, por haber robado unos pares de botas en una zapatería. El General mando que se le pusiera en capilla, y en la orden General del mismo día, dadas por el Detall, se decia lo siguiente:
1) “Debiendo ser pasado por las armas el reo puesto en capilla hoy, por haber robado en una zapatería, el señor General dispone tenga lugar la ejecución a las 10 de la mañana del siguiente 19 de Diciembre.”
2) “Los cuerpos de la Guarnición mandaran una Compañía para la formación del cuadro, el que será mandado por el Teniente Coronel don Belisario Estomba, a quien se le nombra para dar cumplimiento a los dispuesto en esta orden”. La cual firmaba el Sargento Mayor Larravide, Jefe del Detall.

DICIEMBRE 19

Los enemigos permanecen quietos como el día anterior. Son las 9 y 50 de la mañana. Un banquillo esta colocado en al lado de la zapatería Quintana, donde ha sido hecho el robo d que hemos hablado.
El cuadro se ha formado ya y el reo entra en el al paso que le permite la barra de grillos que tiene remachada.
A su retaguardia marcan los tiradores, y ya van a sentar en el banquillo al sentenciado, cuando se oyen estos gritos de la parte exterior del cuadro: - Alto, alto la ejecución! El Jefe del Detall viene a todo correr.
Llegado junto al Comandante Estomba, le dice en alta voz: - Comandante esta a salvo la vida del reo. El General ordena lo haga conducir preso a su cuartel.
En seguida manda retirar la fuerza. Esa tarde se hacia saber en la orden General que:- “A pedido de las señoras de Aberasturi y González, y en atención a los servicios que voluntariamente había prestado el reo, distinguiéndose por su valor en los hechos de armas de los días anteriores, en que había tomado parte el señor General le perdonaba la vida”.

[Imagen: 300px-Capitanes_Defensa_Paysandu.jpg]
Capitanes de la defensa: Pedro, Máximo y Rafael Rivero, Lidoro Sierra, y García
“Dulce et decorum est pro patria mori”
 
Reply
  


Mensajes en este tema
RE: Defensa de la ciudad de Paysandu - Artiguista - 12-22-2015, 12:13 AM

Salto de foro:


Browsing: 1 invitado(s)