• ¡Bienvenidos a los Foros de Uruguay Militaria!
  • Por favor registrese para comentar y participar.
  • .
¡Hola, Invitado! Iniciar sesión Regístrate


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Militares retirados se expresan
#9
PROCESAMIENTO DEL SEÑOR CORONEL DON RODOLFO ALVAREZ

El 26 de julio de 1972 es una fecha que permanecerá grabada en la memoria de los entonces jóvenes Alféreces del Ejército Nacional, que habíamos culminado nuestra formación castrense apenas un año y medio atrás, en la ceremonia de graduación en la Escuela Militar de Toledo.
Ese día, como era costumbre entonces, nuestros padres nos entregaron el sable de Oficial, que consideramos el símbolo que nos distingue como Oficiales del Ejército.

La ceremonia, tan emotiva como austera, como es costumbre militar, culminaba las expectativas de cadetes, familiares e instructores, que a lo largo de cuatro exigentes años de estudio, habían sido actores y testigos de la evolución de jóvenes aspirantes a noveles oficiales, preparados física y moralmente para afrontar las duras exigencias del Servicio a la Patria.
En el caso de que hubiese hermanos graduándose, los padres debían dividirse entre ambos la entrega del sable a cada uno.

Tal el caso de mi hermano Carlos y yo y el de Artigas y Rodolfo Alvarez.
Ninguno de nosotros podía imaginar que apenas año y medio después de tan gozosa experiencia, nuestros queridos Camaradas deberían sufrir el espantoso suceso del cruel asesinato de su padre, el Sr. Coronel Artigas Alvarez, en la puerta de su domicilio, frente a su esposa y su hija pequeña.
El Coronel, prestigioso oficial del Arma de Artillería, se desempeñaba como Jefe de la Defensa Civil y tenía apenas 49 años de edad en ese momento.

Los diarios de la época, todos, destacaron en sus portadas el atroz atentado terrorista y ofrecieron una completa reseña de la vida dedicada al Servicio del Sr. Coronel asesinado. En pleno régimen democrático, el atentado fue una mancha más del sangriento derrotero terrorista, jalonado de víctimas civiles, policiales y militares. La Patria no olvidaría a sus defensores, era el convencimiento de toda la población y sus gobernantes.

Cualquiera que no sea militar pensaría que la sed de venganza marcaría la vida de sus allegados. No fue así. Las normas morales y éticas que las virtudes militares imponen comprenden bien que el militar está expuesto a este tipo de situaciones y que al enemigo de la Patria se lo combate pero no se le odia.

Cada uno de los hermanos siguió su vida, seguramente con la enorme pena de la pérdida sufrida alojada para siempre en su corazón, pero resguardándose a sí mismos y a su progenie del veneno del odio que enferma el Alma.
Hoy, cuarenta y cinco años después de aquellos sucesos, el Coronel Rodolfo Álvarez ha sido procesado con prisión por la acusación de un ex-terrorista que sólo reconoce en él a quien hizo el acta de declaraciones en su tarea asignada de Juez Sumariante de su Unidad. No hay otra acusación.

Esto bastó para que el Sr Coronel fuera encarcelado. Una prueba más para esta familia marcada por la tragedia.
En ocasión de los hechos provocados por la detención, juzgamiento y prisión hasta su muerte de su tío, el Sr. Teniente General Gregorio Álvarez, a mi amigo Rodolfo se lo vio siempre a su lado, acompañándolo y apoyándolo en todo momento.
Del Sr. Tte. Gral. ya he expresado mi sentimiento en la publicación titulada “Vidas Paralelas”. Está a disposición de quien quiera leerla. Con gusto se la enviaré.
¿Habrá tenido algo que ver esta exposición filial con su actual encarcelamiento? No lo sé. Cada uno tendrá su respuesta.

Lo que sé es que mi amigo, también prestigioso oficial de Artillería, referente para muchos oficiales, padre de un sr. Jefe del Ejército Nacional , es un hombre valiente.
Que enfrentó en su vida, al igual que su hermano, muy difíciles circunstancias que no hicieron mella en su hombría de bien.

Y que resulta muy difícil entender este país que persigue a estos valientes y permite tantas arbitrariedades sin condena alguna.
La Patria está por sobre estos avatares. Los países cambian, la Patria permanece. Y al final, es la que siempre triunfa. Dolorosamente la mayoría de las veces, pero echando mano en su defensa a lo mejor de su progenie.
A mi amigo Rodolfo y a su familia, la solidaridad de los hermanos de Armas, que para un militar tiene muy especial significado.

Nada mejor para finalizar que recordar a Don José Hernández en el dicho de su Martín Fierro:
“¡No hay tiempo que no se acabe
ni tiento que no se corte!”

Minas, abril de 2017
Coronel Horacio Fantoni

Big Grin Big Grin Big Grin
 
"Mas vale ser aguila un minuto que sapo la vida entera".
 
Reply
  


Mensajes en este tema
Militares retirados se expresan - Terminus - 10-03-2015, 12:32 AM
RE: Militares retirados se expresan - Terminus - 04-18-2017, 03:42 PM

Salto de foro:


Browsing: 2 invitado(s)