Foros de Uruguay Militaria

Versión completa: Amodio
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
Páginas: 1 2 3 4
No existe tema que no arruge , Bonilla ! Lo pario. Cuando sea grande, quiero ser como Ud.
Acabo de comprar un aparato para cocinar al vapor. Tiene tres pisos y botoncitos de colores. Si tiene alguna receta, bienvenida !!! No me diga que de cocina no sabe !!!
Argos
Sigue la comedia.........

La peripecia de Amodio para el chequeo médico

http://www.elpais.com.uy/informacion/per...edico.html

Big Grin Big Grin Big Grin
Otro llamado de atencion sobre la caida de nuestro estado de derecho y la INjusticia uruguaya.
El columnista Martin Aguirre de El Pais nos hace un detallado relato de la situacion a la que nos han llevado los "operadores" de la justicia uruguaya y el silencio complice de muchos.
Como digo siempre, que nunca vayan a caer en esas manos!!

http://www.elpais.com.uy/opinion/amodio-importa.html

Amodio si importa

Es una pena. La semana que pasó estuvo pletórica de hechos jugosos para analizar, desde la pelea pública entre Astori y Sendic, la inquietante crisis en Brasil, la serie de eventos organizados por el MPP para reivindicar el reglamento de tierras de Artigas, o la nueva gira de Mujica por Europa, donde dio cátedra a los países “ricos” sobre qué hacer con los refugiados sirios. Así como lo oye.
Hasta se podría haber dedicado alguna línea a comentar el removedor seminario organizado por la UdelaR, llamado “Saberes en diálogo: Poshegemonía, Pedagogía de la Madre Tierra, Ludopedagogía y participación popular en políticas públicas”. Esto mientras el rector Markarian denuncia que los fondos asignados a su casa de estudios no alcanzan para su funcionamiento básico.
Pero no. Seguimos atrapados por el pasado. Aunque el procesamiento del extupamaro Amodio Pérez genera más nervios por nuestro futuro, y es por ello que amerita este espacio.

El título de la pieza responde a un editorial publicado por El País previo al fallo, donde se alertaba que más allá de la situación del exguerrillero, esa definición judicial diría mucho sobre el estado actual de la Justicia. Y vaya si lo dijo.
No cometamos la infamia de entrar en los aspectos anecdóticos del fallo en sí. Es absurdo, por ejemplo, hacer escarnio de las faltas de ortografía en el mismo, cuando se sabe que si bien los jueces los firman y deberían leerlos antes, no suelen ser ellos quienes los redactan. Tampoco hagamos referencia a la inédita celeridad de la instrucción: una vez que la Justicia se toma su tarea a pecho, sería el colmo criticarla. Mucho menos a la voluntad de la jueza de meterse en una causa que, con el criterio adoptado, obligará al Ministerio del Interior a licitar una nueva cárcel (o compra directa, mejor), ya que serán cientos de personas que marcharán al calabozo. Una vez que un juez se anima a meterse con el poder...

Sí es interesante comentar la nueva teoría histórica que el fallo impulsa. Hasta ahora se había escuchado de todo sobre la dictadura; desde que había empezado en el 68, hasta la reciente versión de que solo terminó cuando cayeron los gobiernos “neoliberales” de blancos y colorados. Pero esta nueva versión de que los 10 años necesarios para prescribir un delito cometido en 1972 solo empezaron a correr 6 años después de la llegada del Frente Amplio al poder, es realmente removedora.

El fallo ha generado una catarata de comentarios en los medios, críticos con la liviandad de las pruebas, la falta de solidez de la acusación, la pobreza técnica, y hasta del espíritu de venganza que trasunta. En eso ha coincidido gente de variados perfiles ideológicos, desde Hoenir Sarthou, o Daniel Figares, hasta Nelson Fernández o Gabriel Pereyra. A favor del fallo, reaccionaron personalidades de profunda solvencia legal y humana como Fernández Huidobro o Mauricio Rosencof.

Tal vez lo más perturbador fue lo que dijo el ministro Eduardo Bonomi, que afirmó que Amodio “no sabe dónde está parado ni en qué tipo de país está”. Cosa que, para ser honestos, nos está pasando a muchos.
Por ejemplo, es llamativo que ante un fallo de este tipo, tan polémico y definitorio, no haya habido ni un solo catedrático de derecho penal que haya abierto la boca. Salvo el profesor de la Católica Gastón Chávez, ni uno de aquellos docentes que en facultad daban vigorosas arengas sobre el garantismo y las vergüenzas del proceso penal, ha sentido que debe opinar al respecto. Se dice que para ellos es peligroso porque mañana pueden tener una causa en ese juzgado. Lo mismo le puede pasar a cualquier periodista de los que ha opinado, ya que las causas por ley de prensa van por vía penal.

La realidad es que cualquiera sea la razón de fondo que desata un fallo tan polémico y cuestionable desde el punto de vista técnico, es reveladora de cosas dignas de quitar el sueño a cualquier ciudadano. Si hablamos de que el mismo tiene origen en aspectos ideológicos y políticos, señala que la Justicia ha perdido la venda que debería cegarle la vista y forzarla a tratar a todos por igual. Si hablamos de que tiene ancla en una falla técnica de los operadores que lo impulsaron, su alta jerarquía nos debería alertar sobre el nivel general de la Justicia en el país. Si cuestionamos que una persona pueda estar presa vaya a saber uno cuánto tiempo por la decisión de un solo juez, en una definición criticada (aunque sea sin dar la cara) por el 99% de quienes entienden del tema, queda clara la urgencia de modificar el proceso penal actual. Cosa que todos saben y por lo cual hay un proyecto que descansa en los cajones del Palacio Legislativo hace años.
Si todo este bochorno hace que alguien con peso político asuma de una buena vez la postura de cambiarlo, tal vez estos meses de revolcarnos en las miserias humanas de hace 40 años, habrán servido para algo.
Sobre este personaje decia hace tiempo el comisario Otero:

“De Amodio sólo sé que desde el principio, en su última detención, solicitó colaborar pidiendo a cambio que lo soltaran junto con su mujer, Alicia Rey. Yo seguía en Punta Carretas como director y un día el ejército realizó un gran despliegue en los alrededores: habían descubierto un nuevo túnel sin terminar que se iniciaba en una casa cercana a la rambla. Me dirigí hacía ese lugar, me informaron de que un tupamaro había dado los datos y, de repente, me encuentro allí a Amodio vestido con el uniforme del Ejército…Decidí volver a Punta Carretas. No odio a ninguno de quienes fueron mis enemigos, no tengo rencores personales, pero nunca voy a olvidar la fría y calculadora mirada de Amodio Pérez. Era un personaje execrable”.

http://www.icndiario.com/2013/10/09/a-44...uruguayos/
Palabra de Leicht: "Amodio Pérez es un preso político"

Publicado: 31/03/2016 21:31
[Imagen: gm-ZKePI1Y-y.jpg][/url] 
Foto: El editor de "Palabra de Amodio" afirma que desde antes de la llegada del extupamaro preso, "el gobierno" ya estaba preparando algo.


"En este caso es notorio que la jueza es parte de una maniobra política: a este tipo hay que meterlo en cana".
Entrevista de Leonardo Haberkorn

Hijo de un puntero que fue campeón de América con Peñarol en 1960, Federico Leicht es periodista, tiene 42 años y es padre de tres hijos. Es autor de cinco libros, entre ellos Cero a la izquierda. Una biografía de Jorge Zabalza. Hoy trabaja como editor independiente y el destino hizo que le ofrecieran editar el libro Palabra de Amodio, del periodista Jorge Marius, la obra que el ex tupamaro Amodio Pérez vino en agosto de 2015 a presentar a Uruguay luego de una ausencia cargada de misterios de más de 40 años. Como se sabe, el plan era que Amodio viniera por tres días, pero fue detenido y hoy continúa en el país, preso, en régimen prisión domiciliaria. Leicht fue quien tuvo la idea de que Amodio Pérez viniera a Montevideo a presentar el libro. Vivió de cerca todo el proceso que terminó con el ex tupamaro encarcelado. Considera que todo el juicio fue “vergonzoso” y que la jueza Julia Staricco “está haciendo un favor”.
[Imagen: W8AVUJQcv23W.jpg] 
Foto: "Evidentemente hay un acuerdo implícito de los más importantes exponentes o portavoces de la historia del MLN, que es la del chivo expiatorio".

[Imagen: W8AVUJQcv23W.jpg] 
Foto: "Evidentemente hay un acuerdo implícito de los más importantes exponentes o portavoces de la historia del MLN, que es la del chivo expiatorio".

-¿Cómo llegaste a ser el editor del libro Palabra de Amodio?

-En junio del año pasado me llamó un colega, amigo del periodista Jorge Marius y me dijo que tenía algo que me podía interesar. Hicimos una reunión y Marius trajo el original de un libro que tenía un texto suyo, una serie de entrevistas a Amodio Pérez y un libro que supuestamente era el original que Amodio había escrito en el batallón Florida en 1972.

Lo leí. Me pareció interesante. Había que trabajarlo mucho, pero tenía una gran importancia. Dos días después fui a hablar con Ediciones de la Plaza y les conté. Les gustó la idea de sacar el libro y ahí inicié el trabajo de edición, con la condición de ponerme en contacto con Amodio Pérez.

-¿Ya estaba establecido que él iba a venir a Uruguay?

-No. Lo contacté vía mail y empecé a contrastar información y a rellenar algunos agujeros, vía mail. Una vez que vi que las respuestas tenían coherencia y que el tipo tenía solidez en lo que decía, decidí que sí, que haría el trabajo. Empecé a trabajar en el libro, traté de hacerlo menos extenso y, ya terminando, me surgió la idea de que Amodio viniera a presentarlo. Fue una iniciativa mía, sin consultar a nadie de la editorial.

-¿Qué respondió Amodio Pérez?

-Que le gustaría pensarlo. A los tres días dijo que sí, con una serie de condiciones. Si nosotros le garantizábamos su seguridad física, él venía. También quería venir con su actual compañera. Inmediatamente me puse en contacto con Ediciones de la Plaza, que es la editorial de El País. Les dije que podía ser un gol desde el punto de vista comercial. Amodio llegaba, hacía una conferencia de prensa, presentaba el libro, daba una serie de entrevistas y al otro día volvía a España. Contactamos con el diario y su director Martín Aguirre se sumó a las conversaciones. Hicimos una estrategia para prensa, ya que de algún modo teníamos que anunciarlo, pero también evitar que la noticia se filtrara a la redacción.
“ Encontrar un traidor fue una necesidad política del MLN y Amodio Pérez les vino al pelo ”

-Se dijeron muchas cosas, incluso que la oposición lo traía para desestabilizar al gobierno.

-Entonces yo soy la oposición (se ríe). Mi idea no era desestabilizar nada. Mi idea era: la historia tupamara está incompleta, desde el punto de vista testimonial hay elementos que están faltando. Vivimos en un estado de derecho, hay democracia: creo que todos tienen derecho a contar sus vivencias. Y me parecía que reforzaba mucho la idea del libro que Amodio viniera a dar la cara. Para él era una oportunidad muy importante y para nosotros -para mí como editor y para la editorial-, era una oportunidad de generar un hecho removedor que iba a generar ventas.

También me parecía que era muy importante que Amodio, como fuente, hablara con todos los que han escrito sobre los tupamaros: con Clara Aldrighi, con Álvaro Alfonso, con Alfonso Lessa, contigo… Él nunca me dijo con éste sí y con éste no. Él quería hablar con todos.

-Y finalmente fue con casi ninguno.

-Sí. Samuel Blixen me dijo que no, Aldrighi me dijo que no. A mí me interesaba mucho que Aldrighi pudiera entrevistarlo, porque es una de las que más se ensalza en enterrarlo. Le dije que era una buena oportunidad que tenía para contrastar elementos. Me dijo que esa tarea se la dejaba a los periodistas y que los historiadores hacían su trabajo después. Él también quería que a la conferencia de prensa fueran Mujica, Zabalza… y no fue ninguno. Hubo una bajada de línea. Orgánicos o no orgánicos, todos responden a una bajada de línea que los rige.

-Tú venías de hacer un libro sobre Zabalza, para quien Amodio es el traidor, responsable de la derrota. ¿Cómo te paraste frente a Amodio en esa tarea de editor?

-Ya cuando él apareció en escena en 2013, en las entrevistas que Gabriel Pereyra le hizo para El Observador, a mí me hizo patinar. Su testimonio me hizo surgir un mar de dudas, que fueron refrendadas una vez que tuve la oportunidad de comenzar a intercambiar mails o dialogar por chat con él. Creo que la visión de Amodio contrasta fuertemente con la historia oficial del MLN, a la cual Zabalza también adscribe en alguna medida.

Evidentemente hay un acuerdo implícito de los más importantes exponentes o portavoces de la historia del MLN, que es la del chivo expiatorio. Todos necesitan el chivo expiatorio, un traidor. Encontrar un traidor fue una necesidad política del MLN y Amodio Pérez les vino al pelo. Muchos otros dirigentes tupamaros, como Donato Marrero o Píriz Budes colaboraron, pero todas las baterías se centraron en Amodio porque su valor político era mucho mayor. Porque buena parte de la militancia del MLN lo seguía y lo respetaba.
“ Cuando se enteró que iría preso, pidió que lo metieran en la valija de un auto y lo llevaran a la frontera con Brasil ”

-¿Cómo se concretó finalmente la llegada de Amodio a Montevideo?

-En los días previos a su viaje, me paró en la calle una persona que me dijo que era el subdirector de Inteligencia y que quería hacerme unas preguntas. Fue un interrogatorio, muy cordial, en el cual me expresó que ellos estaban al tanto de lo que yo estaba haciendo y que les interesaba velar por la seguridad de “este personaje”. Así lo llamaba. Yo traté de acotar la información que le di al mínimo posible, porque estaba manejando todo en absoluta reserva. Cuando terminó la entrevista, este señor me saludó muy socarronamente y me dijo: “Bueno, Leicht, muchas gracias. Usted sabe que nuestro trabajo es mentir”. Y ya me dio una pauta de lo que se venía.

-¿Crees que la preocupación verdadera era darle seguridad a Amodio Pérez?

-No. Estaban preparando algo.

-¿Quién? ¿El gobierno?

-El gobierno, claro. La preocupación que él me manifestó fue del gobierno. Me decía: “En el gobierno hay una preocupación muy grande por esto”. Pero “es por la seguridad”, repetía. Yo cometí un error estratégico, que fue centrarme plenamente en la seguridad física de Amodio Pérez. Hablé con una de las mejores empresas de seguridad, se montó un operativo muy importante que costeó El País y que se llevó buena parte del presupuesto que teníamos.

-Finalmente Amodio llegó y dio la conferencia de prensa en el hotel Sheraton. Pero el final no fue el previsto.

-La conferencia terminó con Georgina Mayo anunciando a viva voz que Amodio iba a tener que pagar ante la justicia. La justiciera. Amodio se fue a su habitación y los de seguridad me avisaron que todo el departamento de Inteligencia de la policía estaba en el hall del hotel. Bajé y el jefe de Inteligencia me dijo que tenían una orden para llevarlo detenido. Pregunté dónde estaba la orden y me respondió que era una orden verbal de la jueza. Le dije que entonces no podían llevarlo y comenzó un peseteo bastante fuerte.

Al primero que recurrí fue al abogado del hotel, que se portó muy bien. Luego comencé a buscar otro abogado. Era un viernes a las once de la noche y yo les pedía que se vinieran al hotel, pero ninguno podía. La gente de Inteligencia ya no estaba en el hall, sino en el piso de la habitación de Amodio. Él, en algún momento, se vio tentado a pedirnos que lo sacáramos del hotel en la valija de un auto. “Estás loco”, le dije. “Vos no tenés 30 años, ni estamos en 1972”. Quería que lo lleváramos a Rivera, a la frontera con Brasil. Le dije que era una locura, que yo no iba a ir preso. Fue todo muy estresante. Terminamos en la suite presidencial discutiendo a cara de perro con los de Inteligencia, que insistían en llevárselo ya mismo. El hotel estaba cercado por la policía. Al final acordamos que se lo llevarían al otro día, a las siete de la mañana.

-¿Apareció la orden escrita de un juez?

-Sí. A la mañana siguiente la tenían. Habíamos acordado una serie de cosas. Supuestamente lo llevarían directamente al juzgado. Pero no cumplieron. Lo llevaron a Inteligencia. Allí volví a ver al subjefe, que me saludó sonriente, desde lejos, como diciéndome: viste lo que es mi laburo. Luego nos enteramos que lo llevaban a un juzgado de la Costa de Oro por el tema de su pasaporte, que supuestamente era falso. Y no lo era. Pero con eso lo demoraron, ganaron tiempo, y comenzaron a llover las denuncias. Fue una cosa que estaba toda armada.

[Imagen: F9t6xfStcoRE.jpg] 
Foto: "Mi idea era: la historia tupamara está incompleta, desde el punto de vista testimonial hay elementos que están faltando".

[Imagen: F9t6xfStcoRE.jpg] 
Foto: "Mi idea era: la historia tupamara está incompleta, desde el punto de vista testimonial hay elementos que están faltando".

-¿Por quién?

-Por alguien. Todo armado desde antes.

-¿Por el gobierno?

-Por gente del gobierno, yo creo que sí, obviamente. El gobierno son ellos. El gobierno es el ministro del Interior, el ministro de Defensa, el senador Mujica. Ellos son el gobierno.

-¿Cómo te sentiste cuando Amodio quedó detenido?

-Realmente sentí el peso de haber descuidado la parte jurídica de su seguridad. Cometí un error, un error muy grande. No hablé con ningún abogado antes de traer a Amodio. Tampoco ningún abogado de El País pensó en esto. Me pesa. Él tomó la decisión de venir, pero yo asumo mi cuota de responsabilidad.

-La denuncia por el pasaporte pudo ser para ganar tiempo. Pero luego intervino la jueza Julia Staricco. ¿Qué opinión te merece todo lo que ocurrió después en el juzgado?

-Vergonzoso.

-¿Por?

-Hay un libro de Amodio de 250 páginas que cuenta las muchas irregularidades que tuvo el proceso. El auto del procesamiento parece un comunicado del MLN de 1968. Es una especie de ajusticiamiento. No hay elementos jurídicos y eso lo dijeron un montón de juristas, incluyendo a uno de los ministros de la Suprema Corte. Fue vergonzoso. La jueza, evidentemente, está haciendo un favor. Y hay muchos elementos que me dan la pauta, desde cómo la fiscal se manejó en forma totalmente sesgada, ante su vista y paciencia.

-Su procesamiento fue por su supuesta participación en torturas.

-Sí, en base a unos testimonios tan endebles… acá armaron todo. Agarraron a éste, a éste y a éste y les dijeron vayan y den testimonio.

-Si las cosas son como tú dices, es grave respecto a lo que implica sobre todo el sistema judicial.

-Sí, hay recientes declaraciones que coinciden en que el sistema judicial es un desastre. Ya lo sabemos. No es novedad que la independencia del poder Judicial en Uruguay siempre o al menos desde que yo tengo memoria política, desde el 85 para acá, fue muy cuestionable. Hay honrosas excepciones, por supuesto. Pero creo que en este caso es notorio que la jueza es parte de una maniobra política: a este tipo hay que meterlo en cana.

-¿Amodio Pérez es un preso político?

-El libro que escribió Amodio sobre su juicio se llama Condenado. Preso político en democracia. Y yo considero que sí, Amodio Pérez es un preso político.

[url=http://ecos.la/9/actualidad/2016/04/01/4232/palabra-de-leicht-amodio-perez-es-un-preso-politico/]http://ecos.la/9/actualidad/2016/04/01/4232/palabra-de-leicht-amodio-perez-es-un-preso-politico/
Todavia hay jueces en Berlin!!!

Lo dijimos al inicio de esta triste parodia, no es que se defienda a este execrable sedicioso, sino el reino de la justicia en nuestro pais.
Amodio fue un colaborador o testigo arrepentido, lo que a ustedes les guste mas, y colaboro con las fuerzas del estado para detener a sediciosos que actuaban contra nuestra republica y sus instituciones.

Lo dice la sentencia del Tribunal de Apelaciones: "Las detenciones de tupamaros "marcados" por él fueron legales. "En consecuencia, (Amodio Pérez) integra una categoría especial de personas que no son militares, ni policías, ni tupamaros (es un delator del MLN) ni civiles"

 La jueza penal Julia Staricco y la fiscal Stella Llorente fueron las que con pateticos argumentos lo procesaron.
Como para estar tranquilos y confiar en nuestra justicia.....

Big Grin Big Grin Big Grin
Yo pregunto, que responsabilidad o ante quien rinde cuentas esta jueza que evidentemente prejuzgo a este individuo?
Seguramente por su juicio nulo todos terminaremos pagando una jugosa reparacion a este delincuente arrepentido!!
(09-10-2016, 11:45 PM)Artiguista escribió: [ -> ]Yo pregunto, que responsabilidad o ante quien rinde cuentas esta jueza que evidentemente prejuzgo a este individuo?
Seguramente por su juicio nulo todos terminaremos pagando una jugosa reparacion a este delincuente arrepentido!!

Esto va a seguir, solo hay que sentarse para ver el espectáculo (Tupas VS Amodio).

Cuanto mas preso esté peor para los tupamaros. Como dijo Amodio, la publicidad le vino bien para el libro y para aumentar un poco la apuesta (desde España), tal vez se saquen algunos trapitos al sol.
Al amigo Amodio Perez le han cerrado la cuenta que tenia en facebook, seguramente por denuncias de sus ex compinches.
Ahora tiene otra bajo el nombre de Gustavo Silva y esto es lo que ha escrito en su muro en el dia de hoy:

En su libro La guerrilla innecesaria, Luis Nieto, pese a lo parcial de su análisis, aporta algunos datos y algunas evidencias que pueden contribuir a que los uruguayos puedan saber la verdad de lo ocurrido antes, durante y después del derrumbe de la guerrilla.
Derrumbe que como vengo diciendo desde 1972 se debe a una serie de causas que la historia oficial ignora y así poder concluir que la causa de ese derrumbe, derrota o debacle se debió a la traición de un grupito seleccionado a tales efectos, pero en el que destaca el que esto escribe, Héctor Amodio Pérez.

Pese a que Nieto ha formado parte del grupo que creó y alimentó la historia oficial, en su libro la supuesta traición no se menciona. Pero como algo hay que decir contra Amodio, aprovechó su presencia en Código País para acusarme, como no podía ser de otra manera, del militarismo y de haber sido el creador de los secuestros como arma política. Una vez visto el programa, que todavía aparece en YouTube, llamé a Alfonso Lessa para pedirle la oportunidad de al menos poder contestar a esas afirmaciones y demostrar, con argumentación suficiente, quienes fueron los militaristas y quiénes los gestores de los secuestros. Lessa me respondió que Nieto se negaba a una discusión pública –luego supe que tampoco en privado- pero acordamos que estudiarían la posibilidad de dar mi opinión.

Dado el tiempo transcurrido, por las razones que sean, esa posibilidad me ha sido negada. Tenemos así una vez más la evidencia de que contra Amodio se puede decir cualquier cosa en su ausencia, pero en su presencia las cosas son más difíciles. Poco más o menos que la misma actitud que Mujica, Rosencof, Fernández Huidobro, Listre y Lucía Topolansky asumieron cuando mi periplo por los juzgados del año pasado.

Una vez leído el libro, mi interés por dialogar con Nieto ha ido en aumento, fundamentalmente porque en la segunda parte del libro, dedicada a la Revolución Cubana, hace un descarnado recuento de varias actuaciones de los servicios secretos cubanos no solo en lo que se refiera a la política interna en la isla, sino también a lo que tiene que ver con el apoyo a los partidos comunistas sudamericanos y su consecuente abandono de los intentos guerrilleros de entonces, incluido el del Ché en Bolivia.

Es de todos conocidos dos hechos que tuvieron capital importancia durante el intento guerrillero del MLN: me refiero al caso Mitrione y a los atentados mortales del 14 de abril. Pese a que esos hechos están separados en el tiempo -1970 el primero y 1972 el segundo- hay un nexo que los une: los datos que dieron la base para su realización provienen de la misma fuente: el agente doble Hevia Cosculluela y en ambos la figura de Rosencof aparece como el enlace receptor.

Hay en la historia del MLN varias lagunas, entre ellas la caída de Almería y la identificación de los locales de las calles Amazonas y Pérez Gomar, con sus saldos tan negativos para el MLN. Considero que el derecho a conocer la verdad sobre la historia reciente es un derecho que tenemos todos, más allá del lugar que cada uno ha desempeñado. Me causa cierta perplejidad ver cómo desfilan ante la opinión pública hechos que pueden arrojar la luz necesaria y nadie hace nada para dar a conocer los resultados.
Después dicen que solo hablo del pasado. Nieto incluido.

Esto le contesta un sedicioso llamado Jorge Rossi alias Mau Mau

Pa' mí fué fácil: me trajo el Cóndor desde el Brasil en Enero del '74 , ya me había cantado mi Cte. el mismo que me había reclutado.
Los milicos sabían todo , hasta mi alias , sólo tuve que firmar. Escuché el bolazo que el Negro Amodio - el sólito ' había destruído toda la organización y que el Tino había entregado todo el interior.

Cuando llegué a Libertad a mediados del '74 , parecía 1 hormiguero patiado: todo el mundo discutía el arreglo con los milicos de los ilícitos Cómo algo en el fondo no me cerraba me parecía que la historia no pegaba ni con cola.

Viene a cuento la famosa frase de Hamlet: " Hay más cosas entre el Cielo y la Tierra,f que lo que tu vana ilosofía puede imaginar , Polonio " .- MAU - MAU .-
EL EXTUPAMARO REGRESA A ESPAÑA COMO WALTER CORREA BARBOZA; DEBE VOLVER A URUGUAY EL 15 DE ENERO

La Corte autorizó a Amodio a salir del país con nombre falso
Dic 6, 2016 | 
[Imagen: amodio.jpg]



La Suprema Corte de Justicia (SCJ) autorizó al ex tupamaro Héctor Amodio Pérez a salir del país con destino a España con pasaporte español en el que figura con nombre falso.
El abogado había hecho la solicitud para que Amodio pudiese pasar su cumpleaños y Navidad con su familia en España. La resolución fue adoptada el pasado 24 de noviembre (día de su cumpleaños) y fue comunicada el viernes a la Dirección Nacional de Migración.


La fecha de su salida del país aún no está decidida. Amodio Pérez, quien mantiene aun causas abiertas ante la justicia, fue procesado con prisión por reiterados delitos de privación de libertad especialmente agravados en régimen de reiteración real. El caso está a estudio de la Suprema Corte de Justicia (SCJ).
La fiscal Stella Llorente había apelado en setiembre pasado la decisión del Tribunal de Apelaciones de 4° Turno que revocó la decisión de la jueza penal Julia Staricco de procesar a Amodio Pérez. La autorización de salida del país, fundada por la Corte en “criterios corrientes” (ver nota aparte), generó sorpresa y malestar en medios políticos cercanos al MLN-T. El senador Ernesto Agazzi calificó de “grave” y “ridículo” el criterio adoptado por la Corte.
Afirmó que “esto no tiene que nada ver con el señor Amodio Pérez y sí tiene que ver con la Suprema Corte de Justicia que conciente esta salida de quien tiene una usurpación de identidad y permite salir a otra persona”.”¿O la Suprema Corte de Justicia no sabe quien es Amodio Pérez?”, agregó.


“En realidad, yo creo que la Corte hace una negociación política con la realidad y le permite salir con un nombre falso. Es bastante grave y ridículo esto para la historia jurídica del país. Si lo quiere dejar salir que lo dejan salir, pero tiene que autorizar a Amodio Pérez y no a Walter Barboza. Esto es una cosa rarísima.
Lo que me interesaría saber es si El País le va a pagar el hotel adonde él va a ir, medio éste que fue el que hizo toda la movida para traerlo y le saliò el tiro por la culata y les sigue saliendo el tiro por la culata”. El parlamentario del FA consideró que los criterios jurídicos tienen una cosa básica que es que tienen que tener una relación con la realidad, “si no el criterio juridico puede disparar cualquier absurdo como es éste el caso”. Para Agazzi, Amodio “ya murió porque, lo mató la realidad, al igual que a los que lo trajeron que después agarraron para otro lado, para el lado de Bonomi”.
Por su parte, el dirigente del MPP y exsenador de la República, Héctor Tajam señaló ayer que Amodio Pérez “puede tener algún problema cuando quiera ingresar a España con un documento que es falso”. Señaló que la Justicia investigó “bastante bien” el caso de esta persona que llevó a su procesamiento, “porque se dieron cuenta de cómo venía la mano”.


Por otra parte, Tajam consideró que la presunta “maniobra” que quiso hacer Amodio Pérez para perjudicar al MLN, “le salió mal”. Agregó que este extupamaro “no tuvo ningún eco en Uruguay, porque ni la derecha se subió a esta maniobra ya que se dieron cuenta que venía con poco asidero. No encontró el anclaje político ni ideológico que se le quiso dar”. Dijo que lo hecho por “esta persona no sirvió para sumarse a la campaña que hace la derecha en sus diferentes tópicos”.


Amodio Pérez fue uno de los dirigentes de la cúpula del MLN-T y fue acusado por el propio movimiento de ser un traidor que colaboró con las Fuerzas Armadas en los años previos al golpe de Estado de 1973. Posee pasaporte español con el nombre falso de Walter Correa Barboza, proporcionado por el general Esteban Christi, entonces jefe de la Región Militar Nº1. Con ese nombre, pudo huir del Uruguay junto a su compañera, Alicia Rey Morales, en octubre de 1973.


Y fue la identidad que utilizó en España durante cuatro décadas y con la que se presentó ante las autoridades uruguayas, en agosto de 2015, al retornar al país para presentar el libro “Palabra de Amodio: la otra historia de los tupamaros”. Ante la oficina migratoria del aeropuerto de Carrasco, Amodio Pérez se presentó como Walter Salvador Correa Barboza, de nacionalidad española. En el documento, figuraba como nacido el 24 de enero de 1937 en “Valparaíso (Uruguay)”.


El nombre falso, en realidad, correspondía al de un ciudadano uruguayo –que aún vive, según comprobó tiempo atrás LA REPÚBLICA- y a quien la dictadura militar usurpó su identidad.


“Corte utilizó mismo criterio de autorización”
La Suprema Corte de Justicia no modificó su criterio y adoptó el mismo “tipo tradicional” de autorización para salir del país que se aplica ante requerimiento similares, más allá de la notoriedad de la persona en cuestión. Fuentes de la Suprema Corte de Justicia, señalaron a LA REPÚBLICA que la decisión se fundó en el derecho que asiste a cualquier encausado a viajar fuera del país por un tiempo determinado (hasta el 15 de enero).
“La Corte no varió de criterio; estos pedidos,- agregó la fuente- “se dan incluso en situaciones donde existe condena, porque quien tiene condena y todavía no cumplió en libertad la totalidad de la condena, también muchas veces, solicita por ejemplo para pasar las fiestas con la familia y pide autorización para salir del país”.
O sea que es en el mismo tenor que se suele dar este tipo de salidas por un tiempo determinado. Sobre el nombre falso, la Suprema Corte de Justicia entiende que Amodio Pérez “ingresó al país con ese pasaporte y aparentemente es un pasaporte válido otorgado por el reino de España”. Por tanto, “quien emite y quien es responsable de esa documentación es otro país soberano, y sobre eso, como República Oriental del Uruguay, tenemos responsabilidad solo sobre la documentación que emitimos nosotros”.


“Todo lo que pueda objetarse respecto de su identidad es un tema en principio del reino de España”. “Si bien tenemos esta situación de doble identidad, la República Oriental del Uruguay tiene muy claro quien es Amodio Pérez. El problema de la segunda identidad es un tema del reino de España. Cualquier eventualidad, que pueda surgir respecto a la identidad que figura en el pasaporte lo resolverán las autoridades pertinentes del país emisor”, indicó el informante.


“El lo que solicitó, porque todavía no están concluidas las causas, fue una salida temporal como lo puede hacer cualquier encausado que esté gozando de libertad anticipada o libertad condicional y se otorga o no por la autoridad judicial. En general se otorga, depende de las circunstancias concretas”, agregó la fuente. La Corte utilizó en este caso “los mismos criterios que utiliza desde siempre para el otorgamiento de este tipo de salidas”.


Para este tipo de situaciones, en general, “cuando la investigación está concluida, cuando hay auto de procesamiento o no, cuando hay sentencia o no, es el otorgamiento lo que puede variar, es la caución ya que en algunos casos se pide caución juratoria, caución personal o el depósito de una suma de dinero.


En este caso, se solicitó una suma de dinero que es la misma desde hace años y que ronda los 50 UR”. Quiere decir, que para este caso, “no se cambiaron los criterios” y lo pedido por Amodio Pérez “está dentro de los cánones normales”.


http://www.republica.com.uy/la-corte-autorizo-a-amodio-salir-del-pais-con-nombre-falso/590735/
Páginas: 1 2 3 4